El siguiente tuit, pertenece a Alberto Garzón: “Hoy se vota si se legaliza o no el cannabis, a propuesta de ERC. Nuestro grupo, IU-ICV-CHA, votará a favor de la legalización”. Eran las 19:02 de un 12 de marzo de 2013. El 20 de junio de 2016, a la pregunta de Infocannabis —¿Crees que es necesario llevar el debate sobre la regulación del consumo del cannabis al Congreso de los Diputados?—, Alberto Garzón respondió: “Sí, pero desgraciadamente hasta este momento nos hemos encontrado con el inmovilismo del Partido Popular, pero en esta ocasión, y esperando que podamos gobernar, yo creo que se van a dar pasos positivos en esa línea”.

El pasado 28 de octubre, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, anunció que su cartera regulará, a través de un Real Decreto, la emisión de publicidad de alimentos y bebidas no saludables cuando se dirija al público infantil y adolescente, alegando que el sistema de autorregulación que lleva vigente desde 2005 se ha mostrado «insuficiente», tal y como muestran los datos de sobrepeso y obesidad que afectan a los niños y niñas españoles y de los que la publicidad es una de las causas.

La Derecha piensa que es absurdo, mientras que la Izquierda dice que es normal, porque en este país nadie piensa. En este país, aplaudes a rabiar a los tuyos y desprecias otras ideas si esas ideas vienen de los de enfrente. Debo decir que no me gustan el juego, ni el tabaco ni el alcohol, ni muchísimo menos las drogas, entre las que no distingo duras o blandas, porque una droga es una sustancia que te cambia la percepción de la realidad y que te hace sentir artificialmente bien. Nada de eso entra en mi concepción de la vida. Y España está llena de bares, de estancos y de salones de juego. Aducen los promarihuana el uso terapéutico. Bueno, cuando tenga un cáncer terminal, hablamos. Mientras tanto, lo demás son excusas para crear un yo virtual porque el tuyo no te gusta o te falta valor para enfrentarte con la vida y cambiar tu existencia.

Y sobre el azúcar: si ya los padres no pueden controlar lo que comen sus hijos y eso tiene que ser legislado desde el Parlamento, me parece que hemos fracasado como sociedad. Soy socialdemócrata y no entiendo un Estado que no intervenga en la sociedad para mejorarla o para salvarla de especuladores y de una economía liberal que arrase con todo, cortoplacista y avariciosa. Por eso, este gobierno de izquierdas debería crear empresas mixtas eléctricas, que transporten y que generen electricidad, debería regular unos precios mínimos en la agricultura para que lo que el consumidor paga no suponga hasta 15 veces el precio en origen. Debería buscar petróleo en aguas canarias, que es lo que va a hacer una empresa israelí, ese país que desprecia la izquierda, con el permiso de Marruecos, ese país que desprecia la izquierda. Porque deben saber que, por poner un ejemplo, la muy socialdemócrata Noruega, utilizó los beneficios del petróleo para crear el mayor fondo de inversión mundial con el que pagan y mantienen el estado de bienestar más perfecto del mundo, en el que ningún jubilado teme por su paga.

Esta izquierda, debería crear empresas mixtas de cría de insectos, como hacen los gobiernos de Francia y Alemania, para alimentar piscifactorías que hagan que en 15 años, la pesca no sea necesaria. Este gobierno de izquierdas debería obligar al uso de la hidroponía en toda España y utilizarla para atraer gente a la España despoblada. Este gobierno de izquierdas debería regular la agricultura y la ganadería, para que por fin fuésemos una potencia mundial. Este gobierno debería obligar a las empresas de residuos a reciclar absolutamente todo, en vez de hacer lo que hacen. Este gobierno debería prohibir el uso de los tetrabricks e intentar tender a una economía circular. Este gobierno podría agilizar la Justicia dotándola de medios para que un juicio no dure tantos años, podría legislar más duramente la corrupción y a las empresas que corrompen. Este gobierno debería aplicar la Ley con toda su dureza a aquellos que trabajan sin facturas, eluden el IVA o engañan al fisco, porque nos están robando a todos. Este gobierno de izquierdas podría hacer muchas cosas típicas de un gobierno de izquierdas, pero este gobierno no se atreve a dar el paso, perdido en las absurdas diatribas de la ceguera nacionalista y en sus propias guerras internas. Marihuana y azúcar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here