Luis Enrique: De inicio sólo hizo dos cambios, ambos en defensa: recuperó a Pau Torres y a Jordi Alba. El resto fueron los mismos que iniciaron el partido ante Croacia. Pese al buen comienzo, y la llegada del gol —un rebote afortunado—, el partido se fue espesando. Tras el cambio cantado en el descanso de un Sarabia renqueante por Dani Olmo, Luis Enrique tardó en mover el banquillo. Cuando lo hizo, tomó dudosas decisiones. Sólo movió piezas ofensivas cuando en el mediocampo había una clara necesidad de cambiar y dar oxigeno para imprimir velocidad al juego. Su dirección de campo dejó dudas, con movimientos tácticos y técnicos tardíos y discutibles. Aunque el resultado y la clasificación para semifinales deja un aroma a victoria, hay una realidad que preocupa y que no nos puede confundir en el análisis.

Unai Simón: Sin apenas trabajo durante el partido, especialmente tras la expulsión que dejó a los suizos con 10. Llegar a los penaltis cuando llevas tantos minutos sin actuar necesita de una gran concentración. Pues él, se paró dos y mostró su categoría después del fallo inicial de Busquets. Fue protagonista y héroe de la clasificación.

Azpilicueta: El único defensa de verdad en la vanguardia española. Serio y siempre atento a cerrar a los centrales y a tapar su banda. No brilló ni en ataque ni en la circulación del balón. De momento es la seriedad defensiva en La Roja, aunque tras la expulsión de Freuler le faltó presencia ofensiva en esa banda,

Laporte: De nuevo central diestro con la entrada de Pau Torres. Como en muchos partidos de esta Eurocopa, mezcló luces y sombras. Menos lúcido con balón en esos cambios de juego con los que brilló ante Croacia. En defensa le volvió a faltar ese punto de agresividad imprescindible para dominar balones divididos.

Pau Torres: Absolutamente desconocido y superado. Su Eurocopa está siendo un desastre. Pau es un futbolista de calidad y buen pie, pero con problemas defensivos cuando se tiene que mostrar agresivo y expeditivo. En este torneo las estas carencias se le están agrandando sin que su fútbol aparezca. De los señalados.

Jordi Alba: Entró de nuevo en el once. Sin brillar en ninguna fase del juego, sí supo darle a su banda un toque de veteranía a la hora de mantener el balón. Le faltó desborde y atrevimiento en muchas jugadas. Pecó de la excesiva “racionalidad” que lleva al equipo a ser inocuo demasiadas veces. 

Busquets: Es un futbolista que juega a ritmo de vals. Supo serenar el juego cuando los suizos aceleraron el partido. El problema es que luego no supo/pudo acelerar ese fútbol para dar velocidad al juego de la Selección cuando ese ritmo pausado no nos beneficiaba ante la poblada defensa suiza. Le sobra calidad, tanta como ritmo de juego le falta. Desaparecido en la prórroga.

Koke: Volvió a dar un curso de inteligencia futbolística para equilibrar el juego en la zona ancha. Su trabajo se volvió a acompañar de un oscuro pero titánico desgaste físico. Luis Enrique lo retiró para dar entrada a Llorente, pero no el centrocampista que debía ser sustituido.

Pedri: El seleccionador está haciendo una gran inversión de futuro con Pedri. El culé volvió a dejar detalles de futbolista de tronío con el balón y gran capacidad para la asociación, pero su partido fue muy pobre. Durante muchos minutos era un cambio clarísimo. 

Sarabia: Repitió en el once titular. Nada más iniciarse el partido dio señales de estar lesionado, aunque jugó toda la primera parte. Apenas tuvo peso en el partido. El entrenador le pidió que jugase muy abierto para crear espacios por dentro, pero cuando recibió no encaró como ante Croacia.

Morata: Volvió a correr mucho y jugar muy poco. Nunca logró encontrar una posición clara de remate pese al dominio posicional de la Selección. Tras un par de malos controles, Luis Enrique le sustituyó por Gerad Moreno. Akanji le superó continuamente en cada balón dividido.

Ferrán Torres:  Pasó por las tres posiciones del ataque de La Roja. Se mostró muy voluntarioso y descarado, intentando siempre el 1×1 ante la defensa suiza. Le faltó acierto en algunas jugadas y fue claramente de más a menos.

Sustituciones

Dani Olmo: Entró por Sarabia en el 71′. Dinámico y con mucha intención, buscó continuamente el remate. Pero esta vez no estuvo acertado en la finalización. Es el jugador más decidido ante el gol del equipo español.

Gerard Moreno: Salió por Morata en el minuto 54. Comenzó centrando su posición para luego caer a banda derecha dejando a Ferrán como delantero centro, en una dudosa decisión táctica de Luis Enrique. Muy participativo, falló varios remates claros y Sommer le hizo dos paradones que olían a gol. Ni él ni Morata le están dando a este equipo ninguna fiabilidad ofensiva.

Llorente: Entró por Koke en el minuto 90. Jugó en su sitio, o al menos en el sitio en el que ha brillado en el Atleti. Fresco físicamente, dejó jugadas de fuerza y desborde para dar la razón a los que opinan que puede jugar en una Selección dominante como esta; también cometió algunas torpezas con el balón que pueden dar la razón a los que opinan lo contrario. Tuvo un par de ocasiones de gol y le faltó calidad en los remates, pero su fuerza se dejó notar. Hay debate.

Oyarzabal: Salió por Ferrán Torres en la prórroga. España ya estaba totalmente volcada en campo de Suiza. Se solapó en alguna jugada con Gerard, hasta que encontró su espacio, algo difícil ante la cerrada defensa de los suizos. Mejor cuando cayó a banda y desbordó.

Thiago: Entró por Pau Torres en el 111′. No logró entrar en el partido y enseñó el veneno que suelen tener sus pases filtrados.

Rodri: Salió por Pedri en el minuto 118. Pareció que Luis Enrique le sacaba para tirar un penalti… y falló el suyo en la ronda.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here