Cuando un equipo se enfrenta a otro que juega con tres centrales y dos carrileros tiene que tener muy claro cómo evitar las superioridades del rival y cómo detectar sus puntos débiles. Ante este sistema, una de las claves es ser valiente a la hora de colocar a los laterales. Otra es buscar amplitud para atacar por fuera y, quizá la fundamental, es que tu mediocentro no se meta entre tus centrales. Nada de esto hizo el Madrid en la primera parte, lo que le dejó perdido y en manos del Inter. Por suerte para los blancos, los italianos no estuvieron acertados ante un Courtois fantástico. En el descanso Ancelotti tiró de pizarra, reorganizó a los suyos y simplemente con subir la altura de sus laterales, con abrir más a sus extremos y con recolocar a Casemiro fuera su zona de confort, el Madrid pasó de ser dominado a controlar el juego. A partir de aquí el resultado pudo ser cualquiera. Esta vez salió cara.

ALINEACIÓN: (4-3-3) Courtois; Carvajal, Militao, Alaba,Nacho; Casemiro, Modric, Valverde; Lucas Vázquez, Benzema, Vinicius.

EL PLAN: En la primera parte el equipo no pareció saber cómo esponder al 3-5-2 del Inter. Tras el descanso leyó mucho mejor el partido.

LO MEJOR: El partidazo de Courtois, sin duda salvador del resultado. En lo colectivo, la buena lectura táctica de Ancelotti y su reorganización táctica tras el descanso.

LO PEOR: Casemiro, que nunca entendió el partido. En lo colectivo, los problemas del equipo en la primera parte para interpretar el planteamiento del Inter.

LA CLAVE: La pizarra. Demasiadas veces un partido se soluciona simplemente con pequeñas correcciones tácticas y un equipo que estaba desarbolado y a merced del contrario pasa a controlar el partido.

Uno por uno:

Ancelotti: El italiano tomó muchas decisiones en el inicio y luego en el descanso, todas lógicas y con sentido, lo que no quiere decir que fueran todas acertadas. Lo más llamativo fue ver a Alaba de central y a Nacho de lateral. Era evidente lo que buscaba: calidad en la salida por parte del austriaco, algo que el canterano no había dado en los partidos anteriores. Además, al colocar a Nacho de lateral sumó ese plus defensivo que Miguel Gutiérrez de momento no tiene. La teoría estaba clara y era lógica, pero en la práctica fue un desastre muchísimos minutos. Lo mismo ocurrió con Lucas Vázquez, que apareció como extremo derecho para trabajar defensivamente en esa banda, pero que nunca logró imponerse ni defensiva ni ofensivamente. Tras una horrorosa primera parte, Carletto reorganizó al equipo con acierto, dio altura a los laterales, adelantó a Casemiro y abrió las bandas. En todo ese ejercicio teórico, bien llevado a la práctica, el Madrid se hizo con el control del juego.

Courtois: Partidazo. Volvió a salvar al equipo con tres paradas de gol. Al mismo tiempo dio seguridad a una defensa que hacía aguas y a la que sostuvo con sus paradas. Se volvió a disfrazar de portero ganapartidos.

Carvajal: Le costó muchísimo entrar en juego, demasiado replegado, y sufrió continuos 2×1. Muy rápido en la corrección por dentro. Realizó un par de cruces casi en posición de central zurdo que tenían marchamo de gol, lo que habla del desorden defensivo de los blancos. En la segunda parte ganó mucha altura. Sólo con eso dejó de sufrir en defensa y hasta tuvo algo de presencia en ataque.

Militao: Empezó el partido muy descolocado y con despistes posicionales de peso. No pareció entenderse ni con Carvajal, lateral de su lado, ni con Alaba, su compañero en el eje de la defensa. Poco a poco fue entrando en el partido, casi siempre a base de acciones físicas. Fue claramente de menos a más en defensa. Con el balón y en la salida desde atrás del juego volvió a pasar de puntillas, con más sombras que luces.

Alaba: Ancelotti lo colocó de central para dar calidad a la salida de la pelota, pero al austriaco le faltó jerarquía con el balón. En defensa volvió a dejar muestras de tener muchísimos problemas para dominar el área y da la sensación de que le faltan fundamentos defensivos en la posición. Alaba gana duelos por velocidad, pero parece un central muy contextual, válido para defender hacia delante como hace el Bayern, pero con muchos problemas para ser dominante en defensas posicionales. Partido fue muy decepcionante.

Nacho: Sus últimos partidos le habían señalado. Ancelotti le sacó de la posición de central donde había naufragando y le colocó en el lateral para aprovechar su capacidad defensiva, faceta en la que el míster no ve a Gutiérrez. Este era un partido para saber defender. Trabajador en defensa, su aportación ofensiva en la banda no existió. En muchas ocasiones no supo muy bien donde colocarse y a qué altura jugar.

Casemiro: Pese a algunas acciones defensivas, su partido fue un desastre. Cuando el mediocentro de un equipo no sabe leer el juego lo normal es que arrastre a su equipo. Lento, torpe con el balón y jugando en una zona de confort inasumible con lo que ocurría en el campo. Durante muchos minutos fue un lastre táctico. Tras el descanso, y con la reorganización de Ancelotti, mejoró tácticamente: adelantó su posición y tapó a Brozovic, que estaba jugando a sus anchas.

Modric: Le costó entrar en juego, muy superado por el mediocampo interista, siempre en superioridad. Pese a su trabajo y a correr (demasiado), no encontró nunca socios para jugar en corto ni consiguió lanzar a Vinicius.

Valverde: Totalmente perdido en la primera parte. Al menos sus carreras y su trabajo de ida y vuelta le dieron cierto oxígeno al Madrid hasta el descanso. En la segunda parte, y junto a la mejora general, pasó a tener más protagonismo en jugadas ofensivas. Tiene que mejorar mucho sus últimos toques, sobre todo para afinar el pase, ya que estropea buenas acciones con malísimos pases. En general, de los más destacados.

Lucas Vázquez: Se supone que Ancelotti lo colocó en banda derecha para equilibrar con su trabajo el ida y vuelta de Perisic en el carril izquierdo italiano. Trabajador pero muy desacertado. Falló muchos pases sencillos muy superado por la presión del Inter. No tuvo ningún peso en el partido.

Benzema: Jnto a Vinicius, fue víctima de la incapacidad de los blancos para imponer su juego durante demasiados minutos. Como siempre se supo mover con inteligencia, pero en casi todas las jugadas le faltaron socios a su lado y le sobraron defensores italianos.

Vinicius: Solo al final del partido, con el Inter menos organizado y el juego más alocado, encontró espacio para atacar desde la velocidad y el regate. El final del partido fue suyo y demostró que hoy es imprescindible en este equipo. Es el único que aporta velocidad y desequilibrio.

CAMBIOS

Rodrygo: Salió en el 64 por Lucas Vázquez. Ancelotti le pidió que abriera el campo y verticalizara el juego, buscando continuos 1×1. Lo intentó desde su entrada con desigual fortuna, perdiendo casi todos los duelos, pero cambiando la cara del equipo, que pareció más dañino. Acertó en el último minuto con un remate que vale una victoria.

Camavinga: Salió en el 79 por Modric. Se ubicó como volante izquierdo y se le vio poco integrado en la circulación del balón, pero supo continuar una jugada y dar un pase de calidad a Rodrygo en el gol. Dos partidos, apenas media hora jugada y un gol y una asistencia, dos acciones bastante alejadas de lo que es este chico como centrocampista… Tiene estrella.

Asensio: Salió en el 90 por Vinicius. Sin tiempo para nada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here