Moruena es tímida y tiene una voz muy dulce. Escucha y mira llenando todo de placidez mientras en su interior aletean como mariposas amores desesperados que se encuentran y se desencuentran, hombres que adoran a mujeres, por las que harían cualquier cosa y chicas que se mueren porque les roben el corazón. Comenzó a escribir cogiendo un lápiz y un papel del mismo modo que otros se agarran a una madera en medio de una tempestad, para sobrevivir. Ahí fue enlazando versos uno tras otro con los que trataba de explicarle al mundo qué sentía. Desde los 18 años no ha dejado de crear historias de amor, una tras otra.

—El nombre…es inventado, confiese.

—Es mi nombre de pila. Mi madre lo sacó de la telenovela Poldark y, coincidencias de la vida, se casó con un alcarreño que tenía un apellido de los raros, cada vez quedan menos en España. Aunque tengo claro que si mi nombre hubiera sido otro menos llamativo lo hubiera puesto igual. Me gusta ser yo ante mis aciertos y mis errores.

¿Y cuanta gente se equivoca al decírselo?

—Millones. Tengo mil y una anécdotas de esto.

—¿Cuánto tarda en idear un amor como el de Leslie y Duncan?

—Poco, tengo mucha imaginación y cuando quiero desconectar unos segundos creo historias de amor. En cuanto la tengo perfilada en mi mente, si me gusta, va a mi libreta de ideas. Otra cosa es luego darle vida.

—¿Y de dónde saca las ideas, los personajes, los lugares?

—La inspiración me llega en cualquier parte. Sobre todo cuando friego o hago las tareas de la casa… por aburrimiento debo escapar a otros mundos.

—¿Escucha alguna música que le inspire tristeza, felicidad o melancolía según lo necesite?

—En cada novela me inspira una canción pero no sigue una pauta concreta.

—¿Cree que la literatura romántica está en auge o es un clásico de siempre?

—Creo que es un clásico de siempre menospreciado por la gente que no se toma unos minutos en criticar menos y leer más.

—Su primera novela publicada es de 2009 pero escribía desde mucho antes…

—Empecé a escribir con 18 años (por mi dislexia no pude hacerlo antes). En el 2009 tenía 26 años y llevaba varios años tratando de publicar.

—¿Y siempre ha escrito sobre el amor?

—No, desde que nació mi hijo,invento cuentos para contarle parte de mi mundo y darle lecciones con ellos para que aprenda jugando.

—¿Qué es más fácil escribir sobre el amor o sobre el desamor?

—En las novelas cuando hay desamor da salseo, pero me gusta que acaben bien.

—¿Desde dónde se escribe una novela de amor, desde el enamoramiento más profundo o con el corazón hecho trizas?

—Desde el amor. Si escribiera desde la tristeza el libro seguramente acabaría mal y sería mas narrativa que novela romántica. La romántica siempre debe acabar bien, si no sería otro género. Y yo cuando escribo me enamoro de cada uno de los personajes para poder trasmitir todo el amor que se sienten.

—¿Sigue escribiendo poesía? Creo que esas fueron sus primeras letras.

—No, lo hice entonces porque por la dislexia me costaba escribir a mano, y era mi forma de expresarme. Luego cuando pude coger un ordenador, mis historias cobraron vida.

—¿Usted qué leía?

—Romántica, sobre todo de época y ahora cuentos con el pequeño.

—¿Donde debería estar Rosamund Pilcher?

—Es una escritora de romántica que no he leído. No sé mucho mas de ella.

—¿Escribir es un esfuerzo y una tarea ardua o sale solo?

—A mí me sale solo, para mí escribir es como respirar.

—¿Es de las que revisan y revisan o de las que entregan rápido?

—Lo dejo reposar, lo releeo y lo mando. Creo mucho en mí y cuando siento que algo no está bien lo noto, si siento que es genial no dudo y lo mando.

—¿Cuántos manuscritos hay que enviar a una editorial antes de plantearse la autoedición?

—Yo lo intentaría un año o así, porque siempre te quedará la opción de autopublicarte, pero es bonito luchar por otra vía primero.

—Las escenas de sexo están muy bien narradas…

—Pues me costó llegar a ese punto, es lo que más me cuesta escribir. A mí me crean aburrimiento mientras las escribo, pero debo lograr que el lector sienta fuego. Pero la realidad es que como escritora es lo que menos me gusta escribir.

—¿Cree que los hombres seguimos sin entender a las mujeres, que necesitamos más señales?

—Creo que es cosa de los dos, necesitamos pensar más para entender a las personas y no separarnos por hombres o mujeres. Hay hombres muy complicados y mujeres igual, y luego hombres que son atentos y cariñosos al igual que las mujeres. Si tratamos de entender a las personas como son, el mundo sería mas fácil.

—¿Le parece que todas esas aplicaciones de contactos tan de moda ayudan a encontrar el amor o lo empobrecen?

—En cierto modo quitan la magia de un cruce de miradas en un bar o en la parada de metro. Si todo llega demasiado fácil no valoras lo que te costó llegar a ese punto.

—¿Cree que todos deberíamos buscar el amor verdadero y luchar por él?

—Sí, pero no solo en una pareja, también en lo que te rodea. Y sobre todo amarte a ti primero. Solo si te amas de verdad entenderás un te quiero de la persona que te lo trasmite.

—¿Es cierto que las bajonas se curan con nevaditos? ¿Valen otros dulces?

—Creo que más que comerlos, prepararlos, así te relajas. Y luego está el chocolate, eso lo cura casi todo.

—La pregunta es obligada. ¿Hay mucho de autobiografía en sus novelas?

—Casi nada por no decir nada. No me gusta contar cosas de mi o de mi vida en ellas, ni coger personas de mi entorno para crear personajes, me gusta que todo sea inventando y ahí es donde me ayuda mi lado empático, me meto con facilidad en las vidas que creo.

—’Y el reloj marcó las doce’ es un poco ‘El talento de Mr. Ripley’, pero con amor…

—La vi hace mucho y ahora mismo no podrá asegurarte esa afirmación.

—¿Tiene muchos lectores masculinos?

—Que yo sepa pocos.

—¿Por qué deberían leer sus obras los hombres?

—Leer es placer. A quien le atraiga el libro debería leerlo para pasar un rato agradable. Si están obligados a leerlo al final no lo entenderán. Creo que las personas deberían leer mi libro si al mirarlo sienten la imperiosa necesidad de perderse entre sus páginas y ser felices por unas horas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here