Se dice que los goles son el resultado del juego de un equipo, pero en Vitoria sucedió al contrario: el Madrid sólo se encontró cuando se adelantó en el marcador. Con el aire a favor llegaron algunos detalles de buen fútbol tanto individuales como colectivos, pero sin continuidad. 

ALINEACIÓN: (4-3-3) Courtois; Lucas Vázquez, Militao, Nacho, Alaba; Valverde, Casemiro, Modric; Bale, Benzema, Hazard.

EL PLAN: Todo lo bueno y lo malo pareció sujeto con alfileres. Ritmo bajo, circulación lenta —queriendo que fuera segura— y poca velocidad en ataque. Todo confiado a la calidad individual de los jugadores.

LO MEJOR: Benzema vuelve como se fue, acertado de cara al gol. En lo colectivo cuesta destacar algo notable.

LO PEOR: La ausencia jugadores jóvenes en el once titular. Solo Valverde, y por la lesión de Kroos, apareció en la alineación inicial.

LA CLAVE: El acierto en acciones individuales abrió la puerta a una victoria que por fútbol coral estaba costando conseguir.

Uno por uno

Ancelotti: Es un entrenador conservador y poco dado a frivolidades. En su once apostó por la veteranía, en algún caso como en el de Hazard, sin haber debutado en ningún amistoso. Dejó en el banquillo a todos los chicos jóvenes y algunos como Miguel Gutiérrez, Rodrygo o Vinicius podían haber sido titulares por sus prestaciones en la pretemporada. Formó con un clásico 4-3-3 con Alaba de lateral, Casemiro muy atado en el eje y con Hazard en la izquierda con mucha movilidad y jugando mucho por dentro. Con un bloque medio-alto y sin apenas presión tras pérdida. Al hablar de Odegaard, Ancelotti comentó que hay ocho jugadores en su posición, pero las cuentas no salen salvo que el italiano considere a Asensio como un posible volante; de hecho, los tres minutos que disputó lo hizo en esa posición.

Courtois: El Alavés apenas le llegó con peligro. Seguro con los pies, supo jugar muy adelantado cuando el juego lo demandaba.

Lucas Vázquez: Defensivamente ha arrancado con más dudas de las que terminó el curso pasado. Descolocado en alguna jugada en la que le ganaron fácil la espalda, le costó entenderse tanto en defensa como en la salida del balón con Militao. En ataque dejó alguna buena internada, pero le faltó finura en los últimos toques.

Militao: Solventó gracias a su físico varios errores que cometió por estar muy descolocado. Posicionalmente es un jugador al que le faltan conocimientos del juego y no se sitúa bien en la lectura de muchas jugadas. Con el balón dejó un par de cambios de sentido interesantes, pero se embarulló en muchas ocasiones finalizando jugadas con despejes sin dirección. Se le vio rápido y solvente en el 1×1.

Nacho: Firmó un notable partido, y eso que le tocó lidiar con Joselu, un ariete corpulento y dominante en el juego aéreo. Rápido y contundente, asumió el rol de jefe de la defensa a la hora de salir jugando desde atrás. Muy vivo en alguna acción ofensiva.

Alaba: Debutó como lateral zurdo. Comenzó el partido como si jugase en el Bayern y en los primeros minutos hizo no menos de cuatro desmarques al espacio, por supuesto en ninguno recibió el balón. Quince minutos tardó en darse cuenta que el Madrid juega lento y al pie. Participó mucho en la circulación, pero casi siempre con un juego plano con pases de seguridad. Dio la sensación de entenderse mejor con Vinicius que con Hazard. Se está acoplando al equipo.

Valverde: Dio la sensación de que Anceloti no quería que jugase con tanto vuelo como lo hacía con Zidane, algo entendible si tienes arriba a Hazard y Bale, que defensivamente tienden a desconectarse, y quieres evitar que el equipo se te parta. Eso le penalizó en su juego. Muy contenido en ataque, tuvo presencia en la circulación y en las coberturas defensivas. El Valverde box to box apareció para firmar la jugada del tercero del Madrid, donde dejó claro dónde es diferente y cuál debe ser su rol.

Casemiro: Muy falto de ritmo, Ancelotti le protegió haciéndole jugar por delante de los centrales pero sin apenas incorporarse al ataque. Lento en sus acciones y torpe con el balón, fue el jugador que más demostró que está en pretemporada. Sin peso en el partido.

Modric: Sin Kroos en el campo, fue el encargado de dar con el tempo del juego. Pese a que corrió mucho, no logró imponer un ritmo claro en ningún momento. Como siempre dejó acciones de calidad técnica y finura con el balón, pero nunca encontró a un socio en mediocampo con quien domar el partido. Sustituido en el 88, jugó más minutos de los que debería.

Bale: Comenzó siendo el más incisivo, que no acertado. Desde la derecha buscó las diagonales para encontrar posiciones para su disparo. Fue de más a menos y el partido se le fue haciendo largo. Ya no tiene la velocidad imparable de antaño, lo que le hizo desaprovechar dos contras muy claras. Debería hacer más cosas para ser titular.

Benzema: Volvió como se fue, atinadísimo de cara a puerta. Como siempre se movió por todo el frente de ataque para ser el amigo de todos. Se entendió bien con un Hazard que jugó mucho por dentro, pero en alguna ocasión ambos exageraron el gesto con alguna pared de más. Sin duda el jugador del partido.

Hazard: Luz al final del túnel. Muy lejos del jugador determinante del Chelsea, dejó un ramillete de acciones de calidad, alguna como el pase de gol a Benzema, de puro virguero. De momento no ha sido más que un buen comienzo ya que de él se espera sea diferencial, pero para eso tiene que volver a ser valiente y encarar a los rivales, cosa que de momento no hace. Tiene que recuperar ese segundo que ha perdido.

CAMBIOS

Vinicius: Entró por Hazard en el 66’. Toda la velocidad que ya no tienen ni Hazard ni Bale a él le sobra. En apenas 30 minutos volcó el campo a su banda y fue el protagonista ofensivo de los blancos. Buenos minutos con gol incluido.

Rodrygo: Entró por Bale en el 68’. Salió rápido y con ganas de encarar. Firmó un muy buena jugada dejando rivales atrás con clase y velocidad. Vinicius le robó protagonismo, pero él estuvo donde y como hay que estar, agresivo y punzante. Como su compatriota, buenos minutos.

Isco, Jovic y Asensio: Entraron por en el 88’ por Modric, Benzema y Valverde. Los tres estuvieron más tiempo junto al cuarto árbitro preparados para entrar que sobre el césped.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here