Muchas veces, todos y cada uno de nosotros nos hemos planteado qué hacemos aquí. Todos hemos pensado también que las cosas no pasan por casualidad y que alguien dirige todo esto. En Internet, las teorías conspiranoicas están por todas partes. Unas son absurdas e increíbles, como las de los terraplanistas; otras, nos dejan pensando. Algunas nos abren la tapa del pozo de la incertidumbre y nos hacen plantearnos si todo eso no sería posible, si lo que nos cuentan es únicamente una parte de la verdad.

Esa es la labor que ha decidido hacer Cristina Martín (Sevilla, 1974) tras años dedicados a la investigación periodística. La Tercera Guerra Mundial ya está aquí, publicado por Espasa, es un libro desasosegante y lleno de incógnitas. Si resulta tan inquietante es porque al mismo tiempo que te dice que estamos en guerra y que estamos siendo conquistados, también te cuenta que no nos estamos dando cuenta de cómo ni de quien lo está haciendo, porque esta es una guerra sin armas de fuego ni metralla. De hecho, lo que cuenta Cristina es que la mayoría de nosotros no solo hemos dejado de luchar contra nuestro enemigo sino que estamos deseando ser conquistados.

Este ensayo es la historia del fin de la humanidad tal y cómo la conocemos, el fin de una raza humana que va a dejar de ser lo que ha sido durante toda su historia, el final de su búsqueda de la independencia y de su lucha contra aquellas élites que la han oprimido, con la cultura ha ido intentando siempre anteponerse a todo. Este libro es un intento de que estos tiempos no sean el epílogo del Hombre sobre la Tierra. Cristina Martín habla de los experimentos de creación de un virus para dominar a todo el planeta y también de la generación de una crisis económica mundial para que los más ricos se hagan con todos los recursos y las deudas de los estados, para controlarlo todo.

Igualmente resulta inquietante la explicación de las intenciones de Elon Musk acerca de implantar electrodos a los humanos, alegando que sus experimentos con monos han logrado que sean felices y que puedan jugar a videojuegos… ¿Ese es el futuro de la Humanidad? ¿Ser monos felices que juegan a videojuegos mientras los poderosos nos incitan o desincentivan a hacer cosas pensando en mantener su poder y su propio beneficio?

Tal vez no sea lo que quieras leer ni lo que quieras oír. Tal vez prefieras no escuchar nada y continuar con tu vida, pero La Tercera Guerra Mundial ya está aquí es un ensayo recomendable para sacarnos de la zona de confort. O tal vez sean ellos los que nos han colocado donde estamos, con nuestra permanente conexión a las redes sociales, con ese acercamiento a gente que no conoces mostrando cosas que no eres mientras te alejas de los que tienes cerca, mientras te vas aislando, sintiéndote cada vez más solo y menos conforme con lo que eres. Al tiempo que te vas inventando un yo para mostrar al mundo, una nueva religión digital, con sus santos y sus sacerdotes, comienza a guiar tu alma sin que te des cuenta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here