Si te gusta el periodismo o simplemente te gusta escuchar una buena historia, Saludos Cordiales, de Pablo Juanarena, es tu podcast. Muy probablemente es uno de los mejores que se han hecho en estos años. Una historia contada desde la pasión por el periodismo, entretenida y honesta. No es necesario haber vivido esa época para disfrutarla, aunque los recuerdos en primera persona lo estimulan.

José María García y José Ramón de la Morena son parte de la historia de la radio, dos referentes indiscutibles de la radio deportiva nocturna. Sus programas cambiaron el prime time y los convirtieron en verdaderas estrellas mediáticas. Un periodismo que cambió la forma de entender una profesión, creó escuela y llevó a miles de jóvenes a la facultad de periodismo.

Eran dos formas muy distintas de entender la radio nocturna. El talento natural de ambos para encontrar y contar historias les hizo competir hasta grados extremos. La audiencia era el mapa del tesoro, los anunciantes los doblones de oro, la ambición por ser el número 1, la guerra.

García representaba la vieja escuela. Un periodismo incómodo, protagonista, liderado en primera persona. El poder y relevancia de García se trasladaba a su forma de comunicar y acercarse a su audiencia. De la Morena era todo lo contrario. Su programa era más coral, cercano, enfocado en entretener y divertir. Un nuevo periodismo que fue muy bien acogido por los más jóvenes hasta el punto de magnificar la realidad de la profesión. Quizá hoy en día estamos viendo algo parecido con Ibai, pero eso es otro tema.

Con la salida de José Ramón de la Morena se cierra una etapa. Desde El Larguero al El Transistor ha acompañado a millones de personas durante muchas noches. Su guerra con García ya es historia del periodismo. Este podcast es una buena forma de engrandecer sus 40 años en la radio, con sus errores y aciertos.

Escucharlo me ha hecho recordar muchas sensaciones: desde la admiración profunda, al sueño imposible de trabajar en la radio. Desde generarme desidia por la radio nocturna al agradecimiento merecido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here