El Real Madrid se ha hecho con uno de los centrocampistas jóvenes con más futuro de Europa, el francés Eduardo Camavinga. Se trata de un jugador zurdo, de buen manejo y un físico notable (1,82). Como futbolista, ha sido exageradamente precoz. Debutó en el Rennes con 16 años y cinco meses (edad de juvenil de primer año). Con 17 se afianzó en el equipo; desde el primer momento sorprendió por su naturalidad en el juego y por su capacidad para tener peso en los partidos, algo que pocos consiguen tan jóvenes.

Pero, ¿cómo es Camavinga como futbolista?

Su dribling es notable (sin ser un regateador) y tiene capacidad sobrada para usar el regate como recurso. Dinámico, de gran zancada y con una sorprendente cualidad para el robo. Destaca su timing para el tackle sin falta.

Como defensor es notable. Eso sí, tiende a buscar mucho el balón y pierde demasiadas veces su posición, algo que ha mediatizado mucho su puesto sobre el campo. Inicialmente jugó como mediocentro posicional en defensa de tres centrales, lo que le daba libertad para perder el centro; más adelante fue el componente libre de un doble pivote y esta última temporada ha jugado fundamentalmente de volante izquierdo.

En la circulación del balón, destaca por sus poderosos arrastres, con tendencia a retener en demasía el balón. Aunque está dotado de buen desplazamiento en largo (es una herramienta que no suele usar), se siente más cómodo en la conducción que en el pase. Su toma de decisiones suele ser acertada, pero aún le falta poso y conocimiento del juego como para poder ser un mediocentro organizador.

En ataque llega con facilidad al área rival, ve bien la pared y tiene capacidad para filtrar pases. Jugando como volante se pueden apreciar en él cualidades de box to box. En Francia hay quien le compara con Pogba; personalmente creo que es menos ofensivo y poderoso que el jugador de United.

Si hay algo que no podemos obviar es que Camavinga tiene 18 años, y aunque ya debutó con la selección absoluta, su sitio está en la sub 21. Es cierto que pese a su juventud ya ha sido importante en la primera división, pero tenemos ejemplos sobrados (en el mismo Real Madrid) del salto que significa jugar en un equipo de primer nivel europeo.

Camavinga, con diferencias en su juego (no hay dos jugadores iguales), es un futbolista de grandes similitudes a Fede Valverde: trabajador en defensa, poderoso en la conducción, que abarca mucho campo y puede jugar tanto de volante como de mediocentro, aunque en esa posición a ambos les falten años de aprendizaje posicional.

Tanto el curso pasado con Julien Stephan de entrenador como en el comienzo de este con Bruno Genesio, Camavinga no ha sido titular indiscutible en el Rennes. En la temporada pasada jugó de titular fundamentalmente en los partidos de casa y fue suplente en muchos de los jugados fuera. Además, fue sustituido en muchas de las ocasiones. Lo anterior demuestra la dificultad de mantener el rendimiento cuando se tienen solo 18 años.

El Real Madrid ha hecho un fichaje muy interesante, pero no pasemos por alto que a Camavinga aun le faltan tres años de formación y para entonces (21) seguirá siendo un futbolista con mucho que aprender. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here