La Selección masculina de baloncesto debutó en los Juegos Olímpicos de Tokio con una cómoda victoria ante Japón (77-88). Con el marcador empatado en el segundo cuarto los de Scariolo colocaron un parcial de 19-0 que dejó el partido muy encarrilado. Ricky Rubio fue el principal artífice de la brecha y acabó con 20 puntos y 9 asistencias. Antes y después de esta tormenta perfecta el encuentro se pareció mucho a lo que acostumbran a ser los debuts de España en las últimas competiciones.

El rival más flojo del grupo plantó cara durante bastantes tramos del encuentro, evitando que España sumara una buena diferencia de puntos a su basketaverage. De cara al futuro sorteo de cruces, el diferencial de puntos será decisivo para clasificar (en caso de quedar tercero, pasan los dos mejores) o para colocarse en el bombo de los cabezas de serie (lo ocupan los líderes de cada grupo y el mejor segundo). Con una victoria ante Argentina la Selección solo tendría que hacer cuentas para conocer su lugar en el bombo.

Con el enfrentamiento ante los argentinos en el horizonte, Sergio Scariolo no mostró sus cartas ante los anfitriones. El quinteto Ricky-Rudy-Abalde-Claver-Marc es por el que ha apostado desde la baja de Juancho. El mal desempeño de Abalde al inicio de partido provocó su sustitución por Abrines. Con el jugador del FC Barcelona en pista, el juego de España y los espacios en campo rival crecieron. Ante los malos porcentajes exteriores, colocar al mejor tirador del equipo en cancha es una idea tan lógica como efectiva. Su mezcla con el resto de titulares luce más natural que la de Abalde. Victor Claver, otro cuya presencia en los cincos iniciales ha podido sorprender, reivindicó su sitio con su buena defensa ante Hachimura y su entrega en ambos tableros.

Desde el banquillo, la dupla formada por Sergio Rodríguez y Pau Gasol volvió a aportar puntos fáciles y dinamismo a la segunda unidad. El base canario, desde la preparación, se está ganando compartir minutos como escolta al lado de Ricky Rubio, el director indiscutido de la Selección. Respecto a Pau, queda la duda de si se levantará su restricción de minutos en encuentros más apretados o Scariolo seguirá eligiendo la calidad de estos minutos sobre la cantidad. El combinado nacional tiene recursos suficientes para que Pau Gasol sea un arma secreta que utilizar en momentos puntuales. Además, la presencia de Willy Hernangómez obliga a repartir más aún los minutos en el cinco.

Aunque la entidad del rival no permite analizar el juego de la Selección, las cuestiones que quedan en el aire son la titularidad de Abalde y el tiempo en cancha de Pau Gasol. Otro de los que ha dejado dudas ha sido Garuba, que no ha sido capaz de convertir su exceso de actividad en algo positivo para el equipo. Más bien ha traducido esta energía en nervios y malas decisiones. Su potencial defensivo y físico será mucho más necesario para España ante selecciones más potentes en lo físico. El partido ante Argentina sí es una prueba de nivel para el equipo de Scariolo, que deberá imponer un ritmo alto para no permitir que Scola encuentre su sitio en ataque y castigar el físico de los interiores argentinos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here