Fiesta y jolgorio. España goleó a Costa Rica con fútbol del bueno y afronta el Mundial con optimismo inusitado. Después de marcar siete goles dan ganas de pasear por el bosque y hablar con los animalillos. Nunca habíamos tenido un inicio similar. Le habíamos marcado seis a Bulgaria en Francia 98, pero aquel fue un partido con el pescado vendido, de bilis embotellada, eliminados ellos y nosotros. Esto es diferente, solo superado por los ocho goles que le marcó a Alemania a Arabia Saudí en 2002, cómo han cambiado los tiempos. Luis Enrique tiene razón en todo, lo escribiremos mil veces, ahora en una pizarra y más adelante, si procede, en nuestras carnes trémulas: acertó en el once, mordió Asensio, resucitó Alba y Ferrán ejerció de yerno perfecto. Prosigo: Rodri funcionó como central-pivote como si hubiera nacido en ese pueblo, Busquets se quitó diez años y Olmo correspondió a la confianza depositada (siempre lo hace). Hasta los cambios, dos docenas, resultaron floridos y hermosos. Es posible que el streaming sea una buena idea, anarquía y cerveza fría. A estas horas, no cabe más que plegarse a la voluntad del seleccionador como una silla de playa. ¿Y el rival? No se sabe.

No está claro si Costa Rica, Pura Vida, se ausentó o fue engullida por la efervescencia española, nunca está claro cuando un equipo somete a otro de forma desmedida. A los costarricenses no se les recuerda una sola jugada de peligro. Ni media. Ni un atisbo, ni siquiera una intención. Sus jugadores ejercieron de tour operadores, pasen y vean que pueblo tan acogedor. Keylor, aquel portero, es ahora un señor que se descuelga con poleas. Qatar no es el peor equipo del campeonato.

Contrary to popular belief, Lorem Ipsum is not simply random text. It has roots in a piece of classical Latin literature from 45 BC, making it over 2000 years old. Richard McClintock, a Latin professor at Hampden-Sydney College in Virginia, looked up one of the more obscure Latin words, consectetur, from a Lorem Ipsum passage, and going through .

Suscríbete por solo 5,99€

Apoya a un autor y accede a todos

Únete

Contrary to popular belief, Lorem Ipsum is not simply random text. It has roots in a piece of classical Latin literature from 45 BC, making it over 2000 years old. Richard McClintock, a Latin professor at Hampden-Sydney College in Virginia, looked up one of the more obscure Latin words, consectetur, from a Lorem Ipsum passage, and going through the cites of the word in classical literature, discovered the undoubtable source.

0 Comentarios