Retomamos una de las tradiciones de A la Contra: evaluar el año madridista relacionando a sus protagonistas con una temática musical concreta. Tras un acalorado debate, asumimos que un curso tan accidentado no podía resumirse empleando las canciones de un único grupo, sino que precisa de una emisora entera. Por otro lado, el Madrid 2020-21, ahogado con honor en la orilla, nos deja el habitual final abierto de siempre, pero esta vez con un cariz más agridulce que la felicidad que suelen destilar sus desenlaces. Y es este poso de melancolía, sumado a la nostalgia inevitable con tanto veterano en la plantilla, lo que nos ha convencido para adornar a los jugadores con temas de KISS FM. He aquí la banda sonora, confiamos en que les guste.

COURTOIS – Sexual Healing (Marvin Gaye)

Whenever blue teardrops are falling and my emotional stability is leaving me, there is something I can do. I can get on the telephone and call you up, baby.

En su temporada de consolidación como uno de los grandes porteros de la historia del Madrid, Courtois ha sido el seguro a todo riesgo contratado por la defensa blanca. Cada vez que algún central flaqueaba y el delantero encaraba solo la portería, el espigado belga solía solventar la situación aunque pareciese inverosímil. Hasta el punto de que, a pesar de su aniñado rostro y su afición adolescente a Twitch y los videojuegos, ha acabado dominando el área derrochando más flow que el mismísimo Marvin Gaye. No hay duda de que tener a Thibaut bajo los palos helps to relieve the mind and it’s good for us, casi tanto como las prácticas que receta Marvin.

CARVAJAL – Everybody hurts (REM)

Sometimes everything is wrong. Now it’s time to sing along. When your day is night alone, hold on.

Resistir es lo único que le queda a Carvajal tras una nefasta temporada. Es cierto que todo el mundo hace daño alguna vez; incluso a sí mismo, como bien nos demuestra el lateral blanco. No por las lesiones continuas, infortunios desdichados, sino por esos cruces de cable en forma de empujones dentro del área, manotazos y otras pérdidas de papeles a los que su frustración le suele llevar.

SERGIO RAMOS – One way or another (Blondie)

One way or another I’m going to find you, I’m going to get you, get you, get you, get you (…) One way or another, I’m going to lose you, I’m going to trick you, trick you, trick you, trick you.

La temporada ha sido —y continúa, a esta hora— un desesperante juego del gato y el ratón, con una segunda parte auténticamente esperpéntica en la que se juntaron varias lesiones inoportunas, el contagio de coronavirus, el fracaso en una vuelta forzada a los terrenos de juego y un sainete inenarrable con la Selección española. La renovación o el adiós del mejor central de la historia del Real Madrid hace tiempo que ya no puede resumirse bajo el apelativo “culebrón”, pues cualquier guionista habría dimitido tras tanto bandazo. Por eso la canción que describe su año no se trata de una balada triste sino una que convierte su estribillo repetitivo en algo adictivo. Eso sí, de un modo u otro, one way or another, tendrá que haber un final.   

VARANE – Just my imagination (The Cranberries)

We were living for the love we had, and living not for reality. Just my imagination, just my imagination, just my imagination, it was…

En nuestra imaginación siempre creímos que Varane daría en algún momento ese paso adelante para dejar de ser un escudero de 8,5 y asumir los galones propios del mariscal que debe liderar, colocar y ordenar la defensa. Pero Raphael siempre se encontró más cómodo bajo las alas de Ramos y nunca sintió la necesidad, que tan bien le hubiese venido al Madrid. Eso sí, ahora que parece que no quiere renovar —todo indica que Alaba acude en su sustitución, cobrando más del doble—, resulta justo recordar que nunca dio una queja ni tuvo una mala palabra.

NACHO – How do you do (Roxette)

I see you comb your hair and you give me that grin. It’s making me spin now, spinning within.

El yerno perfecto de pelo limpio y sonrisa impecable recorrió el camino opuesto al de Varane. Acostumbrado a aguardar desde el banquillo una y otra vez, las lesiones lo auparon a la titularidad y no defraudó. Uno contempla su rendimiento, su concentración, cómo salta al césped con el mismo semblante humilde de su debut hace diez años, y no queda sino preguntarle How do you do?

MILITAO –  Moves like Jagger (Maroon 5)

I’ve got the moves like Jagger, I’ve got the moves like Jagger.

Este año hemos repetido hasta la saciedad la alegoría del Madrid y los Stones. Utilizándola una vez más, parece claro que si alguien debe desempeñar el papel de Mick Jagger, ha de ser Sergio Ramos. Lo que dejaba una misión terrible a Militao, encargado de sustituir al camero en su caótica temporada. Y sin embargo, y a pesar de sus errores en la colocación, Éder ha cumplido con nota y ha demostrado que, aunque sea por potencia y derroche físico antes que por inteligencia, sabe moverse como Jagger.  

MARCELO – American Pie (Don McLean)

Now for ten years we’ve been on our own and moss grows fat on a rollin’ stone. But that’s not how I used to be.

En efecto, después de —unos cuantos más de— diez años en el primer equipo, Marcelo no está como solía. Y, aunque él parezca dispuesto a quedarse realizando una impagable labor de tutoría a los noveles, a nosotros se nos encoge un poco el corazón al observar a una leyenda en un plano tan secundario. Ley de vida, por supuesto. Lo que no evita que resulte un ejercicio doloroso acompañar a Don McLean y a los muchachos de la recepción mientras cantan en su honor aquello de “This will be the day that I die”.  

MENDY – Maniac (Michael Sembello)

On the ice blue line of insanity, it’s a place most never see. It’s a hard warm place of mistery.

Sobre la fina línea de la locura, en sitios no explorados antes, en zonas repletas de misterio… Por todos esos inexplicables lugares aparece Mendy, el lateral izquierdo del Madrid. Fichado a priori para defender gracias a su exuberancia física, se demuestra como incapaz para contener su ímpetu en otros territorios. Todo el orden que exhibe atrás desaparece al cruzar el medio del campo, transformándose en una criatura anárquica que avanza a trompicones, más por voluntad que por acierto, en medio de maníacas sacudidas que desconciertan a rivales y compañeros.

LUCAS VÁZQUEZ – Feel (Robbie Williams)

I just want to feel real love, feel the home that I live in. I got too much love running through my veins to go to waste.

El multiusos eternamente discutido descubrió esta temporada una vocación nueva en el puesto de lateral derecho. Lo que al principio se entendió como un apaño puntual culminaría en la eclosión de un carrilero de un nivel extraordinario, hasta el punto de que no parece exagerado afirmar que la lesión que le provocó Busquets dinamitó gran parte de las opciones de tocar metal en el tramo final del año. Su importancia capital lo llevó a negociar con dureza su renovación y, aunque por momentos algunos lo vimos más fuera que dentro, el club acabó cediendo a sus pretensiones. Sin duda el más aliviado con la continuidad en el equipo de su vida es el propio Lucas, de nuevo dispuesto a darlo todo.

ODEGAARD – In the Army Now (Status Quo)

Missiles flying over your head. If you wanna survive get out of bed: you’re in the Army now.

Parece probable que Odegaard no era del todo consciente del salto que supone pasar de la Real Sociedad al Real Madrid. A pesar de los minutos que Zidane le brindó al principio, el noruego jamás se encontró cómodo sobre el terreno de juego. Incapaz de aceptar la etapa posterior en el banquillo, Martin terminó pidiendo una cesión a Londres para recuperar parte de su frescura. El Madrid, aún con todas las bajas, se lo permitió: quien no sabe dónde está difícilmente puede ayudar como debe. Confiemos en que lo haya aprendido tras este inverosímil Erasmus.

CASEMIRO – It’s not unusual (Tom Jones)

It’s not unusual to be mad with anyone, it’s not unusual to be sad with anyone, but I ever find that you’ve changed at anytime… It’s not unusual to find out I’m in love with you.

Pese a que Casemiro fue un puntal indiscutible en el centro del campo de las tres Champions de Zidane, siempre había algo que no terminaba de llenarnos. Unas veces su excesiva y torpe brusquedad, otras cierta tendencia a la hora de esconderse cuando tocaba armar la jugada, otras algún error sencillo en el pase… Ha sido en las trincheras de este Madrid de entreguerras cuando nos hemos percatado de su inmensa valía. Ya dice el tigre de Gales que no es raro enfadarse con alguien y luego percatarse de que en realidad lo amas y necesitas. Y, al fin y al cabo, entre fieras anda el juego.

KROOS – Englishman in New York (Sting)

If “manners make the man” as someone said, then he’s the hero of the day. It takes a man to suffer ignorance and smile.

Ni Toni Kroos es británico ni el Madrid es Nueva York, pero la alegoría de un centroeuropeo educado, contenido y exquisito en medio del caos circense y bullicioso de la actualidad madridista merece el esfuerzo en el encaje. Ni siquiera los peores instantes de descontrol alteraron el metrónomo de la cadencia de su juego. Fue la brújula futbolística y casi moral del equipo. Además, vayas a la estrofa que vayas, el tema de Sting le queda como un guante: gentleness, sobriety are rare in this society, a gentleman will walk but never run…

LUKA MODRIC – Forever young (Alphaville)

Forever young, I want to be forever young. Do you really want to live forever, and ever?

Cuando todas las predicciones apuntaban a que se trataría del último baile de Luka Modric, tras el que daría su definitivo paso al lado, el genio croata ha ofrecido una de sus mayores exhibiciones con la camiseta blanca. Su dominio del tempo de los partidos con 35 años no solo se ha ganado una campaña extra para ser despedido como merece por el Bernabéu, sino que nos hace replantearnos la idoneidad de su retirada en 2022. De cualquier modo, mejor paso a paso. Sigamos bailando un rato, que el cielo puede esperar.  

VALVERDE – Hungry heart (Bruce Springsteen)

Like a river that don’t know where it’s flowing, I took a wrong turn and I just kept going.

Temporada irregular del uruguayo que, como indica la letra del Boss, a veces se mata a correr por carriles equivocados sin que el equipo saque excesivo provecho. Es probable que Zidane le guardase las tareas menos apetecibles, sabedor de su carácter cumplidor y de su innegociable esfuerzo. Quizá con un nuevo entrenador encuentre la zona de influencia decisiva que su corazón hambriento requiere. El madridismo lo agradecerá.

ISCO – Centro di gravità permanente (Franco Battiato)

Cerco un centro di gravità permanente che non mi faccia mai cambiare idea sulle cose, sulla gente.

El título puede parecer una burla referida a su jugada predilecta, la del giro sobre sí mismo con el balón controlado, aquella que desde que perdió la velocidad recuerda más a una peonza voluntariosa que al mago que tantas veces nos encandiló. Pero la elección de una canción del gran Battiato se debe en realidad al carácter surrealista de sus letras, para la mayoría de las cuales no existe una verdadera explicación. Igual que no la hay para entender cómo un jugador de 28 años que prometía constituirse como el ídolo de la afición el próximo lustro ha tirado esas expectativas por el sumidero. Si finalmente se marcha, los isquistas lo echaremos de menos. Mientras, él buscará un nuevo centro de gravedad que le devuelva su antiguo potencial.

MARCO ASENSIO – I still haven’t found what I’m looking for (U2)

But I still haven’t found what I’m looking for.

Asensio no necesita salir del estribillo del tema de U2 para resumir no ya su temporada, sino casi su carrera en el Madrid. Por la derecha, por la izquierda, detrás del punta, viniendo a pedirla, quedándose arriba… Ni chicha ni limoná, transcurren las jornadas, todos a punto de perder la paciencia de manera definitiva, y entonces un golazo por la escuadra, generalmente en un partido decisivo. Y vuelta a hacer cábalas acerca de las posibilidades de su zurda. Que alguien le compre un mapa, por caridad.

VINICIUS JR – You can’t hurry love (Phil Collins)

You can’t hurry love, no, you’ll just have to wait. Just trust in a good time, no matter how long it takes.

Desde que hizo su fulgurante aparición con Solari, llevamos esperando la explosión de Vinicius, pero esta no termina de llegar. Su excelente actuación contra el Liverpool no marcó el antes y después previsto, y poco a poco el desborde demostrado en los dos primeros años se va apagando, acaso por la paulatina pérdida de confianza, mientras la definición de cara al gol no mejora un ápice. Phil Collins insistía en no meterle prisa al amor, si bien a este paso igual el que creíamos crack se queda para vestir santos.

JOVIC – Complicated (Avril Lavigne)

Why the hell you go and make things so complicated? I see the way you’re acting.

Dos goles en dos años, y un sinfín de anécdotas deplorables, con varios incumplimientos del protocolo y de los confinamientos. La afición, ahíta de delanteros centros, está dispuesta a perdonar las perrerías de cualquier nueve que pase junto al Bernabéu, pero alguien debería agarrarlo de la solapa para que su banda sonora dejase de tener cariz adolescente.

RODRYGO GOES – Wonderwall (Oasis)

And all the roads we have to walk are winding, and all the lights that lead us there are blinding. There are many things that I would like to say to you but I don’t know how.

El chaval promete por calidad, tiene una pierna derecha excepcional para los centros y los disparos. Toda la claridad que le falta a Vinicius ante el arco, a él le sobra. Pero, al mismo tiempo, su físico es un lastre decisivo. No gana una carrera en la élite, y cualquier defensa que le cuerpee tiene todas las de ganar. Sin desborde ni velocidad ni físico, lo tiene en chino mandarín: dan ganas de arroparlo y explicarle todo lo que debe mejorar para dejar de ser un juvenil. Si lo consigue, quién sabe, después de todo, algún día podría ser nuestro Wonderwall.

KARIM BENZEMA – The best (Tina Turner)

You’re simple the best. Better than all the rest. Better than anyone, anyone I’ve ever met.

Pues está todo dicho ya, sobran las palabras.

MARIANO – Another day in Paradise (Phil Collins)

Oh, think twice, because it’s another day for you and me in Paradise

Cobrar varios millones de euros por pegarse cuatro carreritas y vivir en Madrid a todo confort, manteniendo a tu familia. Y la alternativa que se le ofrece es mandarlo a Hamburgo o a Lyon con una reducción de sus honorarios. Qué quieren que les diga, yo entiendo al muchacho.

ZINEDINE ZIDANE –  I say a little prayer (Aretha Franklin)

From the moment I wake up, before I put on my make-up, I say a little prayer for you.

Con la herida del terrible adiós aún sin cerrar, el dolor impide tomar la perspectiva necesaria. No obstante, cualquier madridista, sea partidario o detractor de Zidane, difícilmente podría negarse a recitar una breve oración en su honor al recordar los años que hemos vivido juntos. También los ateos, desde luego, eso es lo de menos. Aretha Franklin en su momento no lo sabía, pero si le arrebató esta canción a Dionne Warwick fue para inmortalizar el estribillo Forever and ever, you’ll stay in my heart and I will love you y que pudiéramos dedicárselo, cincuenta años más tarde, a cierto druida argelino que, con mayor o menor dosis de fortuna y talento, nos otorgó los mejores años deportivos de nuestra vida.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here