Sólo un equipo con un potencial ofensivo muy superior al que posee el Real Madrid podría plantearse jugar de la forma que intenta jugar Ancelotti, con una defensa tan mediocre. De Cornellá salen muy señalados tanto el entrenador como varios de sus futbolistas. En los partidos anteriores ya se venían dando señales de una notable falta de conexión entre sus líneas. Daba la sensación de que al entrenador, además de faltarle herramientas (Mendy, Kroos y Carvajal), le costaba ensamblar el juego ofensivo, menos contundente de lo que alguna goleada hizo creer. Este Real Madrid necesita que su entrenador se aclare, que decida con qué sistema juega el equipo y le dote de un sistema en el que atacar no sea un suicidio defensivo. Es necesario que encuentre la posición ideal de algunos jugadores. El continuo baile Alaba-Nacho de lateral a central y viceversa solo está logrando descentrar a dos futbolistas que no están dando argumentos para su titularidad.

ALINEACIÓN: (4-4-2) Courtois; Lucas Vázquez, Militao, Nacho, Alaba, Miguel; Valverde, Kroos, Modric; Benzema, Vinicius.

EL PLAN: Parecía que Ancelotti colocaba un 4-4-2 para potenciar el dominio desde su mediocampo, con talento en la dirección del duo Kroos-Modric, y músculo, ritmo y frescura con Valverde y Camavinga de volantes.

LO MEJOR: La demostración de clase y talento de Benzema.  

LO PEOR: El desastre de la pareja Kroos-Modric en la dirección. En lo colectivo, el horroroso sistema defensivo.

LA CLAVE: El déficit defensivo general al que se sumó una catarata de errores individuales impropios de jugadores del Real Madrid.

Uno por uno:

Ancelotti: Ante el Sheriff ya comentamos que los blancos llevaban varios partidos con señales de estar descosiéndose defensivamente; en Cornellá se confirmó el desaguisado. El cambio de posiciones Alaba-Nacho refleja las dudas del italiano ante el rendimiento defensivo y ofensivo de ambos. Aunque la presencia del austriaco en banda dotó al equipo de un mejor trato del balón en campo rival, la realidad es que defensivamente el cambio no aportó nada. Ancelotti colocó a la pareja Kroos-Modric para dominar desde el balón, pero el croata no está fino y al alemán se le notan los meses de convalecencia. De modo que ese dominio no existió. Tener cuatro hombres en el medio le dio al equipo ninguna seguridad a la hora de defender. En la segunda parte, y con los cambios, el Madrid se echó al monte con más ganas que sentido y con un dibujo táctico demasiado improvisado.

Courtois: No tuvo mucho trabajo, en los goles estaba vendido. Esta vez no pudo ser el salvador del equipo.

Lucas Vázquez: Volvió a la posición de lateral derecho. Defensivamente solo aportó desconcierto, ya que nunca supo cómo posicionarse. Le faltó agresividad y contundencia en alguna jugada. En ataque estuvo muy denso, estropeando varias jugadas con centros sin calidad. 

Militao: Desastroso. El brasileño fue un muestrario de impotencia táctica y técnica. Descolocado continuamente, su incapacidad para leer dónde debe colocarse en cada jugada es lamentable. Tanto él como Nacho salen muy señalados del partido. Militao no se parece al central competitivo de final de la temporada pasada. Que Raúl de Tomás ganase una y otra vez los saques de portería deja muy en entredicho la utilidad de su potencial físico y su juego aéreo.

Nacho: Sus partidos como lateral le habían señalado y su vuelta al eje de la defensa parecía lo más lógico. No obstante, su partido ante el Espanyol hace pensar que su sitio no está no en la banda ni en el centro, sino en el banquillo. El gol de Aleix Vidal le deja en muy mal lugar.

Alaba: Se suponía que venía para jugar como central, pero sus partidos en el eje han sido un desastre defensivo. Su vuelta al lateral le dio al Madrid un mejor manejo del balón tanto en banda como por dentro, pero de nuevo han sido sus problemas defensivos los que ponen en cuestión cuál es su posición ideal en este equipo. De momento no ha brillado en ninguna de las dos posiciones.

Valverde: Comenzó como cuarto centrocampista con todo el carril del ocho para él y con la idea de que aportase verticalidad al no tener a un extremo por delante. Su primera parte nos mostró a un Valverde soso y poco participativo. En la segunda mitad, sin Kroos ni Modric sobre el campo, ganó en protagonismo y fue junto a Benzema quien más intención y ganas le puso al juego en busca de la remontada, aunque desde un dibujo muy poco ortodoxo.

Modric: Jugó en una especie de doble pivote junto a Kroos, él por la derecha. Pareció cansado y sin chispa. Le costó muchísimo entrar en juego y dominar su zona. Buscó a Benzema por dentro, pero estuvo muy desacertado en el pase.

Kroos: El equipo necesita muchísimo de su juego de pases para dominar los partidos, pero al alemán el ritmo del Espanyol le pasó por encima. Muy lento. Pasó por el partido sin aportar nada.

Camavinga: Corrió e intentó participar mucho, pero su aportación fue plana y sin peso en el juego.

Benzema: Partidazo. Dio un curso de cómo un futbolista puede ser autosuficiente en un equipo que apenas le alimenta. Se movió por todo el frente de ataque y fue siempre una opción de peligro. Con la entrada de Jovic volvió a demostrar que puede jugar perfectamente junto a un nueve.

Vinicius: Rápido, valiente y sobrado de optimismo en cada jugada. El brasileño fue el jugador sobre el que el Madrid se asentó para atacar. Como siempre, en su juego cargado de vértigo mezcló aciertos con desaciertos, buenas ideas con pésimas decisiones. En Cornellá fue la única opción de ataque vertical.  

CAMBIOS

Rodrygo: (Salió en el 45´por Camavinga). Entro para jugar como extremo derecho, lo que permitió centrar la posición de Valverde. Saltó al campo con ganas de desbordar y no dudó en encarar. Le faltó algo de acierto en algunas jugadas, sobre todo a la hora de dar calidad a algunos centros al área.

Casemiro: (Salió en el 60´por Kroos). El Madrid perdía claramente la batalla en mediocampo, el Espanyol contragolpeaba con facilidad y él debía poner orden en su zona. Su presencia pasó desapercibida y apenas tuvo peso en el arreón final del Madrid.

Jovic: (Salió en el 60´por Modric). Jugó como punta y casi no tuvo participación en el juego ofensivo, si bien con su presencia en punta Benzema tuvo más libertad para apropiarse de todo el juego de ataque desde una posición algo más retrasada sin que el área se quedase vacía de presencia rematadora.

Hazard: (Salió en el 71´por Vinicius). Muy participativo en los veinte minutos que jugó. Buscó continuamente asociarse con un Benzema desatado. Hizo un buen gol que se anuló por fuera de juego del francés.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here