Muchas son las incógnitas que rodearán al Real Madrid 2.0 de Carlo Ancelotti. Un equipo que se queda sin su icónica pareja de centrales; Varane y Ramos tratarán de echarle el cerrojo a Old Trafford y al Parque de los Príncipes. Vuelven cedidos como Ceballos, Odegaard, Jovic y Bale. Jugadores de tronío, eso es indiscutible, pero el encaje de unos y otros está por verse. Y lleguen o no refuerzos, Alaba aparte, el principal agujero que Carletto debe rellenar es el mismo que existe desde 2018: la falta de gol.

El curso pasado, condicionado por lesiones casi eternas, Zidane logró que el equipo compitiera hasta el final, aunque el Atleti se terminó quedando con el título de Liga que estaba en posesión de los blancos. Esta temporada toca redención. De hecho, el Real Madrid aparece como favorito junto al Barça a ganar la Liga según las cuotas de las páginas de apuestas deportivas. Simeone y su Atlético tratarán de impedirlo, seguro, pero según los apostantes aparecen un escalón por debajo de los dos equipos más laureados del fútbol español.

Para confirmar su condición de favorito en las casas de apuestas, el Madrid necesitará mejorar su capacidad goleadora, limitada desde el traspaso de Cristiano a la Juventus. Benzema ha dado un paso adelante, incluso dos. Ha dejado de ser un 10 que juega de 9 a un 9 con alma de 10. Jamás perderá su capacidad asociativa. Sin embargo, los goles de Karim no son suficientes para competir con la élite europea en la Champions y tampoco solucionan el problema en los torneos nacionales. Para evitar ese funambulismo perenne —la solidez defensiva y el acierto de Courtois son la red del madridismo—, la clave es recuperar goles y que el Real Madrid vuelva a ser ese equipo que trituraba a los rivales por su pegada.

Zidane supo competir con los mimbres de que dispuso y Ancelotti tendrá que hacer lo propio si no hay fichajes; salvo sorpresa de última hora, Mbappé o Haaland seguirán marcando sus goles para el PSG y el Borussia Dortmund. Se espera especialmente al primero, pero ahora mismo el entrenador debe adaptarse a la situación. Si viene algún crack, la presión será mayor, pero en el Real Madrid la exigencia no es ninguna novedad.

La sombra de Cristiano Ronaldo

Algunos de los jugadores que vuelven tras sus cesiones deberían tener incidencia en el juego ofensivo: Bale, Odegaard, Jovic… No obstante, el verdadero reto de Ancelotti responde al nombre de Eden Hazard. El belga llegó un año después de la marcha de CR7 a la Juventus con el objetivo de llenar su hueco. Sin embargo, las lesiones no le han dejado borrar la sombra del astro portugués, cada día más alargada. El rumor de un potencial regreso al Chelsea llegó a surgir a lo largo del verano. Si continúa, esta debería ser su temporada. No olvidemos que Hazard es ese jugador diferente que generaba toneladas de fútbol en Stamford Bridge. Para que el gol vuelva al Madrid, Eden es clave para completar todas las redenciones pendientes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here