Hubo un tiempo en que el estudio Bioware parecía tocado por una varita mágica a la hora de crear o expandir universos ya existentes. Lo conseguía gracias a un talento descomunal para cautivar nuestra imaginación con unas tramas atractivas, unos personajes principales e incluso secundarios todavía más interesantes, ubicados en escenarios de ensueño que eran capaces de atraparte durante incontables horas.

Sin desmerecer, porque no es el objetivo de estas líneas, la sensaciones que transmiten las aventuras de la trilogía del comandante Shepard no pueden ser comparadas a joyas como Baldur’s Gate, Caballeros de la Antigua República o Empire Jade por el hecho de ofrecerte un trío de historias que forman un todo desde el punto de vista del arco argumental. Te puedes identificar con un protagonista que creas desde cero y posee un componente épico que le hace trascender a todos los niveles, con una sabia combinación de los aspectos roleros y de acción, cuyo remaster nos permite disfrutar como nunca y del que procedemos a daros nuestra opinión.

Una historia de ensueño

No vamos a descubrir ahora ni sorprendernos con las andanzas de Shepard, más si cabe cuando hablamos de una serie de juegos que se inició en 2007 y que acabó con su trama en 2012. No obstante, sí habrá que ofrecer unas pinceladas sobre la muy cuidada historia en todos los sentidos en la que Bioware ofreció su mejor versión.

A fin de cuentas, manejaremos a un Shepard hombre o mujer totalmente personalizable tanto en su aspecto físico, profesión, orígenes e incluso personalidad inicial que se irá moldeando con el paso del tiempo a favor de la Virtud o de la Rebeldía. Representa la mejor opción de la raza humana que, gracias a una serie de descubrimientos que arrancan con una baliza con tecnología extraterrestre, ha sido capaz de aventurarse en las estrellas gracias a los relés de masa que dan nombre al juego y de conocer otras razas con las que mantiene una relación tensa ante su avance. En este contexto, Shepard posee las características necesarias para ser el primer humano Espectro, un honor sin parangón en nuestra historia y que goza de un estatus especial en la Galaxia, además de contar con una serie de habilidades y condiciones especiales que navegan claramente en el gris más enigmático a la hora de solventar conflictos.

Sin embargo, en la prueba de fuego de nuestro personaje, nos veremos expuestos a una tecnología antigua proteana y tendremos visiones de un enemigo que amenaza con acabar con toda la vida orgánica como suele ocurrir cada 50.000 años y cuyo momento se acerca peligrosamente.

Gracias a la pluma (y especialmente la tecla) de los muy talentosos guionistas de Bioware, nos enrolamos en una nave espacial de vanguardia como es la Normandía junto a una serie de carismáticos personajes secundarios como Liara, Garrus, Tali o Wrex en la frenética carrera por salvar la Vía Láctea de los Segadores… y eso es sólo el punto de partida de la primera entrega, cuya trama personalmente me parece la más redonda de la trilogía, pero cuyo nivel global es realmente extraordinario y digno de una adaptación cinematográfica que, desafortunadamente, no ha terminado nunca de llegar.

Novedades necesarias

Precisamente el primer Mass Effect es el juego que más ajustes ha recibido por puro sentido común por los 14 años transcurridos. Al contrario de lo mucho más ajustado del gunplay que presentaban las dos entregas posteriores, el juego original ha mejorado ostensiblemente tanto en las coberturas, el apuntado y las órdenes que se pueden impartir a los otros dos miembros de nuestra escuadra a la hora de planificar los tiroteos y eliminar las restricciones de armas por profesión, siguiendo la línea mostrada de las secuelas y que son soberbias desde todos los puntos de vista posibles. Como es lógico, es un remaster y no un remake integral, pero probablemente se trate de uno de los mejores trabajos realizados hasta la fecha aunque hay ocasiones en las que a ese primer Mass Effect, pese a la necesaria mejoría del manejo del Mako, se le puedan ver un poco las costuras al contrario de lo que sucede con los dos siguientes, que han envejecido como el buen vino.

Tal como comentábamos en el párrafo previo, esta Legendary Edition es un remaster, pero el trabajo realizado no se ha limitado a mejorar las resoluciones, sino que se han tocado otros muchísimos aspectos como la iluminación, sombras, partículas y algunos modelados, como la imagen predeterminada de la Shepard femenina del Mass Effect 3 que pasa a ser la canónica para este recopilatorio. No es que vayan a pasar desapercibidos entre los títulos de nuevo cuño, pero no se notan en exceso los dos saltos de generaciones que se han producido entre aquellas Xbox 360 y PS3, sin olvidarnos del PC y las consolas de nueva generación que no han obtenido una versión propia, pero que ofrecen un rendimiento a la altura de un ordenador de alta gama con todas las ventajas que eso supone.

Este Mass Effect Legendary Edition lo hemos jugado en PlayStation 5 por medio de la retrocompatibilidad y el resultado es espectacular, con unos rocosos 60 fps en resolución 4K y que resulta una maravilla pese al paso del tiempo gracias al enorme trabajo realizado, aunque las cinemáticas sí que destacan en el sentido contrario. Lo que sí es una bendición es la presencia de las unidades SSD tanto en Series X/S como en PlayStation 5, con cargas prácticamente automáticas y la reducción muy significativa de los infames trayectos en el ascensor de la Ciudadela, de los que no guardamos un recuerdo especial los más veteranos de la saga.

Asimismo, también regresa la portentosa banda sonora original de la trilogía aunque se aprecia una mezcla mucho mejor de lo que disfrutamos en su momento, con unos temas que son ya clásicos tanto en el género como en el mundillo, y que complementan a la perfección el formidable trabajo de los actores que prestaron sus voces a los personajes, eso sí, en versión original subtitulada para nosotros.

Una oferta casi inmejorable

Más allá del contenido propio de los tres juegos, la franquicia Mass Effect se ha caracterizado por un número muy importante de DLCs cuya presencia ha reforzado la propuesta casi hasta límites insospechados, garantizando que podremos superar ampliamente las 100 horas de jugabilidad a lo largo de la trilogía y superar las 200 a poco que nos adentremos en algunas de las maravillosas tramas que forman parte de las más galardonadas y/o reconocidas de la industria como son la Guarida del Corredor Sombrío de la segunda parte o Leviatán de la tercera. En total, hablamos de más 40 piezas que ofrecen un compendio de lo más robusto.

Por desgracia, no todo son buenas noticias y es que aquel episodio independiente del Mass Effect original conocido como Estación Pináculo no ha podido ser incluido en esta recopilación puesto que el código fuente se ha perdido a cargo del estudio que se encargó de su desarrollo, al igual que tampoco está presente el más que estimable multijugador de la tercera entrega, que nos facilitaba obtener la puntuación necesaria en el contexto de la Galaxia en guerra y que se fundamentaba en sobrevivir una y otra vez a las cada vez más exigentes oleadas.

Conclusiones

Hablar de Mass Effect es hablar de uno de los universos más evocadores que ha dado el mundo de los videojuegos con una conjunción prácticamente perfecta entre historia, inmersión y diversión —algo clásico de Bioware—, en una ‘space opera’ que cuenta con un hueco muy especial entre todos aquellos que hemos disfrutado de las aventuras de Shepard y el resto de la tripulación de la Normandía. Gracias a este remaster tenemos la posibilidad de volver a disfrutarlo los más veteranos y de disfrutar de un excelente lavado de cara y refinamiento de una saga cuyo mayor impacto se hizo notar en el título de 2007. Allí empezó empezó todo, en el que fue el título menos pulido, pero que fue la semilla del trabajo formidable que Electronic Arts ha hecho con esta franquicia de la que se espera nueva entrega en un futuro no muy lejano tras el muy injusto recibimiento que recibió Mass Effect Andromeda.

Con una recopilación de prácticamente la totalidad de los DLCs que sacaron en su momento, la oferta es inmejorable para hacerse con la trilogía de ciencia ficción que está incorporada en Mass Effect Legendary Edition. Representa la oportunidad definitiva de disfrutar de una trama maravillosa que justifica su adquisición para cualquier aficionado a la saga, veterano o no, desde este preciso instante.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here