En el fútbol hay una superioridad real y otra estética. La superioridad real es la que termina por reflejarse en el marcador, al menos en el 90% de los casos. La estética es aquella que no agrede al contrario. Ante el Levante, y pese a adelantarse pronto, los de Ancelotti fueron más estéticos que efectivos, especialmente en la primera mitad. En la continuación el partido se volvió loco, con decisiones chirriantes desde el banquillo. El empate final (3-3) mostró muchas más debilidades que fortalezas en el Real Madrid. 

ALINEACIÓN: (4-3-3). Courtois; Lucas Vázquez, Militao, Nacho, Alaba: Valverde, casemiro, Isco; Bale, Benzema, Hazard.

EL PLAN: El Madrid jugó tres partidos en uno. En el único que se vio un plan claro fue en el que se jugó desde el gol de Bale hasta el descanso. En ese tramo, el equipo se colgó del talento de Isco. Todo eran balones al malagueño y que él inventase.

 LO MEJOR: El renacer de Isco (veremos cuánto le dura) y ese Vinicius disfrazado de Mbappé.

LO PEOR: Todo lo relacionado con la defensa, ya sea a nivel individual como colectivo.

LA CLAVE: La cadena de errores defensivos que terminaron arrastrando a un pobre juego, sin ideas, sujeto con alfileres.

Uno a uno

Ancelotti: En su equipo hay más dudas que certezas. Para colmo, cinco de los titulares ante el Levante lo dejarán de ser en cuanto Mendy, Carvajal, Kroos y Modric estén en condiciones. La sensación es que el italiano está esperando a ajustar su once cuando se recupren los ausentes. Entonces afianzará un sistema, una idea y un plan. Su dirección de campo en el Ciutat de Valencia dejó varios interrogantes. Cuesta entender el cambio de Isco, así como la posición de Asensio en mediocampo o que Hazard y Bale jugaran ambos por dentro.

Courtois: El año pasado remarcábamos sus porterías a cero, en ocasiones porque apenas recibía tiros. Esta vez el Levante remató tres veces a puerta y marcó tres goles. En su defensa hay que decir que estaba vendido en los tres.

Lucas Vázquez: Poco se vio del lateral seguro y convincente del año pasado. En defensa estuvo muy superado y sin apenas aportar en ataque. Sale muy señalado por sus errores en demasiadas acciones. Fue protagonista negativo en el primer gol por su descolocación, lo que habilitó un posible fuera de juego; en el segundo (más error de Bale) tampoco salió ileso.

Militão: Mezcló acciones de mérito, casi todas en defensa y casi siempre gracias a su físico. También tuvo embarullamientos con el balón a la hora de salir jugando y dejó muestras de una pobre calidad técnica. Ninguno de los goles granotas señala a la pareja de centrales como culpables, pero tampoco les declara inocentes. En lo coral, el Madrid fue una verbena en defensa con un pésimo dominio de su área.

Nacho: Comenzó bien con un par de acciones defensivas muy notables, pero según iba enloqueciendo el partido le faltó jerarquía para dominar su espacio tanto en defensa como en la salida del balón. Permitió que Militao rifase demasiados balones.

Alaba: En defensa dejó lagunas que tienen mucho que ver con cómo ha estado defendiendo siete años en el Bayern, siempre hacia delante, y cómo se defiende en el Madrid. Con el balón se volvió a mostrar seguro y con clase, pero también se apreció que, de momento, su entendimiento con Hazard brilla por su ausencia.

Casemiro: Lento y descolocado, nunca logró dominar su franja central. Necesitó continuas ayudas tanto de Valverde como de un Isco muy bullicioso. Con el balón, y pese a su notable asistencia a Vinicius en su primer gol, volvió a ser el jugador pastoso y sin chispa que del año pasado. Sin Kroos y Modric parece peor jugador.

Fede Valverde: Como tantos jugadores de gran físico, demasiadas veces se equivoca creyendo que la solución está en correr, en acaparar cuanto más campo mejor. Como dice el refrán, “quien mucho abarca poco aprieta”. Eso le pasó al uruguayo contra el Levante: por querer estar en muchos sitios, muchas veces no estuvo en ninguno. Sin Modric ni Kroos en el campo, el Madrid necesitaba tacto y circulación del balón más que carreras y presión.

Isco: Hasta su sorprendente cambio era el mejor jugador sobre el campo. Durante casi media hora de la primera parte, posiblemente la mejor del Madrid, el equipo jugó al Isco/sistema. El malagueño era el amigo de todos, a todos les daba una opción de pase y además fue el único, hasta la salida de vinicius, que se atrevió con continuos 1×1.

Bale: De él siempre decimos que es capaz de hacer números notables sin necesidad de jugar buenos partidos. Colocado como falso extremo derecho, pero jugando siempre por dentro, el galés apenas aportó nada al partido. Como tantas otras veces se olvidó de defender (para mí la foto de 1-2 es para Bale y no para Lucas) y tampoco buscó desbordar. Su cambio estaba cantado.

Benzema: Hay jugadas que definen a un futbolista y la del 0-1 le define a él. Esta vez solo fue ese detalle y alguna combinación en la banda izquierda lo que aportó al partido. Le costó entrar en juego y se excedió en triangulaciones que frenaban el ritmo del juego.

Hazard: Volvió a ser un jugador académico pero sin chispa. Nada o casi nada de lo que hizo fue de mérito, siempre se movió por dentro y nunca buscó desbordar. Muy lejos de la zona donde él es diferencial. El Madrid necesita urgentemente una versión del belga que no sea light. Y ojo que Vinicius está levantando la voz.

Cambios

Vinícius: Hizo media hora demoledora, quizá porque el partido se había vuelto loco y el escenario le era propicio. Marcó dos goles de bella factura con remates de fino estilista y no de duro fajador. Dos partidos, tres goles. Por fin algo más que descaro, velocidad y potencia.

Rodrygo: Dejó un par de detalles. La locura y el caos táctico no le sientan tan bien como a Vinicius. Le costó encontrar una posición en el campo donde tener protagonismo.

Asensio: Parece que Ancelotti le ve como un volante ofensivo, como un Donadoni que dé calidad en el centro del campo y llegue al área. Como a Rodrygo, el partido no le dejó posicionarse sobre el campo con jerarquía y se dedicó a buscar su disparo más que a jugar al futbol.

Carvajal: Tras meses sin jugar, estuvo serio en defensa y muy participativo con el balón. Primeros minutos de calidad en un partido que invitaba a la equivocación.

Jovic: Muy poco. Al menos intentó participar. Sorprende que en el Real Madrid haya que destacar como positivo algo así.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here