Carisma.

Se tiene o no se tiene, así de sencillo.

Digamos que el carisma es eso que tanto odian los que hablan siempre de trabajo duro, de dedicación, de seriedad, de que un perfil bajo es necesario para no dejarte comer por el personaje. No les hagan caso, es envidia, pura envidia. Porque el dinero lo compra todo, porque entrenando cada tarde puedes tener músculos mayores, puedes hacerte más rápido y más fuerte… pero el carisma. Ay, amigos, el carisma lo posees o no lo posees.

¿Saben algo? Jürgen Klopp tiene carisma. Le sobra el carisma. Jürgen Klopp sale a la calle a tomar un café con leche y deja dos toneladas de carisma a modo de propina. Es el típico tío que hace sonreír a todos, que crea una fidelidad absoluta para su causa. Sin necesidad de dar gritos (aunque los dé), sin necesidad de conseguir resultados (aunque los consiga). Y, seguro que a estas alturas entiende lo que viene ahora… eso es por el carisma.

El carisma de Klopp es uno de los ejes centrales de Klopp. Un tipo normal, libro escrito por Raphael Honigstein y traducido ahora por David Batres para la editorial LDR Sport, que es la filial polideportiva de Libros de Ruta (igual les conocen por esas cosas de las bicis con letras y frases… pues aquí lo mismo, pero en fútbol). Digamos que el libro es una biografía, pero también algo más. ¿Quieren descripciones minuciosas sobre la juventud del protagonista, o sobre su desembarco en el Borussia, o sobre cómo era cuando fue futbolista? Pues lo tienen. A mansalva. Pero también trae, de regalo, otras cositas.

Reflexiones, por ejemplo. A pasado, a futuro. La idea de que Klopp es tan intenso, se entrega tanto (y exige tanta entrega a los suyos) que sus ciclos suelen tener fecha de caducidad. Que sale de los equipos después de haberlos exprimido por completo, con bajones importantes respecto a sus años exitosos. A veces hasta con dos o tres malas palabras, porque las separaciones son así. Pero siempre dejando un buen recuerdo. Sonrisa, la gorrita, esa barba cuidadísima para parecer solo un poco descuidada. Todas las demás cosas.

Encuentran ustedes en este libro, también, reflexiones sobre cómo funciona el fútbol de hoy, y cómo podría funcionar de otra forma. Sobre cómo el tipo más importante de este negocio (o uno de los que más) tiene tiempo para (no) perder el tiempo con todos y cada uno de los trabajadores en sus clubs. Sobre alguien que es, antes que entrenador, ciudadano, con sus ideas y sus convicciones morales. Un depredador nato cuando salta al campo (porque, a veces, Klopp salta al campo), pero un personaje gregario, en el más amplio sentido de la palabra, al terminar los noventa minutos (que siempre duran, de media, dos o tres días).

Ese es Klopp. La mejor manera de conocerlo a fondo es este libro. No esperen tonterías tipo calendarios, frases cortitas y al pie, temas superficiales… porque no. Aquí se entiende que a usted le puede gustar el balompié y disfrutar con ruedas de prensa que incluyan más de catorce palabras (distintas combinaciones de “si, bueno”, “ehhhh”, y “el fútbol es así” incluidas). Así que no se corte… Esta es una lectura deliciosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here