Una vez finalizado el campeonato de Liga llega la hora de poner notas. Vaya por delante que ha sido un año muy difícil, en el que la pandemia, las restricciones y el Covid han sido muy protagonistas, demasiado.

Zidane (8): Se enfrentó, como todos los cuerpos técnicos, a una de las temporadas más extrañas que se han jugado en la historia. Con una pretemporada inexistente, sin tiempo real de trabajo, dividiendo su plantel en grupos, sin apenas tiempo y, sobre todo, sin espejos donde mirase. Nadie tenía respuestas a esta nueva situación porque nadie había vivido una experiencia similar. El esfuerzo de Zidane consistió en creer y hacer creer. Sin público de principio a fin, con un calendario apretadísimo, sumado todo a una inusual y sorprendente plaga de lesiones (este verano habrá que analizar los porqués), el trabajo del entrenador cada vez se complicó más. En muchísimos partidos el objetivo fue sobrevivir antes que proponer. En esas condiciones, sería injusto hacer un análisis técnico o táctico. No olvidemos que la lista de bajas semanal era, en muchas ocasiones, más amplia que la de jugadores útiles. De ahí que Zizou se inventara un equipo camaleónico para lo bueno y para lo malo, con muchas caras diferentes, más preocupado de apagar fuegos que de sembrar algo. Que mantuviera al equipo compitiendo en Champions y Liga hasta el final tiene un enorme mérito. En su debe habrá que poner algunas decisiones tomadas que en una temporada más “normal” habrían tenido muchísimo más peso en la calificación final. En este curso, con su peculiaridades, no se puede valorar a Zidane más que con un notable alto. ¿Su futuro? Da la sensación de que solo él lo sabe.

Courtois (9): Se ha consagrado como uno de los mejores porteros del mundo y pasará a la historia como uno de los mejores del Real Madrid. Portero ganapuntos. Con sus paradas ha sido básico a la hora de mantener resultados (puertas a cero). Segurísimo bajo palos, muy fiable en el 1×1 y dominador del área. También ha trasmitido una gran tranquilidad a la hora de ayudar en la salida del balón, actuando siempre desde la sencillez. Ha sido de protagonista absoluto en un equipo para el que Zidane cambió la filosofía: “Si perdí calidad para atacar, defenderé mejor”. Su futuro: con 28 años, el Madrid tiene portero para casi una década.

Lunin (-): Zidane solo le permitió jugar la Copa y la rápida eliminación ante el Alcoyano nos ha impedido ver la evolución y el verdadero nivel de este portero. En lo poquito que observamos, pareció un portero de futuro, no sé si «de presente». Por edad (22), quizá aún deba mejorar muchos aspectos. A destacar su gran calidad en el uno contra uno, muy ágil y felino para la altura que tiene. No es fácil entender Zidane no le haya permitido mostrarse ni para dar descanso en algún momento a Courtois. Su futuro: podría pasar por una nueva cesión para que siguiese creciendo. Otro año a la sombra de un Courtois que no rota no sería positivo para él. 

Altube (-): Ser el tercer portero de un equipo donde el segundo no juega nunca es un canto al olvido. De su perfil como portero, nada se puede decir en la élite. Su futuro: con apenas 20 años, todo apunta a una cesión o a salir traspasado con algún tipo de cláusula.

Odroizola (3): De inicio diré que nunca entendí su fichaje. Con Carvajal en la plantilla y con Achraf cedido, era incomprensible gastarse 40 millones en un jugador que, a priori, venía para ser suplente. El devenir de una temporada extraña y la venta de Achraf le dio la opción de quedarse. Nunca se acercó, ni en Madrid ni en Múnich, al rendimiento que alcanzó en la Real, donde el contexto le era muy favorable. Durante gran parte del año, cada presencia suya en el once penalizó al equipo, hasta el punto que Zidane reubicó a Lucas Vázquez en su posición. Se suponía que su gran baza era el juego ofensivo, pero tampoco en eso llegó a brillar. Muy descentrado en defensa, con muchísimos errores en fundamentos defensivos básicos. La catarata de lesiones le dio una nueva oportunidad y su presencia dejó de ser un déficit. Hizo tres partidos de menos a más. Su futuro: por rendimiento, no debería seguir en la plantilla.

Carvajal (2): Año horrible. Las lesiones se han cebado en el lateral de Leganés, que en sólo seis partidos de Liga pudo completar los 90 minutos. Para rendir necesita de un gran estado físico y de mucha concentración. Estar continuamente lesionado o convaleciente ha hecho que su participación sea anecdótica. Carvajal en forma y sano es un valor sólido por su capacidad defensiva, por su empuje ofensivo y por lo que suma en la circulación del balón. Su futuro: debe seguir en la primera plantilla y con un rol protagonista.

Ramos (4): Muy castigado por las lesiones, con apenas quince apariciones en Liga. Cuestionado por algunas decisiones complicadas de entender. Me refiero a su surrealista presencia con la Selección tras su lesión y paso por el quirófano. Su rendimiento, que es lo que aquí valoramos, no puede llegar al aprobado. En condiciones normales el de Camas dota al juego del equipo de una gran jerarquía con el balón. En defensa, y pese a haber perdido velocidad, sigue gestionando con veteranía el posicionamiento táctico. Además, suma un gran dominio del juego aéreo en ambas áreas. Pero este año apenas ha tenido presencia. Su futuro: dado que su temporada solo se puede calificar de mala, su futuro parece cada día más lejos del equipo blanco. La llegada de Alaba y la buena temporada de Militao hacen que su marcha, con 35 años, no sea una tragedia.

Militao (6): El brasileño ha sido el líder de la defensa en el final de la temporada, aunque hasta el mes de marzo era el cuarto central de la plantilla con una presencia residual. Zidane no ha confiado en él. Sólo le ha puesto en el once cuando Varane y Ramos han caído lesionados, y por detrás en la rotación de Nacho. Es decir, que ha sido titular por obligación. Su rendimiento ha ido en paralelo a la confianza que ha ganado con los partidos. Ha pasado de fichaje caro y fracasado a ser una de las pocas certezas del equipo en los últimos partidos. También es posible que se haya creado un efecto espuma y se le vea como un jugador más importante de lo que es. Su futuro pasa por seguir. Si los rumores se confirman y tanto Varane como Ramos salen este verano, será titular junto a Alaba.

Nacho (7): Zidane siempre le ha mostrado su confianza. Aunque en teoría era el cuarto central, en la práctica era el tercero. Por el aluvión de lesiones ha terminado por ser el central que más ha participado junto a Varane. Su rendimiento, alternando posiciones en defensa, es encomiable. Se ha afianzado como lo que es, un perfecto jugador de plantilla. Pese a algunas exageraciones, su rol es el de suplente que asume su suplencia, pero también es el medidor para la titularidad en este equipo. Un central para el Madrid debe ser mejor que Nacho, tan simple y tan complicado como eso. Su futuro: si siendo más joven renunció a algunas buenas ofertas, supongo que con 31 años cumplidos seguirá de blanco, más aún ante las posibles salidas de Ramos y Varane.

Varane (5): Su temporada ha sido muy irregular. Ha alternado buenos partidos con otros en los que se ha mostrado muy dubitativo. Es un perfecto escudero capaz de hacer grandes partidos, sobre todo defensivos. Pero siempre a la sombra de un jugador que lidere la defensa. Con problemas a la hora de ser el “jefe” en la salida del balón. Brilla más como central corrector. Su futuro es una incógnita. Hay rumores que le sitúan fuera del equipo y, de ser cierto, sería menos problemático que otros años con la posible llegada de Alaba y el renacer de Militao.

Mendy (7): Se ha asentado como el dueño del lateral izquierdo, básico en el aspecto defensivo. Futbolista de gran capacidad física, ha dado muestras de su polivalencia. Puede dar un buen rendimiento también como central zurdo, especialmente en una defensa de tres. Torpe y poco brillante en ataque, donde tiende a ocupar posiciones muy centradas, lo que le llevan a participar mucho, pero a sumar poco. Le ha costado entenderse con Kroos en la circulación del balón y con Vinicius en las jugadas de ataque. Su futuro pinta blanco y, junto a Miguel Gutiérrez, se repartirá los minutos de la banda zurda.

Marcelo (0): Ha sido un desastre. Incapaz de jugar tres partidos seguidos sin lesionarse, en un continuo estado de convalecencia, arrastrando un físico impropio de un equipo y de un jugador de élite. Apenas ha ayudado en algún partido y cuando lo ha hecho ha sido siempre desde una posición muy adelantada sin responsabilidades defensivas. Su futuro: todo apunta a que esta ha sido su última temporada de blanco. En el pasado fue un jugador absolutamente diferencial y protagonista, pero el físico le ha sacado del fútbol de élite.

Casemiro (8): Ha sido uno de los pilares sobre los que se ha sujetado la estructura del equipo. Poseedor de una descomunal capacidad defensiva. Este año además se ha destapado como un gran llegador de segunda línea, virtud que mostraba cuando comenzó jugando en Brasil, pero que había perdido con su especialización como pivote defensivo al llegar a Europa. Su sociedad con Kroos y Modric ha logrado que los blancos mantuvieran su capacidad para competir, en muchas ocasiones muy por encima de sus posibilidades como equipo. Su futuro: recién cumplidos los 29 años, nadie piensa a corto plazo en un Madrid sin Casemiro en el mediocampo.

Kroos (8): El metrónomo alemán ha hecho una temporada digna de uno de los grandes centrocampistas europeos. En un fútbol donde cada día es más importante el ritmo, la presión, el dinamismo y la aceleración, Kroos ha sabido dominar los partidos desde el orden, el toque y el pase. El líder del Madrid en la distribución ha vuelto a destacar por su capacidad de elegir siempre el pase perfecto y posicionar a sus compañeros de cara a la jugada. Su futuro: con 31 años, todo apunta a que seguirá un par de años más siendo el eje sobre el que circule el centro del campo madridista.

Modric (9): Si Casemiro ha sido la solidez y Kroos la inteligencia, Luka Modric ha sido el espíritu del Real Madrid. Valdano definió su fútbol como solo el argentino sabe hacer: ”Modric es capaz de jugar a la perfección los catorce partidos que hay en cada partido y jugarlos todos bien”. Vital desde la conducción, la finta, el amago y los cambios de ritmo y orientación. A punto de cumplir 36 años, su temporada ha sido una sorpresa para todos. En enero y febrero los partidos se le hacían muy largos, pero su rendimiento físico en estos últimos partidos ha sido sorprendente. Su futuro: se ha ganado seguir una temporada más y le ha puesto muy cara la titularidad a quien se la quiera disputar.

Isco (0): Ha completado la temporada más floja y anticompetitiva desde que llegó al Madrid. Fuera de forma, incapaz de encontrar un ritmo físico y de juego que al menos le permitiese ser útil. De su fútbol de fantasía apenas hemos visto algún detalle. Lento y sin ideas. Su presencia en el once titular se ha saldado con partidos mediocres en el mejor de los casos. No ha dado la talla de titular ni ha sido el revulsivo que fue en la temporada del doblete, cuando relegó al mismísimo Bale. Su futuro no parece pasar por el Madrid y todo apunta a una salida este verano. Veremos si lejos del Bernabéu es capaz de encontrar su fútbol.

Odegaard (2): Una de las grandes decepciones de esta temporada. Se esperaba que liderara el juego ofensivo del nuevo Madrid. La realidad es que llegó lesionado, tímido, muy superado y sin el descaro que mostró en Anoeta. De entrada se le cambió su posición de interior derecho a la de mediapunta, donde no logró brillar en ningún partido. Tras una lesión muscular, Zidane le tuvo seis encuentros sin entrar en el once y el noruego decidió que tenía que salir en el mercado de invierno para asegurarse jugar todos los partidos y seguir creciendo. Su petición, sorprendentemente, fue aceptada por Zidane y salió rumbo a Londres, lo que dejó al equipo con apenas cinco centrocampistas. Su rendimiento en la Premier ha sido fluctuante, con buenas y malas actuaciones. Hoy parece menos futbolista que el que jugaba en Donostia. Su futuro es incierto. No se sabe muy bien cuál es su intención y cuál la de la secretaría técnica. Todo podría ocurrir, desde una venta para hacer caja a su regreso, aunque esta vez no vendría avalado por una gran temporada.

Valverde (5): Lesiones de diversa consideración y el covid no nos han permitido ver la mejor versión de El pajarito. El uruguayo ha pasado de puntillas por esta temporada y solo unos aceptables partidos al final nos han devuelto la visión de ese box to box que parecía iba a ser dominante vestido de blanco. Zidane le ha situado en muchas ocasiones muy tirado a banda derecha, posición en la que Valverde se ahoga y no puede hacer notar sus virtudes. Su futuro: formará parte de la plantilla el año que viene. Él y Odegaard eran los recambios para el mediocampo, sustituyendo a Kroos y Modric. Hoy uno está en el limbo y Fede parece ahora el más consolidado para ser el heredero, aunque este año ha frenado las expectativas que había sobre él.

Lucas Vázquez (8): Al igual que Nacho, Lucas ha sido capaz de asumir con gran rendimiento su rol de jugador de equipo, siempre preparado para jugar en la posición que se le pida. Esta vez, las lesiones continuadas de Carvajal y un Odriozola poco fiable llevaron al técnico francés a probar al gallego como lateral derecho. Respondió de una forma absolutamente competitiva, tanto que logró que se echase poco de menos al de Leganés. La realidad es que Lucas, en condiciones normales y fuera de este escenario tan contextual, sería el jugador 16 o 17 de la plantilla. Su futuro: hay un tira y afloja en cuanto a cantidades que ahora mismo parece le sitúa más fuera que dentro. Por rendimiento se ganó renovar, pero quizá su rol debería ser ocupado por un jugador más joven.

Vinicius (4): Tres temporadas de blanco y muy poca evolución. Cada día se aleja un paso más del jugador que parecía que podría ser. Su edad es la esperanza (20). Quizá necesite una maduración más lenta de lo esperado y pueda mejorar algunas de sus carencias. Nunca será un goleador, pero puede corregir muchos defectos. Su futuro: la necesidad de potenciar la delantera con algún jugador con gol y/o con un desborde más limpio y fiable,  hace que tanto él como Rodrygo y Asensio sean candidatos a salir este verano.

Rodrygo (2): Sin físico para pelear en la élite. Este problema le está alejando de su posición ideal (me cuesta verle como extremo). La imagen que nos ha dejado es la de un juvenil precoz y talentoso, pero poco más. Como con Vinicius, la juventud es su gran aval (20), pero en el Madrid las oportunidades no son infinitas. El equipo necesita cosas en ataque que no le da (dos goles en Liga). Su futuro: Por suerte para él, ni Kubo ni Brahim, han hecho méritos para ser repescados. Ante la lógica llegada de algún atacante, su futuro está en el aíre.

 Asensio (2): Con 25 años, el mallorquín hace tiempo ya que dejó de ser una promesa y se convirtió en una realidad, solo que esta dista mucho de ser la que se esperaba de él. Esta debería haber sido la temporada de su confirmación, si no como estrella, al menos como un jugador útil. Sin embargo, de nuevo ha vuelto a pasar de puntillas por la temporada. Su rendimiento no está a la altura de la calidad que se le supone. Zidane le ha probado de extremo en ambas bandas y como segunda punta, pero en ninguna posición ha dejado más que meros detalles. Su futuro: si el Madrid decide venderlo no sería ninguna sorpresa, ya que nada hace pensar que su futuro apunte a nada mejor de lo que ha hecho hasta ahora.

Benzema (9): Esta temporada el gol ha tenido su nombre. Semana sí y semana también, Karim ha sido el mejor futbolista del equipo y el único del que se podía esperar el gol, en jugada, en remate o fabricándoselo él solo. Cuando Karim juega al nivel de este año y cuando conecta con Kroos y Modric, su fútbol permite que su equipo hile acciones colectivas brillantes que le reporten beneficio, ya sea en ataque o para dominar el medio ampo. Su futuro: será el centro del ataque blanco un par de años más. No obstante, si algo ha quedado claro esta temporada es que necesita de socios para jugar y ni Hazard, ni Vinicius, ni Rodrygo, ni Asensio han dado la talla.

Mariano (0): Cuando se le fichó su perfil encajaba como un guante en la plantilla. Con Benzema de titular, él aparecía como un desatascador perfecto para darle la vuelta a un partido con resultado adverso. Un agitador desde el banquillo. También era una opción válida junto al francés, capaz de liberarle y de ser el encargado de cargar el área y aprovechar centros laterales, tan típicos en el juego de Zidane. La realidad fue otra. Zizou nunca confió en él y Mariano tampoco dejó buenas señales cuando le tocó jugar. Su futuro: lo suyo ha sido un fracaso en toda regla. Por rendimiento es evidente que debe salir, pero no parece que esa sea su idea y tiene contrato en vigor hasta el 2023 a razón de 4,5 millones por campaña. No parece fácil su salida.

Jovic (0): Casi no tuvo tiempo de participar este curso cuando él y el club acordaron una cesión. Su paso por el Eintracht tampoco nos ha aclarado nada. Yo creo que con Jovic hubo mucha precipitación. Se pagó a precio de evidencia lo que no era más que una posibilidad. El error le ha costado al Madrid más de 50 millones que difícilmente recuperará. Su futuro: desde luego, no pinta que sea vestido de blanco.

Hazard (0): Era un jugador sobre el que se suponía Zidane iba a crear un sistema ofensivo. Su principal talento era generar fútbol ofensivo desde el regate y el desborde, justo lo que necesitaba el equipo. Tras dos temporadas Hazard es un elemento extraño, un jugador eternamente lesionado que cada vez que salta al campo, parece debutar. Debía haber sido un jugador para elevar varios escalones el ataque huérfano de Cristiano Ronaldo. Su futuro: hoy una venta recuperando parte de la inversión parece hasta un buen negocio, lo que indica el grado de decepción que representa el belga. Posiblemente no será así y el año próximo le brinde una nueva oportunidad para resarcirse, veremos.

Blanco (7): Ha demostrado clase, categoría y fútbol como para poder estar el año próximo en la primera plantilla. Futbolista que sabe su oficio, de buen pie, gran posicionamiento táctico y una más que notable agresividad defensiva. Somos muchos los que esperábamos su presencia en el primer equipo y su rendimiento no nos ha decepcionado. Su futuro: con 20 años, todo apunta a que el canterano puede ser, a corto plazo, un perfecto relevo para Casemiro.

Arribas (5): Uno de los grandes talentos del filial, aunque lo tiene muy complicado. Su perfil es el más repetido tanto dentro de la plantilla blanca como en muchos de los cedidos (Brahim o Kubo) y/o traspasados con cláusula (Miguel Baeza). Los citados son futbolistas que, para bien o para mal, ya han demostrado cosas en Primera, algo que él de momento no ha hecho. Su futuro: salvo alguna salida inesperada, pinta a cesión.

M. Gutiérrez (7): Otro de los talentos del Madrid B. Le han bastado un par de apariciones para mostrar qué jugador es. Hablamos de un lateral de muy buen pie, de fácil manejo, que ve el fútbol y que se sabe incorporar al ataque con calidad. Con algunos problemas defensivos, algo en lo que tendrá que trabajar. Su futuro: su presencia en la primera plantilla parece cantada, más aún tras el pobre rendimiento de Marcelo estos últimos años. Un diamante que habrá que pulir.

Marvin (5): Pese a que su posición de formación es la de extremo derecho, para el futuro apunta a lateral o carrilero. De momento ha mostrado una gran zancada y facilidad para atacar al espacio sin balón. Con él ha faltado calidad en los centros y toque en la circulación, algo básico para jugar en el Real Madrid. Su futuro: una cesión sería lo más lógico, pero dependerá mucho de las salidas, sobre todo si Lucas Vázquez y Odriozola no siguen.

Chust (7): El capitán del Madrid B es un central sobrio, de buen manejo del balón y agresividad defensiva. Rápido y valiente en los cruces. Con apenas 1,82 de altura, puede que su estatura sea un déficit que le marque para ser un central en la élite. Su futuro: por calidad creo que su destino debería ser una cesión. No obstante, con el cacao que se plantea en el centro de la defensa, con rumores de salidas (Ramos y Varane) y llegadas (Alaba), su situación es difícil de valorar. Podría aparecer como cuarto central, aunque lo normal es que salga cedido a traspasado con cláusula de recuperación.

Hugo Duro (-): Su presencia en el primer equipo ha sido anecdótica. Su temporada en Segunda B no parece suficiente ni por fútbol ni por goles (12) para pensar en él para el primer equipo. Su futuro: cedido por el Getafe con cláusula de compra, no parece que hacerla efectiva sea sensato, y más teniendo cedido a Borja Mayoral

Borja Mayoral (6): Cedido a la Roma tras jugar un par de partidos este año de blanco. Su temporada en la Serie A no ha sido muy brillante. El ariete titular ha sido Dzeko y Borja ha sido su suplente con apenas 17 titularidades en liga y diez goles. No son malas cifras, más si las comparamos con cualquier delantero blanco salvo Karim. Su futuro: viendo el papel de Jovic y Mariano, cualquiera gana en la comparación, lo que tampoco es mucho decir. Todo dependerá más de las salidas que de un plan pensando en él.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here