Soy de los que piensan que los torneos de la regularidad pertenecen a los entrenadores y los eliminatorios a los jugadores. En las competiciones del KO, los técnicos se ven más influidos por los errores que por los aciertos. Así ocurrió con Zidane y Klopp. El francés acertó casi al 100% y Klopp se equivocó mucho. Como Real Madrid y Liverpool andaban cojos en posiciones defensivas, los ingleses fueron muy penalizados por sus fallos. Mi lectura es que Zidane acertó con su plan conservador. No quiso arriesgar y a partir de esa premisa el equipo ganó en confianza y seguridad. Klopp apostó por lo contrario y asumió riesgos que ya le han castigado, y mucho, en la Premier. 

ALINEACIÓN: el Madrid comenzó con un (4-3-3): Courtois; Lucas Vázquez, Militao, Nacho, Mendy; Modric, Casemiro, Kroos; Asensio, Benzema, Vinicius.

EL PLAN: Zidane se decidió por una línea defensiva de cuatro para así mantener siempre superioridad numérica sobre el tridente ofensivo del Liverpool. Desde ahí desmontó el pressing de los ingleses, que acusaron muchísimo las ausencias a la hora de presionar. A partir de esa superioridad, Kroos encontró el balón con espacio para lanzar pases a la espalda del mediocampo o de la defensa adelantadísima de los ingleses.

LO MEJOR: Zidane acertó con su planteamiento de cuatro atrás, pero sobre todo con la altura de sus laterales: nunca sobrepasaron a su mediocampo en la salida del balón. Individualmente, lo mejor fue el partido de Kroos. Vinicius fue el cuchillo y el alemán la mano que lo manejó. 

LO PEOR: Como tantas veces, los problemas del Madrid para jugar al espacio, sobre todo con Benzema y Asensio.

LA CLAVE: El acierto de Vinicius fue clave en el resultado. En el juego, y sin desmerecer un ápice el partido del Madrid, resultó decisiva la tozudez de Klopp a la hora de mantener una defensa tan adelantada. 

Uno por uno

Zidane: Apostó y acertó al elegir el 4-3-3. La defensa de cuatro aportó una variante: los dos laterales se movieron a menor altura de lo habitual, algo muy de los 90. Fue un acierto táctico que facilitó la salida desde atrás y que no restó poder ofensivo. Klopp repitió errores que ya había solucionado en los últimos partidos de la Premier y adelantó a su defensa para apoyar en la presión, a pesar de que sus defensores actuales no tienen calidad individual para mantener esa altura. Zidane hizo los cambios oportunos, aunque ni Valverde ni Rodrygo sumaron demasiado. Movió bien las piezas como respuesta a la reubicación ofensiva de Arnold y supo ver que Klopp buscaba un partido roto. No cayó en la trampa. Con Valverde cerró el partido de ida y vuelta que proponía el Liverpool y dio al equipo el equilibrio necesitaba. 

Courtois: El Liverpool apenas le dio trabajo. En lo que le llegó se mostró muy seguro. Sumó muchísimo en la salida del balón con toques de calidad sin asumir riesgos. 

Lucas: Su nivel como lateral empieza a ser muy serio. Lo que tenía delante no era poca cosa y aun así no solo cerró su banda, sino que leyó con muchísima inteligencia el partido. Disciplinado a la hora de medir sus incorporaciones al ataque, fue siempre una opción para dar superioridad numérica en la salida del balón. Entendió cómo tapar las diagonales que tanto buscan los puntas ingleses. Partidazo.

Militao: Luces y sombras en un partido en el que estuvo muy concentrado y trabajó bien. Demostró un físico dominante. No obstante, quedaron evidencia sus problemas con el balón, sobre todo a la hora de asimilar principios defensivos básicos. Hay que alabar su actuación por lo poco que ha jugado este año, pero no podemos obviar cuestiones tan relevantes como la mencionada.

Nacho: Su estado de forma, su madurez y su forma de entender el juego han hecho de él un valor seguro. Sobrio, serio y muy concentrado, sin un solo gesto para su lucimiento o la galería. Klopp habría pagado para que Nacho vistiese de rojo. Manejó con calidad la salida del balón. Salah le ganó la espalda en el gol, pero la jugada venía “sucia” con algún rebote, lo que excusa al canterano.

Mendy: Zidane decidió no dar vuelo a sus laterales y Mendy cumplió como lo que es, un lateral defensivo de élite. A su buen partido en defensa, sumó buenos movimientos de apertura a banda para ser siempre una opción de pase ante la presión inglesa, pero sin subir su posición. En la segunda parte, Klopp adelantó mucho a Arnold, lo que le emparejó con el francés. Mendy lo supo leer y apenas le dejó tener presencia ofensiva real. En su haber, una acción defensiva ante Mané con valor gol.

Casemiro: Su partido define a un mediocentro veterano y de peso. El brasileño ha logrado encontrar junto a Kroos y Modric una serie de movimientos que dotan al Madrid de una seguridad en mediocampo que lo hacen absolutamente dominante. Entendió perfectamente lo que necesitaba Kroos para tener espacio libre sin vaciar defensivamente su posición. Excelente partido.

Kroos: Para comprobar que la presión del Liverpool no es la del año pasado, solo hay que observar cómo dio Kroos los pases de los dos primeros goles. Sin esa presión asfixiante, ofreció una lección de cómo mandar en un partido, apoyándose continuamente en ese socio de lujo que es Modric para girar el mediocampo inglés con el juego en corto. Con sus pases largos a la espalda de la defensa activó a Vinicius para que atacase al espacio.   

Modric: Sin el brillo de otros partidos, trabajó hasta la extenuación. Su capacidad para ocupar los espacios y no perder el balón tuvo un valor impagable. El trío Casemiro-Kroos-Modric se comportó como un bloque dominante sin apenas grietas. Muy sorprendente su rendimiento físico a estas alturas de temporada.  

Asensio: Otro gol y muchísimo trabajo, aunque en demasiadas jugadas se quedó corto. Su esfuerzo táctico fue muy estimable, pero que fuese la primera sustitución de Zidane tuvo su porqué. Acertó en el segundo gol aprovechando un error defensivo del Liverpool, pero le faltó voluntad y decisión para atacar al espacio, algo que en algunos momentos lastró al ataque blanco.

Vinicius: La defensa adelantada de los de Klopp era una invitación para que él corriera a su espalda. Y si la pelota está en los pies de Kroos, solo hace falta alguien dispuesto a ir en busca de sus pases. Nadie mejor para eso que el brasileño, un futbolista que no se desanima nunca. Zidane acertó con Vinicius en el lugar donde muchos esperaban a Marcelo. Sus dos goles pueden dar alas a un jugador con defectos y virtudes notables. Esta vez Zizou supo potenciar sus virtudes y disimular sus defectos.

Benzema: El francés no es un jugador que sume mucho sin balón. Su fútbol está muy lejos de ser importante si no participa, así que hubo muchos momentos en los que le costó tener peso en el partido. Aun así, sus primeros toques en apoyo de Kroos y Modric dieron solidez al juego. En el área casi no tuvo protagonismo. 

CAMBIOS:

Valverde: Klopp había subido a Arnold a una posición casi de extremo emparejándolo con Mendy, el Madrid había perdido el balón y el partido era de ida y vuelta. Zidane lo vio claro y sacó al uruguayo para equilibrar esa apuesta. No sé si su idea era estirar al equipo o dar cuerpo al mediocampo. Valverde no brilló pero su sola presencia sumó. 

Rodrygo: Salió por Vinicius. Tuvo dos contras claras en las que le faltó decisión para definir y/o finura en el pase.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here