Tal como suele ocurrir todas las primaveras, el béisbol vuelve a nuestras vidas y es que, como decía en la mítica película Campo de sueños el memorable James Earl Jones —la voz en versión original del malvado Darth Vader—, “el béisbol ha sido la única constante a lo largo de los años en la historia de los Estados Unidos”. Eso sí, nadie puede negar que el llamado cariñosamente pasatiempo nacional está evolucionando a uno más global del que nos encanta disfrutar en todo el mundo.

Tras un 2020 marcado por la pandemia del coronavirus y que nos llevó a una temporada abreviada que coronó a Los Ángeles Dodgers como campeones, el clásico MLB The Show regresa a nuestros hogares con algunas novedades más que notables y con la idea de seguir siendo uno de los referentes, sino el mejor exponente, en el género de los juegos de simulación deportiva.

Aires de cambio

Lo primero de todo es destacar el hecho de la pérdida de exclusividad de este título en la familia PlayStation. Y es que la versión para el 2021 del MLB: The Show ha explorado el aspecto multiplataforma por primera vez en sus 15 años de existencia y San Diego Studios lo ha publicado para las consolas de Sony, pero también para las de Microsoft, cuyos usuarios venían reclamando la oportunidad de poder disfrutar de más opciones beisbolísticas y al nivel del propio deporte.

Al contrario de lo que se pueda pensar, ha sido la propietaria de la licencia, esto es, la Major League Baseball, la que ha abogado por aumentar la popularidad del juego en distintas plataformas. Esas plegarias han sido escuchadas, figurando un juego del exclusivo sello de Playstation Studios en el propio servicio Gamepass de Microsoft desde su estreno. Eso conllevará un mayor flujo de jugadores que podrán disfrutar, más si cabe, con el concepto crossplay que va a aumentar las opciones en la versión online.

Lo que es indudable es que San Diego Studios ha hecho un trabajo formidable a la hora de trabajar con un hardware con el que no están tan familiarizados. El resultado final es magnífico a tenor de las comparativas que hemos podido analizar, con especial atención a lo que se puede disfrutar en las consolas de nueva generación, que no sacan todavía (y como es lógico) el máximo partido a las posibilidades, pero que traen algunos extras exclusivos que terminar por convencernos a la hora de dar el salto.

Aunque hemos probado este MLB: The Show 21 en una Playstation 5, la verdad es que el juego luce genial en su vertiente 4K y a unos rocosos 60 fps salvo en algunas cinemáticas. Esto no resulta en absoluto preocupante porque en lo que realmente tiene que rendir, esto es, durante el desarrollo de los partidos, el balance es excepcional, con una fidelidad en los modelados de los personajes que rivalizan con lo que vemos en la vida real, con atención especial a Fernando Tatís Jr., la superestrella de los magníficos San Diego Padres y que ha sido escogido para la ocasión para ser la portada del juego.

Una buena excusa

Sí que es cierto que hay algo de lastre al tratarse de un título intergeneracional para ambas plataformas. No se exprimen al máximo todas las posibilidades tal como se podría, pero no deja de ser un escenario común a todos los juegos que buscan atraer al máximo número posible de jugadores, tanto aquellos que han tenido la suerte de encontrar una nueva máquina como los que todavía siguen disfrutando con las que llevan no pocos años entre nosotros.

No es que sea necesario dar ese salto de fe para cambiar nuestra consola, pero si los Hados nos han sonreído y lo hemos logrado, una de las novedades más vistosas que se pueden disfrutar exclusivamente en Playstation 5 o en Series X/S es la posibilidad de recrear las preciosas catedrales que han acogido encuentros de béisbol desde hace muchísimas décadas. Así, es posible patrullar el inmenso sector central del Polo Grounds como hacía Willie Mays, correr como bólidos por las bases como hiciera Jackie Robinson en Ebbets Field o buscar el porche del right field como lograba tan a menudo Babe Ruth en el legendario Yankee Stadium, por poner sólo algunos ejemplos.

No es cuestión de ponernos nostálgicos, pero la infinita capacidad de los usuarios para poder compartir sus creaciones junto a la nuestra para hacer nuestros pinitos para configurar el campo según las inquietudes, no deja de ser una novedad más que interesante para esta propuesta.

Una moda no pasajera

Resulta evidente que Shohei Ohtani y sus proezas están de moda… relativamente… porque MLB The Show 21 recoge perfectamente el guante en relación con lo que está haciendo el japonés sin límite alguno por parte de su equipo, como son Los Ángeles Angels. Y es que intentar compaginar su labor como pitcher de élite con la de un bateador con mucho trueno en su swing no se había visto desde hace más de un siglo, desde que lo lograra el legendario Babe Ruth antes de su definitiva transición hacia el pegador que marcó un antes y un después en la historia de este deporte.

La verdad es que el detalle de permitirte personalizar a tu jugador en la modalidad Road To The Show en ambas vertientes es uno de los añadidos más interesantes en una faceta del juego que tiene una enorme profundidad y duración. De esta forma se contenta a aquellos que quieran invertir horas y horas en este fantástico simulador, con la incorporación de no pocas caras conocidas del MLB Network. No obstante, puede que lleguemos a un cierto grado de repetición en lo que a las secuencias de video se refiere.

Por otra parte, el título ofrece la enorme cantidad de contenidos habituales en él con la lógica curva de dificultad que va asociada a dominar el arte de batear y de lanzar desde el montículo, siendo esta última faceta una de las que ha recibido una de las novedades para esta edición de 2021 con la noción del ‘Pinpoint Pitching’. Esta es una mecánica en la que tendremos que familiarizarnos con ciertas métricas para conseguir la mayor precisión en nuestros envíos y con el concurso del stick derecho. Puede que al principio cueste, como es normal, pero es muy satisfactorio una vez que se domina, tal como ocurre con el timing a la hora de ejercer nuestro swing, con las tres clásicas alternativas de normal, contacto o de potencia.

No podemos sino mencionar la presencia de viejos conocidos como el Home Run Derby para medir nuestras fuerzas con otros rivales, o los Moments que nos retrotraen a instantes especiales con leyendas para completar ciertos objetivos, el siempre recurrente Diamond Dinasty en el que intentaremos competir online mientras construimos el equipo perfecto tal como sucede en otros simuladores deportivos, sin olvidarnos por último del March to October para recrear nuestra andadura durante la temporada con la idea de competir en playoffs con el equipo de nuestros amores, ‘Franchise’ para la gestión del día a día o ‘Conquest’.

Conclusiones

Sin riesgo a equivocarnos, MLB: The Show mantiene el soberbio nivel en materia de contenidos y puede presumir de tener la mejor oferta dentro del género de los simuladores deportivos, hecho que ya no será exclusivo de los usuarios de Playstation sino que está al alcance de un público más generalista, lo que le convierte en un triunfo para todos los amantes del pasatiempo nacional.

Sin embargo, y pese a que trae ciertos extras para los privilegiados propietarios de una consola de nueva generación a la hora de recrear el teatro de los sueños que cautive nuestro imaginario, sí que es verdad que el salto no es tan evidente desde el punto de vista del hardware entre las nuevas máquinas y sus antecedentes. Este aspecto seguro que se irá mejorando en un futuro no muy lejano y no desmerece en absoluto esta fantástica propuesta que no hay que dejar pasar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here