Me declaro incapaz de hacer una evaluación del paciente porque quizá el paciente sea yo. Todavía no sé si la Selección española es un gran equipo. Uno bueno debe serlo, a tenor de lo ocurrido en la Eurocopa. Sin embargo, considero perfectamente posible que el equipo que fue semifinalista y mereció la final tenga que jugar la repesca para el Mundial de Qatar. De momento, estamos en manos de Suecia, que nos aventaja en dos puntos con un partido menos.

Cualquiera diría que Suecia es la kriptonita de España (0-0 en la Euro), pero temo que cualquier pedrada es susceptible de hacernos daño. A ratos, la Selección es frágil como un jarrón chino y a ratos se maneja como un equipo prometedor, cumplidor incluso. Este sube y baja resulta un poco desesperante, porque uno no sabe si ponerse en guardia o relajar los músculos. El vaivén fue constante a lo largo del partido. Carlos Soler pegó primero y los suecos respondieron al instante con un gol de Isak, un delantero que se suele quedar a cinco centímetros (quizá treinta) de ser excelente.

La única certeza es que seguimos sin gol. Tan verdad como que desplazar a Gerard Moreno a la banda (tan a la banda) es una aberración que no deberíamos normalizar. Nada hace pensar que un día cambie la suerte y nos lluevan los goles porque no es cuestión de suerte. Es cuestión de instinto y nuestros delanteros no son asesinos, si acaso homicidas esporádicos.

Los suecos se adelantaron porque nuestra defensa es una valla sin pinchos, lo sigue siendo. No damos miedo: somos rapiditos, académicos y honrados. Tres requisitos completamente prescindibles si tienes oficio y bigote.

Suecia fue mejor que en la Euro por la sencilla razón de que no fue cobarde. Peleó, pegó y rasco, justo lo se espera de un equipo de menos talento y más estatura. Con eso le bastó para doblarnos el brazo y casi romperlo. Estuvieron más cerca de marcar el tercero que de conseguir nosotros el empate. De modo que no hay nada que alegar. Sólo queda recordar que la repesca la jugarán los diez segundos de grupo y dos enchufados (perdón, invitados). Se disputarán seis semifinales y tres finales. Lo digo por si no tienen mejores planes para finales del marzo próximo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here