El Madrid comenzó el partido de forma bastante convincente, aunque antes del minuto ya había regalado una ocasión de gol a Álvaro. Ese buen equipo duró 60 minutos. Y el Rayo se libró de ser goleado por un exceso de goyerías en ataque, además de por los fallos ante la puerta de un Benzema reñido con el remate. A partir de ese momento el equipo de Ancelotti volvió a las andadas, a relajarse y a dejar el balón y el espacio a su rival. Pero este Rayo no está para bromas. Kroos sacó un balón bajo palos en el último minuto y evitó que los de Vallecas se llevaran un empate del Bernabéu. Es como si al Madrid le viniesen grandes los 90 minutos y fuese incapaz de mantener la concentración y el ritmo de juego todo el partido. Ancelotti tampoco ayudó con una disparatada dirección de campo.

ALINEACIÓN: (4-3-3) Courtois; Carvajal, Militao, Alaba, Mendy; Casemiro, Kroos, Camavinga, Asensio, Benzema, Vinicius.

EL PLAN: Ganar desde el balón, ya que el Rayo no se encerraba y permitía que el Madrid moviera la pelota tanto en posicional como en el juego al espacio y a la contra.

LO MEJOR: Kroos y su perfecta lectura del juego.

LO PEOR: La incomprensible dirección de juego de Ancelotti, sin reacción desde el banquillo cuando el equipo se le cayó a en el minuto 70.

LA CLAVE: Los fallos ante la puerta de Benzema. En clave visitante, el gol que evitó Kroos en el último minuto.

Uno por uno:

Ancelotti: Inició el partido con un 4-3-3 asimétrico, en el que Asensio se metía mucho por dentro para mediapuntear, lo que por momentos dibujaba un 4-4-2, con Kroos en torno a Casemiro para dar una salida limpia al juego. La idea era crecer con al balón, con una circulación rápida y buena presión tras pérdida. Fueron 60 minutos de monólogo: Kroos dirigía y el trío Vinicius, Karim y Asensio (muy activo) pudieron finiquitar el resultado. Incomprensiblemente, Ancelotti no actuó cuando su equipo se echó atrás, sin control y con el Rayo cerca del empate. Nunca fue un entrenador de muchos cambios, pero ahora da la sensación de haber perdido la confianza en gran parte de su plantilla. No se entiende su inacción cuando varios de los titulares pedían el cambio a gritos.

Courtois: Sin apenas trabajo durante 70′. Tuvo que intervenir con acierto en un par de ocasiones al final del partido para salvar el empate. Muy dominante en el juego aéreo y muy vivo a la hora de sacar con la mano con rapidez para buscar contras (el Rayo llegaba con muchos jugadores a su área).

Carvajal: Poco a poco va mejorando su estado de forma. Serio en defensa, tuvo mucha presencia ofensiva, lo que permitió a Asensio jugar por dentro. En su debe, su absoluta desconexión con Camavinga, el interior de su banda, al que además negó en muchas ocasiones la pelota, sobre todo en apoyos cortos que le daba el francés.

Militao: Le tocó bailar con Nteka, un jugador rápido y potente al que superó continuamente. Muy solvente en defensa, con gran dominio del área. Cada día da un paso más en su relación con el juego, tomando algo más de protagonismo en la salida del balón. Brilló en un par de cruces y sobre todo en su dominio del juego aéreo.

Alaba: Muy solvente en todas las acciones con balón. Dio una salida limpia al juego y brilló cuando se incorporó al ataque, sobre todo cuando se movió por banda izquierda. En defensa fue todo lo contrario. No es central y lo volvió a demostrar con sus errores; no son muchos, aunque le delatan. Es un muy buen jugador, pero sin el oficio de central. Se le nota, tanto en la marca como en las distancias que se le permite a los delanteros rivales en el área. El Madrid ganaría si jugara en banda o en mediocampo.

Mendy: Un desastre. Realizó uno de sus peores partidos vestido de blanco. Horroroso con el balón, negado en los centros. Molestó continuamente con sus subidas por banda al tapar el espacio a Vinicius. En defensa estuvo descolocado y con errores de juvenil.

Casemiro: Jugó muy cómodo durante gran parte del partido. Se limitó a trotar a la espalda de Kroos y a barrer los pocos balones que le llegaban, casi sin ser exigido. Volvió a dejar una serie de errores con el balón impropios de un mediocentro top. En los últimos 20′ se colocó entre los centrales para achicar balones. Mal partido del brasileño, al que se le ve muy lejos de su mejor forma.

Kroos: El dueño del balón y del partido. Jugó alrededor de Casemiro, en muchas ocasiones en posiciones muy centradas para ser siempre la opción en la salida del juego. Supo activar tanto a Vinicius como a Karim, a la vez que desmontó continuamente la presión rayista con cambios de orientación sobre Carvajal. Hizo el primer gol blanco y salvó uno en el último minuto que habría significado el empate.  

Camavinga: Le costó mucho entrar en juego. Carvajal le ignoró en los apoyos y los centrales no le buscaron en la salida. Corrió mucho y ocupó mucho campo dando continuas coberturas, un trabajo oscuro y poco brillante. Es posible que las cuatro amarillas le cortasen a la hora de ser más agresivo en defensa. Con el balón se mostró demasiado comedido y apenas se atrevió a arriesgar, buscando siempre pases de seguridad.

Asensio: Esta vez, Ancelotti le puso por delante de Lucas Vázquez y Hazard en banda derecha. Estuvo participativo y trabajador. El italiano le dio libertad para moverse por la mediapunta. Aunque no destacó, dejó un buen partido. Tuvo dos ocasiones claras de marcar, pero en ambas la pelota le llegó a su pierna derecha. Las carreras hacia atrás de Camavinga le ayudaron mucho en defensa porque le permitieron estar más dosificado en ataque.

Benzema: Como siempre, estuvo muy generoso en el esfuerzo y buscó participar en todo momento. Menos fino que en otras ocasiones en la circulación del balón. Desacertado en el remate, con dos ocasiones claras falladas. Tanto él como Vinicius se recrearon demasiado en algunas jugadas que podrían haber finiquitado el partido y evitado el sufrimiento final.

Vinicius: Buen partido, de nuevo el agitador del ataque. Cada día hace una mejor lectura de las jugadas, con una pausa desconocida hasta ahora en él. Su juego está madurando y cada día es más peligroso. Tras el 2-0 se regodeó demasiado en alguna jugada. Estuvo a punto de marcar uno de los goles del año tras regatear a media defensa rayista. Su remate lo sacó bajo palos Óscar Valentín.

CAMBIOS

Hazard: Entró en el 82′ por Benzema. Se colocó en punta como falso delantero centro. El partido ya se jugaba en campo del Madrid y casi no participó. Es difícil de entender que Ancelotti no lo sacase antes, con un Rayo al ataque y que se descubría en defensa, y con Karim y Asensio muy cansados.

Lucas Vázquez: Entró por Asensio en el 82′. Ancelotti lo colocó en banda izquierda para que ayudase en defensa a Carvajal. El gallego corrió y se entregó, pero no tuvo peso en el partido.

Nacho: Salió por Carvajal en el 92′. No se sabe si fue para perder tiempo o para defender la última jugada. No llegó a jugar un minuto entero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here