Parece que omicron viene con ganas de ser el Grinch o el señor Scrooge de estas fiestas. De una manera u otra, vamos a pasar más tiempo en casa durante las fiestas de lo que quisiéramos. Como al principio de la pandemia, habrá que asaltar el catálogo de plataformas como Netflix o Disney+ y hacer acopio de películas. 

Podemos elegir películas navideñas o películas para ver en Navidad. En la segunda categoría siempre caía Mary Poppins, siempre una peli que se deja ver. También es recomendable su segunda parte, con un guion muy respetuoso con la película original. Y por acabar con la trilogía, es también aconsejable Saving Mr Banks (Al encuentro de Mr Banks) protagonizada por Emma Thompson y con Tom Hanks¡ en el papel de Walt Disney. 

Otro clásico para ver en Navidad es El Mago de Oz. Además del clásico de toda la vida con ese doblaje que llama Dorotea a Dorothy, he tropezado con una precuela y una secuela. La precuela, Oz the Great and Powerful (Oz, un mundo de fantasía) es más que entretenida y con buen reparto. Recomiendo tanto ver esta como alejarse de la secuela, que lejos del clásico musical es una película casi de terror. No vean Return to Oz, especialmente con niños pequeños. 

Volviendo a las películas navideñas, habría que ponerse de acuerdo en qué consideramos una peli navideña. Para muchos La Jungla de Cristal, Gremlins o Entre pillos anda el juego son pelis de Navidad, pero yo voy a recomendar algunas que son más clásicas. 

Si nos centramos en la animación, me gusta Klaus, la historia de un cartero poco centrado en su trabajo y en su vida que es envidaba a un remoto pueblo cerca del Polo dividido en dos facciones adversarias. 

Hay muchas películas clásicas, como Qué bello es vivir, y múltiples versiones de Cuento de Navidad, unas respetando el original e infinidad de ellas regodeándose en las visitas de los tres espíritus. Una de las versiones más repetidas es Scrooged (Los fantasmas atacan al jefe; lo de las traducciones de los títulos da para varios artículos), con Bill Murray. 

Poco a poco cada familia va construyendo sus clásicos. Cada año veo National Lampoon’s Christmas Vacation (!Socorro! Ya es Navidad) con Chevy Chase. Es una de esas comedias de los 80 con parientes y accidentes varios, como no pudiera ser de otra forma. Hay varias películas con las desventuras de los Griswold y la navideña quizá sea la de mayor éxito. 

Bastantes de estas películas son muy empalagosas y tienen su final feliz y cuasi imposible. Magia, milagros navideños y mucho Santa Claus. Una de esas películas que se han ido convirtiendo en clásico y que funciona porque “explica” cómo un ciudadano normal se convierte en el hombre del traje rojo es The Santa Clause, con Tim Allen, que al traducir el título por Vaya Santa Claus pierde el juego de palabras (Clause es cláusula contractual). La segunda parte mantiene cosas del original pero es algo peor.

Por alejarnos un poco de Hollywood podríamos recomendar la británica Love Actually, una película hecha de varias historias independientes que se encuentran levemente entre ellas y también con muy buen reparto, con Hugh Grant como Primer Ministro, Liam Neeson haciendo de padre viudo o Colin Firth como escritor estudiante de portugués. 

Entre estas historias de familiares, fantasmas y santos americanizados y vestidos de rojo no faltan los elfos. Algunos tan torpes como Woody, interpretado por Will Farrell, y otros especialmente habilidosos como los de la película de animación Arthur Christmas (Operación Regalo). 

Seguir con la lista de películas sería interminable. Lo importante es pasar un rato entretenidos y encontrar las que más nos gusten. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here