El debut de Luka Doncic (22 años, 2’01) en los Juegos Olímpicos se saldó con una actuación histórica que estuvo cerca de convertirse en récord. Solo 7 puntos separaron al esloveno de la mayor anotación en la historia de un partido olímpico, a cargo de Oscar Schmidt (63 años, 2’05) con los 55 puntos que anotó ante España en Seúl 1988. La increíble actuación del brasileño no evitó la derrota de su selección ante el combinado español, pero su historia como anotador en los Juegos Olímpicos va mucho más allá de ese partido.

Mao Santa (Mano Santa) es el máximo anotador de la historia de la competición, tanto en puntos totales como en promedio anotador. En los 33 partidos que disputó en sus cinco Juegos Olímpicos (de Moscú 1980 a Atlanta 1996) alcanzó los 1.093 puntos, lo que le deja con una media anotadora de 33,12 puntos por partido. Estos números cobran una mayor importancia cuando se comparan con los de otros grandes anotadores olímpicos, tanto en longevidad como en picos de puntos.

A la hora de medir las medias anotadoras de las grandes estrellas NBA que han acudido a esta competición hay que tener en cuenta el reparto de tiros entre todos los grandes jugadores que pueblan las plantillas estadounidenses. Michael Jordan con 17,1 puntos por partido fue el máximo anotador del Team USA en Los Ángeles 1984, y no pudo repetir con el Dream Team del 92 al ser superado por Barkley y sus 18 puntos de media. En los torneos más recientes, Wade (16 puntos en Pekín 2008) y Durant (19,5 puntos en Londres 2012 y 16,8 en Río 2016) han sido los líderes anotadores de sus respectivos equipos.

En cuanto al resto de selecciones, entre los máximos anotadores de las últimas ediciones y del torneo en general se repiten tres nombres: Manu Ginobili, Luis Scola y Pau Gasol. El español, máximo anotador en Atenas (22,4 puntos de media) y Pekín (19,6 puntos de media), ocupa el tercer puesto en la tabla histórica con 623 puntos. Scola y Ginobili ocupan el cuarto lugar (548 puntos) y el sexto (523 puntos), respectivamente. El ala-pívot escaló hasta esta posición con sus 23 puntos ante Eslovenia. Recientemente, el anotador exterior más prolífico de los Juegos Olímpicos ha sido Patty Mills, superando los 20 puntos de media en Londres (21,2) y Río (20,5).

El mejor jugador que jamás pisó la NBA

A pesar de sus largas y exitosas carreras olímpicas todos estos jugadores quedan muy lejos de lo que representa la figura de Schmidt para este torneo en términos anotadores. Los 24,1 puntos que promedió en sus dos primeros Juegos son su marca más baja, aunque este mínimo supera las mejores medias de sus perseguidores en la tabla. A pesar de esto, el alero brasileño nunca consiguió llegar a la pelea por las medallas. Tres quintos puestos son su tope en el torneo. Sin embargo, su legado anotador parecía hasta hace poco inalcanzable. El debut olímpico de Luka Doncic ha supuesto el primer paso de quien puede ser el primer jugador con alguna posibilidad de superar a Schmidt.

Para poner en contexto lo conseguido por Oscar y lo que podría lograr Doncic hay que tener en consideración varios factores. Primero, la menor exigencia que suponía clasificar a los Juegos desde América. Por otra parte, está la recordada ausencia de Oscar en la NBA. Los New Jersey Nets lo seleccionaron en la sexta ronda del Draft de 1984, pero después de entrenar con el equipo la gerencia le ofreció el mismo salario que a su elección de primera ronda. Las reglas de la FIBA, que por aquel entonces no permitían a los NBA disputar competiciones de selecciones, le hicieron renunciar a la NBA. Una longeva carrera de 29 años, con paradas en Brasil, Italia (Caserta y Pavia) y España (Fórum Valladolid), y sus astronómicos números le convirtieron en el máximo anotador de la historia con 49.737 puntos. La NBA le reconoció como el mejor jugador que jamás jugó en su liga.

Doncic, a por el récord de Oscar Schmidt
Oscar Schmidt, en un partido entre el Estudiantes y el Forum Valladolid de la Liga 94-95. CORDON PRESS

El compromiso de Doncic con la selección eslovena está siendo, hasta el momento, intachable. El desgaste físico que exige el calendario NBA obligará al base a descansar algún verano, algo que Eslovenia no se puede permitir. Por ello, aunque el récord de puntos de Schmidt en un partido esté al alcance del exmadridista, su primer puesto en la lista de anotadores de los Juegos Olímpicos sigue pareciendo inalcanzable. Doncic necesitaría disputar cuatro juegos más, avanzar hasta las rondas finales y contar con promedios por encima de los 30 puntos por partido. El ritmo de muchas posesiones y anotación que ha generado tanto en Dallas como en Eslovenia ayudará, sin duda, a llegar a esos números.

En la NBA ha roto casi todos los récords que asociados a la juventud y a la anotación. El esloveno ha sido el jugador más rápido en alcanzar los 5.000 puntos, lográndolo en 194 partidos. En su segunda temporada logró aparecer en uno de los tres quintetos All-NBA, un año antes que grandes nombres como los de Magic Johnson, Michael Jordan, Kobe Bryant, Lebron James o Kevin Durant. En cuanto a la anotación, en su última aparición en Playoffs consiguió ser el tercer máximo anotador en un séptimo partido con 46 puntos y el jugador con más puntos generados con 77.

No hay duda de la facilidad anotadora de Doncic tanto en el baloncesto FIBA como en el NBA. Una carrera bien encaminada hacia el puesto de mejor jugador europeo de la historia. Una de las grandes barreras estadísticas a las que se enfrentará en su carrera son los 1.093 puntos de Oscar Schmidt en los Juegos Olímpicos. Un récord que parece inalcanzable hasta para un jugador acostumbrado a desdibujar casi todos los límites que se le plantean.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here