Los últimos tres partidos el Madrid los ha jugado contra Getafe, Cádiz y Betis. Tres encuentros que le enfrentaban a dos aspirantes a sufrir por la permanencia y a uno que lucha por entrar en Europa. El balance ha sido de dos empates y una victoria, cinco puntos de nueve posibles y tres encuentros muy pobres. Nos queda la imagen de un equipo con su columna vertebral fundida y con un grupo de suplentes que ni sí ni no, sino todo lo contrario.

Este Madrid va justísimo de plantilla. Todos, Zidane incluido, saben que están muy “tiesos” físicamente y que tienen que aguantar como sea porque no hay nada que les pueda dar un plus extra desde el banquillo. Eso lo notan los once que saltan al del terreno de juego en cada encuentro: están «solos» y no hay plan B. Muy largas se le van a hacer las dos competiciones al Madrid. Cuando se recuperen jugadores lesionados, enfermos o simplemente agotados es posible que ya no haya nada en juego. De momento, ante el Betis, puede que se haya dejado más de la mitad de las opcionesde ganar la Liga. Y cuidado porque con este mismo grupo el Real Madrid disputará la semifinal de Champions contra el Chelsea. No pinta bien, pero ya lo dijo Boskov: “Fútbol es fútbol”.

ALINEACIÓN: (4-3-3): Courtois; Carvajal, Militao, Varane, Nacho;Modric, Casemiro, Isco;Rodrygo, Benzema, Asensio.

EL PLAN: Con dos extremos muy abiertos y un quiero y no puedo en la presión alta, la posición de Casemiro durante los 90 minutos nos hace dudar de cuál era verdaderamente el plan de Zizou. Por momentos pareció que quería robar muy arriba, pero ante la falta de coordinación en muchos de los movimientos el plan resultó confuso. En ocasiones daba la sensación de que el equipo buscaba contragolpear desde un bloque medio.

LO MEJOR: A nivel de sistema, no se puede destacar nada del Madrid ante el Betis. A nivel individual, y siendo muy optimistas, los minutos de Hazard.

LO PEOR: Colectivamente, lo peor fue el horroroso balance defensivo de la segunda mitad. Individualmente, el nivel de varios de jugadores como Isco, Asensio y Rodrygo.  

LA CLAVE: Sin ocasiones y sin remates es imposible ganar un partido.

Uno por uno

Zidane: Llevamos tiempo diciendo que a la hora de hacer las alineaciones, y con el listado de ausencias, es difícil saber cuál es el criterio que prioriza en sus decisiones. No se sabe si Zidane pensaba en el Betis, o sea en la Liga, o en el Chelsea, es decir, en la Champions. Si la intención era jugar con Casemiro casi en la media punta, tenía más sentido usar a Antonio Blanco en la posición de medio centro y dejar fuera a Isco, del que es casi imposible recordar su último buen partido. Dar minutos a Carvajal tiene su sentido, pero jugándote la Liga parece más lógico salir con Odriozola, más aún tras sus buenas sensaciones ante el Cádiz. O mantener a Marcelo repitiendo la defensa de tres centrales y dos carrileros. Sin embargo, Zidane le volvió a dar otra vuelta a la tortilla y el equipo arrastró el lastre que supone juntar en la misma alineación a Isco, Asensio y Rodrygo, tres jugadores que apenas aportan al ataque blanco y que tampoco tienen un gran peso en la presión.

Courtois: Cuarto partido seguido con la portería a cero. Sin trabajo, su partido estuvo basado en dar salida limpia al juego ayudando a sus centrales, aspecto en el que se mostró aseado y sin complicaciones.

Carvajal: Titular tras su lesión. No jugó al ritmo que nos tiene acostumbrados. Apareció muy poco en posiciones ofensivas, aunque sí ayudó mucho en la salida del balón ocupando posiciones muy interiores al estilo de Mendy, aunque luego no se soltase en ataque. Bien en defensa, sin abandonar nunca su posición. Discreto en términos generales.

Militao: Su primer minuto fue alarmante con dos errores de juvenil. Poco a poco fue creciendo. En defensa volvió a ser el central impetuoso y agresivo de los últimos partidos, aunque su toma de decisiones deja que desear. Con el balón estuvo discreto, con algunos errores en las entregas que debe corregir.

Varane: Jugó de central izquierdo, lo que le penalizó en su perfil bueno a la hora de jugar el balón. Rápido y expeditivo, no se complicó la vida en un partido en el que tampoco fue muy exigido. Dudó en algunas ayudas a Nacho ante las acometidas de Emerson y Lainez.

Nacho: Esta vez le tocó jugar de lateral izquierdo. El mexicano Lainez le complicó la vida con su velocidad y su buen manejo del balón, pero sobre todo en los 2×1 cuando Emerson doblaba por banda ante las pocas ayudas de los puntas blancos, ya que ni Asensio ni Rodrygo colaboraron mucho. Con la entrada de Odriozola y Marcelo, pasó a jugar de tercer central, posición en la que se le vio más cómodo.

Modric: Inicialmente jugó de volante derecho, pero la realidad es que fue el mediocentro del Madrid, muy abajo en la base de la jugada cuando el Madrid iniciaba el juego. Se le notó muy cansado, lento y fallón en las entregas. Sin Kroos sobre el césped, le costó crear una secuencia de pases para dominar el mediocampo. Canales supo aprovechar la posición del croata para recibir a la espalda de Casemiro con cierta comodidad, lo que consolidó la salida del juego de los verdiblancos.

Casemiro: Imposible entender su posición sobre el campo y más sin Kroos para ayudar a Modric, o sin la presencia —como ante el Cádiz— de un especialista como Antonio Blanco. Noventa minutos de juego en los que estuvo absolutamente perdido y sin peso en ataque y en defensa. Este déficit se notó mucho en el balance defensivo de los blancos en la segunda parte, cuando se concedieron varios 3×3 en los que el Betis estuvo muy cerca de marcar.

Isco: Cada vez que juega nos aleja un paso más del Isco que tenía un papel protagonista en el Madrid. Si su partido ante el Betis lo hubiera firmado Arribas, quizá hablaríamos de un buen debut, pero esIsco es un futbolista que estaba llamado a marcar diferencias. El hecho es que lleva demasiado tiempo actuando como un peón sin peso en los partidos. Contra el Betis repitió otra actuación llena de toques intrascendentes y no justificó su titularidad. Los minutos de Blanco resultan más esperanzadores.

Rodrygo: Comenzó en banda derecha y no hubo noticias suyas. Luego pasó a la izquierda con el mismo resultado. Títular en los tres últimos partidos ante Getafe, Cádiz y Betis, aun no ha marcado este año en Liga, algo que penaliza y mucho a su equipo. Muy superado en los duelos individuales, solo dejó algún detalle con el balón, pero hablamos de un titular del Real Madrid. Este año le está viniendo gigantesca la camiseta.

Benzema: Como Modric, Casemiro y Kroos está fundido físicamente, aunque con el balón en los pies sea capaz de hacer cosas de calidad. Esta vez pasó totalmente inadvertido, perfectamente marcado por la pareja de centrales béticos. Se marchó sin un remate a portería.

Asensio: Nada de nada de nada durante el tiempo que estuvo en el campo. Para los amantes de los envoltorios dejó un buen centro y una filigrana de tacón. Ni una sola jugada de peligro en la que él estuviera implicado. Se fue sustituido sin pena ni gloria. El enésimo problema del Madrid.

CAMBIOS:

Vinicius: Entró por Rodrygo en el 59′. Atropellado, torpe y fallón, tuvo una oportunidad clarísima e hizo lo de siempre: finalizar de una forma pésima.

Odriozola: Entró por Carvajal en el 68′.  Con su entrada y la de Marcelo el Madrid pasó a defender con tres centrales. Tuvo unos buenos minutos aunque sin exagerar.

Marcelo: Entró por Isco en el 68′. Sin peso en el partido, tardó en entrar en juego y perdió un par de balones de forma infantil.

Hazard: Entró por Asensio en el 77′. Quince minutos para alegrarse de verle de nuevo en el campo. Dejó detalles.

Blanco: Entró por Modric en el 77′. Dio solidez y sentido al juego con buenos toques de calidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here