Empezó la Liga y el Real Madrid ya se ha puesto líder después de un buen partido en Vitoria. La afición madridista está esperanzada, no solo por las sensaciones que dio el equipo, sino por las prestaciones que durante 60 minutos ofreció Hazard, la estrella rutilante que fichó Florentino y que, por las lesiones, ha disminuido ostensiblemente su rendimiento desde que llegó al Real Madrid.

En el partido contra el Alavés, Hazard se mostró muy participativo y en una frivolité técnica dio un balón de oro a Benzema para que hiciera gol. Sin la pelota trabajó con actitud y ayudó al equipo en la presión. Mostró pinceladas de su explosividad con varios acelerones y frenazos, aunque la potencia y la velocidad punta que lució en el Chelsea aún queda lejos.

No puedo ni debo hacer juicios de valor prematuros, sin embargo atisbo ciertos cambios que presagian que el final de su calvario particular está cada vez más cerca. Parece mas seco, con 3 o 4 kilos de menos y con un I.M.C. (índice de masa corporal) seguramente cerca del 7%, lo que ha propiciado que aumente su fuerza relativa (potencia por kilo de peso corporal). Su volumen de oxígeno máximo mejoró en el tiempo que estuvo sobre el campo y su expresión corporal no reveló signos de fatiga.

Creo que el método italiano liderado por Pintus ha dado con la fórmula para que Hazard cumpla de una vez por todas todas las expectativas que levantó cuando llego al Madrid. Su porcentaje de grasa y su consumo de oxígeno se han visto beneficiados con carreras largas por encima de 3-4 km a primera hora de la mañana y en ayunas para estimular que el organismo tire de los ácidos grasos como combustible. Paralelamente, la pérdida de peso incide muy positivamente en el aumento de su fuerza relativa (potencia por kilo corporal). La realización de tests con evidencia científica prueba que repetidos periódicamente 24 horas antes de los partidos y 24, 48 y 72 horas después de los mismos los datos objetivos del nivel de fatiga neuromuscular permiten evitar lesiones musculares y bajadas de rendimiento físico.

El nivel de la hormona C.P.K. (creatin kinasa) a través de una analítica de sangre nos revela el nivel de fatiga muscular, el test de velocidad pico (o velocidad punta) nos ofrece el nivel de fatiga de la fibra rápida (fast twitch) y con el test de salto vertical (C.M.J.) completamos la batería de pruebas que nos dan una valiosa información del estado físico del jugador para encarar los partidos. Asimismo, ayuda a establecer la recuperacion necesaria en tiempo y en medidas regenerativas para volver a competir en un estado físico óptimo y alargar el mayor tiempo posible la aparición de lesiones musculares. No olvidemos, no obstante, que las lesiones siempre son un amenaza porque el fútbol es uno de los deportes más exigentes a nivel articular y muscular y el jugador cuando compite somete a sus articulaciones y a sus músculos a un estrés fisiológico límite.

No pongo en duda que todas estas medidas se hayan puesto en valor en la anterior etapa de Zidane como entrenador y Dupont como preparador físico —toda la información científica referente al futbol la manejan y la conocen todos los staff técnicos—, lo único que constato es que el protocolo, en porcentaje muy alto, demuestra su eficacia. Como madridista espero y deseo que ahora funcione.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here