El Sheriff no es un gran equipo, pero menos aun es una Cenicienta. Y como el fútbol no entiende de merecimientos, los de Yuriy Vernydub se llevaron los tres puntos y no por casualidad. Los moldavos hicieron lo que tenían que hacer, así que de su partido solo se pueden decir halagos, fue el Madrid quien no cumplió con las expectativas. Los blancos iniciaron el partido con un ritmo excesivamente contemplativo, como si el partido lo fueran a ganar al trantrán. Pronto se vio que ni de lejos iba a ser un partido fácil si no aceleraban el ritmo. Ancelotti, entre descansos y correcciones, había diseñado un equipo sin nadie que pensase en mediocampo; desde esa herida se fue desangrando el equipo. Al Madrid le faltó pausa para entender cuando debía tocar y ritmo cuando debía correr. Para solucionar ese lento desangrarse, el italiano tardó demasiado en hacer los cambios. Cuando lo hizo propuso un órdago que le hubiera podido salir bien si su equipo hubiera estado mínimamente acertado de cara a puerta.  

ALINEACIÓN: (4-3-3-) Courtois; Nacho, Militao, Alaba, Miguel Gutiérrez; Camavinga, Casemiro, Valverde; Hazard, Benzema, Vinicius.

EL PLAN: Ancelotti se plantó con un mediocampo de mucho músculo con la intención de empotrar al Sheriff en su área, algo que tardó en lograr. Con esa decisión dejó al equipo en manos de jugadores de trabajo y físico, pero sin las ideas lo suficientemente claras como para abrir una buena defensa.

LO MEJOR: El continuo desborde de Vinicius y su infatigable trabajo ofensivo.

LO PEOR: A nivel individual, el lastre que ahora mismo supone Casemiro. En lo colectivo, el horroroso sistema defensivo.

LA CLAVE: El acierto del portero del Sheriff, que con su actuación evitó la victoria blanca.

Uno por uno:

Ancelotti: Desde hace varios partidos su equipo da señales de estar descosiéndose defensivamente. Las grandes actuaciones de Courtois han evitado resultados adversos, algo que ha creado una imagen falsa sobre el rendimiento del grupo. Es evidente que en algunas posiciones la diferencia de calidad entre el titular y el suplente es muy amplia, y que las bajas de los laterales titulares (Carvajal y Mendy) se está notando muchísimo. El problema es que Carlo no da con la solución, de ahí el disparatado baile de jugadores en la posición de lateral en cada partido. Tampoco ayuda el pésimo estado de forma de Casemiro, el gran sostén defensivo en la medular. Se espera más de su pizarra y de su dirección de campo. No es de recibo que un equipo como el Sheriff te llegue cuatro veces y te haga tres goles (uno anulado). Su órdago en los cambios, jugando 30 minutos con Valverde y Camavinga como laterales es muy cuestionable.

Courtois: Tras una serie de partidos en los que el belga había salvado al equipo con sus paradas, nada pudo hacer en los goles. Sin apenas trabajo, cometió un error grosero en un despeje/pase con el pie.

Nacho: Esta vez le tocó ser lateral derecho. Le puso corazón, pero a su trabajo defensivo no añadió acciones básicas de ataque. Y era el día. El Madrid dominaba y en su banda no había extremo.

Militao: Tiene grandes problemas para entender el juego defensivo, por lo que se pasa 90 minutos corrigiéndose a sí mismo en cada jugada. Casi nunca está bien colocado y el Cristiano del Sheriff se aprovechó en varias ocasiones. Muy torpe con el balón, necesita a su lado a un jugador de gran jerarquía defensiva y con buen manejo tanto de la posición como de la salida del juego. Sin la ayuda de Alaba, Militao es un jugador que sólo aporta físico.

Alaba: Es un muy buen futbolista, pero no es un muy buen central. Incapaz de generar un dominio defensivo en su área, el austriaco solo ha brillado cuando tiene la pelota en posiciones y en acciones ofensivas. En defensa, cada jugada es un sufrimiento. A su falta de contundencia le suma una dudosa lectura táctica de la posición de central. Muchos de los problemas defensivos del equipo tienen origen en la decisión de Ancelotti de colocarle a él de central y a Nacho de lateral.

M. Gutiérrez: La titularidad le está viniendo muy bien, pero le queda grande. Flojísimo en defensa y sin apenas peso en ataque, ya que Vinicius le tapaba la banda. Su incapacidad para sumar por dentro nos está dejando una imagen de jugador demasiado insustancial para ser titular.

Camavinga: El más participativo del mediocampo. Empezó con mucho protagonismo: era el único centrocampista que le daba ritmo al juego. Corrió mucho y en algún momento su juego desordenado aturulló algunas jugadas. Aunque terminó como lateral izquierdo, donde le puso carácter, su partido como volante deja cosas muy interesantes, aunque deberá asegurar algunos pases que falla por precipitación.

Casemiro: Irreconocible. Lento, descolocado e insustancial en el juego. No tuvo jerarquía. El hecho de jugar sin Modric ni Kroos le daba a él el mando en mediocampo, pero delegó esas obligaciones en Camavinga. Pésimo partido, y van ya demasiados.

Valverde: Comenzó como interior derecho, con Nacho por detrás y un basculante Hazard por delante. Volvió a correr mucho y a presionar mucho, pero el equipo necesitaba de alguien que pensase en mediocampo. Desperdició una buena ocasión para ser algo más que un volante que corre. Terminó de lateral derecho en el arreón final blanco.

Hazard: Saltó al campo como falso extremo derecho, pero la realidad es que jugó con plena libertad. Fue de menos a más en la primera parte. Más participativo que en otras ocasiones, el problema es que está a años luz del jugador que era en el Chelsea. Regala detalles, gestos, pero muy poco que sea desequilibrante.

Benzema: La tela de araña que tenía alrededor le hizo tardar en entrar en juego. Poco a poco encontró socios en Vinicius, Camavinga y Hazard, con los que realizó algunas buenas acciones. Para generar juego tuvo que abandonar la posición de nueve, con lo que en muchas jugadas dejó el área vacía de rematadores. Con la entrada de Jovic, se movió en la mediapunta y dejó claro que la llegada de Mbappé o Halaand —o ambos— no supondría un problema táctico para él.

Vinicius: Con sus aciertos y sus desaciertos, y con sus jugadas atropelladas, es el único jugador del Madrid que genera desequilibrio. Se pasó los 90 minutos intentándolo. Aunque en alguna acción se equivocó por no elegir bien, fue el jugador que llevó el peligro al área rival.   

CAMBIOS

Modric: (Salió en el 66´por Casemiro). Se colocó como doble pivote junto a Kroos, pero por la derecha. Tomó el mando del partido y de sus botas llegaron los pases que generaron las jugadas de ataque más peligrosas. Estuvo a punto de marcar, pero Athanasiadis le paró un remate de gol con la cara.

Kroos: (Salió en el 66´por M. Gutiérrez). Se notó que llevaba cuatro meses sin jugar. Aun así dio temple y seguridad al juego de pases en el mediocampo.

Rodrygo: (Salió en el 66´por Nacho). Entró por la derecha y dejó varias internadas de calidad con una asistencia de gol a Jovic. Tuvo una ocasión clara, pero su remate con la izquierda se fue alto.

Jovic: (Salió en el 66´por Hazard). Jugó como punta, aunque en los primeros momentos tardó en situarse en el área. Le fató garra para hacer gol en una jugada de Rodrygo; el defensa le comió el espacio cuando él tenía ganada la posición dentro del área pequeña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here