Juan Rodríguez Briso

Todos sus artículos

Pidiendo la hora en casa contra el último clasificado de la liga –que aún no conoce la victoria– y con Sergi Tormento como figura del equipo. Bastarían estas dos líneas para definir la actual situación del Barça.

Pero en ese breve resumen faltaría incluir que el Barça, con numerosas bajas, casi todas en el centro del campo y un banquillo digno del Juvenil A –los jugadores y el equipo técnico– no jugó su peor partido de la temporada. El colista le puso las cosas fáciles para que cada llegada, sobre todo a balón parado, tuviera visos de ser una ocasión clara. La tuvo el capitán de cabeza a la salida de un córner y la tuvo Araujo a la salida de otro. En ambas se encontraron con un gran Maximiliano quien no pudo ya con el remate a puerta vacía de NadinhaAbsolutinha. Celebró el gol el brasileño haciendo un Coutinho, con tono desafiante a la grada. Un gesto para saber la carrera que hará como azulgrana. Por cierto, ¿alguien sabe dónde anda Chutinho sin googlearlo?

Pero si los andaluces conceden facilidades en defensa, no se queda atrás el Barça. Araujo, que parece su versión pobre desde que luce esa máscara, habilitó a Baptistao para que éste batiese a Iñaki Peña de gran vaselina a poco del descanso. Viendo desquiciados a los aficionados, al entrenador y a los jugadores locales, se envalentonó el Almería, que aún dispuso de un par de llegadas antes de enfilar el camino de los vestuarios, mientras sonaban los primeros acordes de Pitada en Do menor por parte de los 34.000 héroes que asistieron a Montjuic.

Al menos el equipo saltó al campo en la segunda mitad con 11 jugadores, pues lo hizo con 10 toda la primera parte por la incomparecencia del irritante Juan Infeliz. Salir rebotado de Atlético y Chelsea eran sus tarjetas de presentación. Hoy firmó definitivamente el hat-trick de equipos que lo despedirán con alegría y alboroto. Su reemplazo, O Tiburão do Foios, tardó apenas tres minutos en mejorar su rendimiento. Aunque chocó, con su falta de gol y con las manos de Maximiliano. Como casi todo el equipo, que empezó a acumular un rosario de ocasiones falladas que hacían suspirar por aquellos tiempos en los que el ‘9’ lo llevaban, en el mejor momento de sus carrera, gente como Luis Suárez, Eto`o, Ronaldo, Ibrahimovic...

Tuvo que recurrir nuevamente el Barça a la debilidad defensiva del rival balón parado: Sergi Tormento se disfrazaba de Oliver Bierhoff y con un gran remate de cabeza a la salida de un córner volvía a adelantar a su equipo. ¿Partido resuelto? Ni mucho menos. Faltaba un nuevo regalo defensivo azulgrana, a la altura del que se dio hace unos días en Valencia: balón colgado al área sin aparente peligro e Iñaki Peña choca en su salida con Araujo para servirle el gol en bandeja a Edgar. A remar de nuevo.

La superioridad azulgrana había sido notoria, las ocasiones también, pero el empate imperaba en el marcador. La entrada de Yamine Todomal subió una marcha más el ataque azulgrana: otro gol a bocajarro desaprovechado por Arda Gundogan fue el preludio de la asistencia de Dugarrowski a Sergi Tormento que rompió al espacio y definió como un killer del área. Ver para creer. Por supuesto, tuvo el Almería su oportunidad para volver a empatar el partido pero esta vez Iñaki Peña compensó su fallo anterior con una gigantesca mano a remate de Baba.

Y así despidió el año el Barça con una buena noticia y una mala. La buena, la victoria por la mínima, tónica habitual del 2023, que le permite no entregar completamente la liga. Y la mala, que aunque el rendimiento de Sergi Roberto año tras año no le permitiría jugar ni en el Partizani -que esta misma noche ganó la Supercopa albanesa- hoy volvió a ser titular. Sus dos goles, a buen seguro le valdrán para continuar en la plantilla de la temporada que viene. Donde dos preguntas volverán a flotar en el ambiente en torno al eterno capitán: ¿Por qué? y ¿Hasta cuándo?

Contrary to popular belief, Lorem Ipsum is not simply random text. It has roots in a piece of classical Latin literature from 45 BC, making it over 2000 years old. Richard McClintock, a Latin professor at Hampden-Sydney College in Virginia, looked up one of the more obscure Latin words, consectetur, from a Lorem Ipsum passage, and going through .

Suscríbete por solo 2,99€

Apoya a un autor y accede a todos

Únete

Contrary to popular belief, Lorem Ipsum is not simply random text. It has roots in a piece of classical Latin literature from 45 BC, making it over 2000 years old. Richard McClintock, a Latin professor at Hampden-Sydney College in Virginia, looked up one of the more obscure Latin words, consectetur, from a Lorem Ipsum passage, and going through the cites of the word in classical literature, discovered the undoubtable source.

0 Comentarios