A menos de dos semanas del debut de la Selección española en los Juegos Olímpicos de Tokio, Scariolo sigue sin haber decidido sus doce elegidos para la lista final. La baja de Juancho Hernángomez ha sido un vuelco para la planificación, asegurando la presencia de algunos jugadores y complicando la de otros. Esta baja se suma a la de Sebas Saiz y Sergi Martínez, lo que deja aún dieciséis jugadores en el roster y cuatro futuros descartes por realizar. Con el anuncio oficial de la lista de deportistas españoles del Comité Olímpico Español para los Juegos Olímpicos tan solo queda una plaza en al aire, la del sustituto del pequeño de los Hernángomez. Entre los once: Ricky Rubio, Sergio Rodríguez, Sergio Llull, Alex Abrines, Rudy Fernández, Alberto Abalde, Víctor Claver, Usman Garuba, Pau Gasol, Willy Hernángomez y Marc Gasol.

Los mayores beneficiados de la lesión de Juancho han sido Garuba y Abalde, aunque su presencia era también muy probable en el contexto anterior. El ala-pívot debía disputar el puesto con Oriola, y ahora ambos pueden encontrar su hueco en la convocatoria. Abalde, por su parte, era el mejor colocado para hacerse con un hueco como escolta-alero suplente. El agujero que deja Juancho en el 3 y la capacidad del gallego para ocupar las tres posiciones exteriores le ha asegurado una de las doce plazas. Con Alocén prácticamente descartado, el puesto número doce se debate entre tres jugadores muy diferentes entre sí y que juegan en distintas posiciones. Darío Brizuela, Xabier López-Aróstegui y Pierre Oriola pelearán por la última vacante.

Cada uno de ellos presenta una candidatura consistente. Brizuela ha sido, con cierta diferencia, el más destacado de los tres en los partidos de preparación. Además, el escolta encaja en el rol de anotador exterior clásico, con habilidad para desatascar encuentros desde el banquillo y crearse sus propios tiros. Sin embargo, su encaje con otro jugador similar como Sergio Llull parece complicado. Las opciones de Xabier López-Aróstegui pasan por las necesidades en el puesto de 3. Si finalmente Scariolo apuesta por Claver en el 4, el equipo quedaría sin un alero puro para ocupar esa posición. Las decisiones del entrenador italiano apuntan a esta dirección, pero con Abalde y Rudy copando el 3 y pocos minutos para López-Aróstegui. En cuanto a la situación de Oriola, su experiencia y su buena actitud ante la falta de minutos hacen que su elección sea muy probable. Por otro lado, su incorporación a la convocatoria provocaría un overbooking en la rotación interior. Cinco o seis jugadores se disputarían solo dos puestos.

A la hora de hacer cábalas sobre esta última elección, y para evitar el dramatismo, se debe recordar que el rol que ocupará este jugador será bastante residual. Rabaseda, Beirán y Colom, los tres últimos jugadores de la rotación del pasado Mundial, sumaron 60 minutos en todo el torneo. Por esta razón, quizá el motivo principal de esta decisión sea lo que pueda aportar al grupo la persona, más que el jugador. En este caso, la plaza se debate entre la integración de dos jugadores con futuro en la Selección como Brizuela o XLA o la aportación de un veterano con peso en el vestuario como Oriola.

Brizuela (11 puntos) firmó su partido más destacado ante Francia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here