Gareth Southgate es hoy el saco al que le llegan todos los golpes. Lo sencillo es criticar tanto sus decisiones técnicas como tácticas, pensar que su exceso de conservadurismo es el culpable de una derrota que le ha costado una Eurocopa a su selección. Es más, muchos, por no decir todos los que alabaron a un equipo sólido, que no encajaba goles, trabajador y persistente en una idea, se esconden o cambian de caballo a mitad del río. La victoria tiene mil padres, pero la derrota…

Pocos responsabilizan a la Premier. Su burbuja de fichajes (con un gigantesco dopaje financiero) engaña a los que opinan sin ver (y no son pocos), sólo guiados por el precio de los traspasos. Tras la derrota, lo fácil es señalar a Southgate y obviar a Sterling, Mount, Shaw, Stones o Sancho.

Esta Euro nos ha mostrado con más claridad que nunca un hecho indiscutible: muchos jugadores que parecen megacracks por sus sueldos no son más que buenos jugadores. Buenos y punto. Inglaterra no ha sido la excepción, probablemente haya sido el ejemplo.

La selección inglesa ha demostrado que es un equipo bien trabajado, con una idea clara de fútbol, con un juego potente y un ritmo físico alto, virtudes que le llevaron a la final. Pero hoy eso no se ve. Los perdedores son víctimas de la crítica ventajista, esa que desprecia en la derrota lo que el día antes alabó en la victoria. Para la mayoría de periodistas y comentaristas, el culpable del resultado es el seleccionador y su planteamiento conservador. Pero los hay aun más ventajistas en su ataque a Southgate. Son los que critican la entrada de Sancho y Rashford para lanzar los penaltis. Criticas que no existirían si los dos implicados hubieran acertado sus lanzamientos.

A unos y otros les recomiendo recordar lo que se dijo sobre Van Gaal y Tim Krul. En 2014, en el Mundial de Brasil y ante Costa Rica, el técnico holandés utilizó esa misma estrategia. Van Gaal decidió sustituir a su portero titular, Cillessen ,por Krul, su suplente, experto en detener penaltis. Aquello se tomó como una genialidad porque salió bien…

Así son las cosas: nunca se analiza la idea, solo el resultado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here