El debate de esta semana en el mundo atlético gira en torno a Angelito Correa. Los dos goles al Rayo y su más que justa renovación hasta 2026 han desatado muchos elogios. Merecidísimos. Sobran los motivos. Fichado con solo 19 años, justo después de clasificar a San Lorenzo para las semifinales de la Libertadores, se le detectó un tumor en un ventrículo durante el reconocimiento médico de su fichaje. Los directivos del Atleti se portaron bien (de las cosas más dignas que han hecho) y él ha correspondido con creces. Muy buen rendimiento en el campo, ni un mal gesto, ni una declaración fuera de tono, fiel, siempre agradecido con el Atleti y su afición y con esa sonrisa que tienen todos los jugones, que diría el gran Montes. Encima, autor del ya histórico gol de puntín, clave para ganar la liga de la temporada pasada.

A pesar de todo ello, es cierto que es un jugador que desde siempre ha despertado filias y fobias. Hay aficionados del Atleti a los que les encanta Correa y a otros les pone de los nervios. Diría que los primeros somos mayoría, pero los críticos hacen mucho más ruido en las redes sociales y en la grada. Con un físico poco adecuado para el fútbol actual, ha sabido hacerse un hueco en la élite gracias a su talento, habilidad, pero también sacrificio. Jugador imprevisible donde los haya al que el cartel absurdo de ser el nuevo Kun no le hizo ningún favor.

Su buen final en la temporada pasada, 5 goles y 2 asistencias en los últimos 9 partidos, unido al buen principio de esta, 3 goles en los 3 primeros partidos, ha despertado un runrún entre parte de la afición que piensa que Simeone no está siendo justo con Correa, que no solo debería jugar más, sino que además debería hacerlo siempre de como delantero titular. Ese sentir lo resume muy bien un tuit de @InakoDiazGuerra, 2/1/22:

“Correa la titularidad como delantero ya se la había ganado de sobra el año pasado, lo que no se había ganado es la suplencia o el destierro a la banda.”

Adoro a Correa. Si tuviera que elegir un jugador para meter un gol que valiese un título me debatiría entre él y Koke. Pero sinceramente no creo que Simeone esté siendo injusto con él.

Como denota el tuit, el primer argumento a favor de su titularidad como delantero es la meritocracia. Es evidente que Correa ha hecho méritos para optar a ese puesto, pero un entrenador no decide solo en base a los méritos que hace cada jugador. Hay otros factores. Por ejemplo, Correa compite ese puesto con João Félix entre otros. Si Simeone piensa que João, solo 22 años y todavía por hacer, puede acabar dándole un rendimiento mejor que el que le da Correa es totalmente lícito que haga jugar a João aunque en estos últimos meses haya hecho menos méritos, más teniendo en cuenta las lesiones que padeció el portugués. A casi cualquiera que viese por ejemplo el partido contra el Granada, se le tiene que hacer difícil entender que João sea suplente. Se vislumbra en él un potencial que es lógico que Simeone deba explorar todavía más. Darle cierta confianza poniéndole de titular en algunos partidos es la forma más lógica de hacerlo. En realidad, basta con que Simeone crea honestamente que João (u otro compañero) es mejor que Correa para que le de la titularidad en su lugar. Puede estar equivocado, pero no es una injusticia tomar ese tipo de decisiones ya que están soportadas por argumentos válidos, aunque no se compartan. Es simplemente hacer su trabajo.

En esa misma línea, una de las cosas que más se criticó a Simeone es que pusiera de titular a Griezmann en algunos partidos nada más llegar (no en todos, fue suplente en las dos primeras jornadas de Champions). A pesar de sus primeras actuaciones donde se le vio perdido, Griezmann contribuyó decisivamente a que el equipo siga en Champions: 4 goles y una asistencia, de los 7 goles que hizo el Atleti. Produce un gol o asistencia entre Liga y Champions cada 117 minutos, el mejor en esa estadística del equipo. ¿Realmente hizo mal Simeone en darle algunos partidos de titular a Griezmann para recuperarle? ¿Estaría el equipo clasificado para octavos si hubiera mantenido la delantera Suárez-Correa del curso pasado? A la vista de la aportación de Griezmann no parece tan injusta la gestión de Simeone en ese aspecto. El bajón del equipo se debe más al funcionamiento defensivo que a problemas en ataque. No ha sido esa zona el mayor talón de Aquiles del equipo.

El segundo punto es la evaluación del rendimiento de Correa. Los que defienden la injusticia que se comete con Correa argumentan que su rendimiento es bueno cuando juega de delantero y se agarran a los datos de esa secuencia de partidos entre el final de la temporada pasada y el principio de esta. Pero obvian una evaluación mayor, tanto dentro de la temporada pasada como en toda la trayectoria de Correa como jugador. En primer lugar, es falso que Correa jugase solo esos pocos partidos en punta, la marcha de Costa y las lesiones de João hicieron que jugase mucho más en esa posición. Tomando como delanteros la temporada pasada a Correa, Suárez, Costa, Dembélé y João, y considerando que el Atleti jugó típicamente con dos puntas, Correa fue titular formando pareja con Suárez 17 veces (4 goles), con João 3 veces (3 asistencias) y con Llorente 4 veces por bajas (3 goles, 1 asistencia), para un total de 7 goles y 4 asistencias en 24 partidos. Bien, pero tampoco son números tan excepcionales que no puedan hacer, e incluso mejorar, otros delanteros de la plantilla actual. Otro dato, en los 8 partidos anteriores a esos famosos 9 partidos finales de Liga, Correa no hizo ningún gol ni dio ninguna asistencia pese a jugar todos ellos, 6 como titular. Simeone lo mantuvo cuando sus críticos decían que nos estaba haciendo perder la Liga. Creo que Simeone aplicó entonces las mismas reglas que usa ahora para decidir quién juega cada partido.

La otra supuesta injusticia es que Simeone haga jugar a Correa en banda. Es obvio que Correa es delantero, pero la labor del entrenador es componer un once compensado de acuerdo con su plan de juego, no poner a cada jugador en el sitio que ese jugador prefiere o donde ese jugador individualmente puede dar un mejor rendimiento teóricamente mejor. Igual de injusto que poner a Correa en banda debe ser que Llorente juegue de lateral, incluso más porque la temporada de Llorente fue todavía mejor que la de Correa. También Carrasco haría más goles y daría más asistencias si jugase en punta, pero tiene que sacrificarse en otros puestos que exigen más trabajo y menos lucimiento. El hecho de que Correa sea capaz de rendir jugando en banda es lo que le ha permitido jugar tantísimos partidos con Simeone. En las últimas 5 temporadas, Correa se quedó sin jugar en solamente 11 partidos entre Liga y Champions, y solo en 4 de ellos fue por decisión técnica, en el resto participó siempre. En todas estas temporadas, incluida esta, ha estado siempre entre los 10 jugadores más usados de la plantilla. Sin esa polivalencia, sus participaciones serían menos. Algo me dice que Correa es feliz jugando y reniega menos de jugar en banda que sus propios fans.

En el fondo de todo este asunto está la evaluación de Correa como jugador que se ha hecho dentro del club. Nadie mejor que Simeone conoce a Correa. Sabe exactamente lo que le puede dar en cada momento y el nivel que tiene como futbolista. Cuando Griezmann fichó por el Barcelona, el Atleti y Simeone no confiaron en Correa para llenar el hueco dejado por el francés y se gastaron un dineral en João. Este mismo año decidieron traer de vuelta a Griezmann. Ambas decisiones indican claramente que desde dentro no ven a Correa como uno de los dos delanteros titulares sobre los que construir el equipo.

Y es una decisión que no es descabellada ni injusta. Puede ser de nuevo desacertada, pero se toma desde un conocimiento total. Correa no ha pasado nunca de 10 goles en Liga jugando casi todos los partidos cada temporada. Si analizamos sus encuentros en Champions, que es la competición de más nivel y donde tiene que jugar contra las mejores defensas, ha jugado 50 partidos, 2.173 minutos para solo 2 goles y 4 asistencias. Alguien dirá que es porque juega en banda, pero son cifras pobres aún así. Hasta Giménez ha hecho más goles. Si analizamos también su trayectoria como jugador internacional con Argentina, aunque es una selección a la que si algo sobran son delanteros buenísimos, nos encontramos con más de lo mismo: 18 partidos, 3 goles, 1 en partido oficial, ninguna asistencia. La única fase final en la que ha participado fue la Copa América de este año que ganó (tiene ángel) pero en la que solo jugó 73 minutos, ninguno en los cruces finales.

¿Sería Correa titular en la delantera de cualquier equipo con aspiraciones realistas de competir la Champions? Lo dudo muchísimo.

Ese es el nivel que busca Simeone porque sabe que si quiere ganar títulos necesita jugadores de ese calibre para competir con equipos como el Madrid o el Barcelona que habitualmente están en ese escalón, o incluso mejores como pasa ahora en Europa. Puede que Simeone, en su intento de mejorar lo que se construyó el año pasado, se equivoque y que João acabe siendo solo un jugador talentoso de destellos puntuales, y quizá Griezmann nunca se acerque ni de lejos al jugador que fue, pero de ahí a decir que es injusto con Correa parece excesivo, más si tenemos en cuenta que sigue siendo uno de los jugadores que más utiliza. Correa necesita perseverar. Mantener este nivel y mejorarlo si puede. Tal vez el evidente declive de Suárez lleve a Simeone a usar este mismo año un ataque con Correa y João o Griezmann. Juntar a los tres se antoja imposible dado que Lemar y Carrasco parecen indiscutibles.

A todos los que tenemos cariño a Correa nos gustaría que la rompiera. Que metiera un gol cada partido. Que diera ese salto de gran jugador a estrella que objetivamente creo que todavía no ha dado. Porque Correa se merece lo mejor. Lo ha luchado como ninguno y nada de lo que ha logrado se lo han regalado. Pero tal vez Correa “solo” sea un extraordinario jugador de club y nunca dé ese paso. Eso no es hacerle de menos. A algunos les parecerá poco porque en la sociedad actual parece que solo vale ser el mejor. Todo lo contario, Correa tiene ya un mérito extraordinario que le bastará para ser una leyenda del Atleti, de las de verdad, no de las de plaquita, aunque siga siendo el jugador que es ahora el resto de su carrera.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here