Parece que las negociaciones entre el Real Madrid y Kylian Mbappé están a punto de cristalizar para que el francés fiche por el club blanco. Florentino Pérez lleva mucho tiempo detrás de este magnífico jugador y la familia madridista está deseando verle en el Bernabéu metiendo goles, yo el primero. Sin embargo, aún siendo un crack mundial técnica, táctica y físicamente, bajo mi humilde opinión no es el jugador que ahora necesita el Madrid. Por lo que cuesta —180 millones de euros según afirma la prensa deportiva— el mercado ofrece a dos jugadores top que podrían encajar en la plantilla y ofrecer un rendimiento óptimo varias temporadas. Uno de esos fenómenos iguala los registros técnicos, tácticos y físicos de Mbappé y supera ampliamente el objetivo fundamental de cualquier delantero: el gol.

Los dos jugadores a los que me refiero son Erling Haaland y Paul Pogba. La velocidad punta del noruego (36 km/h) está muy cerca de la del francés (38 km/h), pero la fuerza relativa (potencia por kilo de peso corporal) de Haaland es ligeramente superior dadas las antropométrias de ambos: Haaland mide 1,94 y pesa 88 kilos y Mbappe mide 1,78 y pesa 73.

Técnicamente son parecidos aunque en espacios reducidos Haaland se maneja mejor. Mbappe es más efectivo con más campo para correr (en ocasiones se aturulla en espacios reducidos). Tácticamente, Haaland tiene más movilidad: cae a banda y baja a mediocampo para tocar a uno o dos toques y de ahí tira diagonales a toda pastilla para llegar por sorpresa al área contraria y en un porcentaje altísimo haciendo gol. Mbappé es más estático ejerciendo su influencia en banda izquierda y en ocasiones dribla hacia dentro para buscar con pierna derecha el palo más largo.

Y nos queda Paul Pogba, el preferido de Zidane, que lo quería en su etapa como entrenador para reforzar el mediocampo. Actualmente, con la posición de Casemiro más cerca de los centrales, el poderío físico de Pogba le permitiría llegar al área contraria constantemente y ocupar tanto campo como Modric (aunque es siete años más joven), con juego corto y también en largo, como Kroos (tres años más joven). Además, Pogba cae a los costados cuando es necesario hacer coberturas a los laterales y es muy superior a ambos en el juego de cabeza.

Haaland y Pogba cubrirían con garantías las necesidades del equipo en dos zonas fundamentales, el área y el mediocampo. No olvidemos que Benzema no es eterno y a Modric y Kroos cada vez les cuesta más soportar el trajín del fútbol de alta intensidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here