La pretemporada es una época fundamental para que los jugadores de fútbol encaren la temporada a un nivel físico que les permita afrontar los prácticamente 60 partidos que disputarán —entre Liga Copa del Rey y Champion League— con las garantías de un rendimiento físico óptimo. La fisiología del ejercicio nos dice que son cinco semanas con entrenamientos bicotidianos (mañana y tarde).

El Real Madrid ha fichado como preparador físico a Antonio Pintus, un italiano de enorme prestigio dentro de la profesión que ya trabajó con los madridistas en los dos últimas Champions, lo que significa que el método de la Escuela Italiana es sinónimo de éxito. No hay que olvidar que los italianos, brillantes vencedores de la última Eurocopa, tienen en su palmarés cuatro Mundiales y a nivel de clubes el Milán ha levantado siete Copas de Europa, sólo por detrás del Real Madrid (13).

Las capacidades condicionales que intervienen en el fútbol son la Capacidad y la Potencia Aeróbicas, la Fuerza explosiva y la Velocidad. En los primeros días Pintus ha insistido en la Capacidad Aeróbica (cantidad de energía de una vía metabólica en este caso Aeróbica) con carreras continuas de 15-30 minutos ininterrumpidos con una frecuencia cardiaca baja 120-130 pulsaciones por minuto. Así se consigue el steady state (estado de equilibrio entre el gasto de CO2 y el consumo de O2). Este trabajo lo está combinando con sesiones en gimnasio de Fuerza-Resistencia con sobrecarga (pesas) de no más de 30 kilos pero con repeticiones amplias (15-20). De esta manera se van adaptando la función muscular y los tendones para el trabajo de potencia y velocidad que vendrá después.

Una vez superada esta fase entra en acción la Potencia Aeróbica: distancias largas 600-800-1000 metros con un tiempo determinado de 3-4-5 minutos con pausas que equivalen al 50 por ciento de la carga establecida. Así conseguiremos mejorar el volumen minuto (cantidad de sangre que bombea el corazón en un minuto), y aunque la frecuencia cardiaca esté más alta 160-170, con este trabajo conseguiremos que la recuperación cardiaca sea más rápida en descender a niveles que permitan al jugador repetir esfuerzos intensos uno detrás de otro con las suficientes garantías de oxigenación muscular.

En la última semana hay que dinamizar todo el trabajo acumulado y ahí entran la potencia y la velocidad. Los multisaltos verticales y horizontales, junto con la repetición de distancias cortas 10-15 metros al máximo de velocidad, darán por finalizado el trabajo de pretemporada. A partir de ahí una vez empezada la Liga el balón tendrá más protagonismo sin olvidar las sesiones físicas que mantendrán el nivel adquirido.

Durante estas cinco semanas, el trabajo pormenorizado con objetivos fisiológicos es la fórmula ideal para un rendimiento óptimo a lo largo de la temporada y la garantía de la ausencia de lesiones. Estoy convencido que esta temporada el Real Madrid adquirirá un nivel alto de preparación física porque al frente de esta parcela está un profesional convencido como otros muchos (entre los que me incluyo) de que para un fútbol actual de “alta intensidad” hay que dotar a los jugadores de una preparación multilateral, donde la exigencia física, la alimentación, el descanso y los controles físicos aseguren no solo el rendimiento físico óptimo sino que a la vez cuiden de su salud. Y con eso pocas bromas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here