La gran noche de la temporada para el aficionado madridista tuvo un final agridulce, que fue protagonizado por uno de los líderes de la clasificación al Playoff de la Euroliga. Los 19 puntos que firmó Gabriel Deck se vieron totalmente eclipsados por la noticia de su marcha inmediata a los Oklahoma City Thunder de la NBA. Alrededor de las 11 de la noche española, el periodista Chema de Lucas (catalogado como el Woj del baloncesto español y europeo) anunció la marcha del argentino a Estados Unidos. Su salida para el verano de 2021 estaba prácticamente confirmada; ha sido la inmediatez de su adiós lo que ha sorprendido a todos. Una salida que ha acabado, prácticamente, con las aspiraciones del Madrid de conseguir un título.

Unas prisas que no concuerdan con el proyecto de OKCT. Las posibilidades de que el equipo entre en Playoffs a falta de más de 20 partidos por disputarse son muy remotas, además de ser poco convenientes para el futuro de la franquicia. La colección de elecciones del Draft con la que cuenta Sam Presti para los próximos años no es coherente con la idea de ganar partidos y obtener elecciones más bajas. Muestra de ello son los constantes descansos de la estrella del equipo, Shai Gilgeous-Alexander, y la situación de Al Horford, apartado del equipo durante buena parte de la temporada. Desde Europa parece inexplicable que el argentino haya preferido marcharse a un equipo sin aspiraciones con dos meses de competición europea por disputarse.

La rapidez de la operación responde a los plazos del mercado NBA. El 9 de abril es la fecha límite para inscribir a nuevos jugadores en plantilla. Deck deberá marcharse hoy a Oklahoma City para cerrar su fichaje. Aún no han trascendido cifras oficiales, pero De Lucas apunta a que el alero firmará un contrato de tres años en las oficinas de Sam Presti. El salario de Deck, uno de los menos cuantiosos de la plantilla del Real Madrid, supone que el pago de su cláusula de salida (alrededor de un millón) no aliviará ni mínimamente la pena de los merengues.

El equipo al que ha dejado en tierra con los partidos más importantes de la temporada por jugarse no tendrá tiempo para sobreponerse del golpe. El domingo visita el Palau Blaugrana, donde se enfrentará a su máximo rival; el único conjunto que ha conseguido derrotarle en 28 jornadas de campeonato. El Madrid se presentará sin Deck a la fiesta de bienvenida de Pau Gasol en la Liga.

Aunque el clásico del baloncesto español es un aliciente para el equipo blanco, la ausencia del alero argentino se hará notar sobre todo a partir del 20 de abril. Esa es la fecha en la que arranca el Playoff de la Euroliga, donde los de Laso se enfrentaran a Efes o Milan. Las opciones de acceder a la Final Four eran escasas, más aún las esperanzas de levantar el título; pero la decisión de Deck ha dejado a jugadores, cuerpo técnico y aficionados madridistas sin la oportunidad de soñar con ello. En cuanto a la Liga Endesa, el FC Barcelona es todavía más favorito al título. Ya no está claro si el Madrid es el segundo candidato o Valencia y Baskonia le pueden arrebatar esa condición.

La comparación entre la salida de Deck y la de Facundo Campazzo al principio de temporada es inevitable. Si bien el base argentino dejó con poco margen de maniobra al equipo blanco, su intención siempre fue dejar el equipo antes de empezar la temporada y así lo expresó al club. El Madrid apostó por no fichar un sustituto al no recibir íntegro el dinero de la cláusula de salida del base argentino, y el equipo se ha desangrado a partir de su pobre rotación en el puesto de 1. El plazo para inscribir jugadores en la Euroliga está cerrado, por lo que el Madrid solo podría incluir a un posible sustituto de Deck en la lista para la ACB. Uno de los nombres más factibles es el del alero Jonathan Barreiro (Basket Zaragoza, 24 años), que podría cubrir el agujero que deja el argentino en el 3 y el 4. Su llegada al conjunto blanco suena desde hace un par de veranos, pues su rendimiento y juventud le colocan como uno de los cupos nacionales más preparados para dar el salto a los equipos Euroliga. Además, su salida no supondría una pérdida muy grande para su equipo, ya que Zaragoza observa desde la distancia tanto las posiciones de Playoffs como las de descenso.

La más que probable salida de Garuba hacia la NBA en verano deja un espacio libre para Barreiro, por lo que los blancos deberán buscar otro alero en el mercado. La opción más ilusionante juega también en la Liga Endesa. Nikola Kalinic es, quizá, la única alternativa europea disponible de un nivel similar a Deck. Su continuidad en Valencia dependerá de si el equipo taronja consigue un boleto para el Top 8 de la Euroliga, lo que le daría la posibilidad de ser invitado a la próxima edición de la máxima competición continental. Para ello, el Zenit debe perder uno de los dos partidos que le quedan por jugar. Los aficionados blancos deberán encomendarse a un conocido rival: Xavi Pascual. En cuanto a posibles rezagados de la NBA que el Madrid podría pescar este verano, la marcha de Deck libera uno de los tres pasaportes extracomunitarios y ofrece la posibilidad de firmar jugadores sin pasaporte europeo para cualquier posición.

Su superioridad física en europa no será replicable ante los jugadores de la nba

En cuanto al futuro de Gabriel Deck en la NBA, su perfil no parece el más adaptable al contexto actual de la liga. Su mejora en el tiro quizá no sea suficiente para el rol que suelen tener los recién llegados: esperar abierto en la esquina. La superioridad física que en Europa ha exhibido en el puesto de 3 no será replicable ante los jugadores que pueblan las plantillas de la NBA. Su margen de mejora y su ética de trabajo deben ser tenidas en cuenta, además de la imprevisibilidad que conlleva a veces la adaptación a la liga. Jugadores como Joe Ingles o Royce O´Neal, ahora compañeros en Utah, no eran grandes jugadores en Europa y su juego no parecía el más propicio para dar el salto. Ahora, son piezas muy valiosas del mejor equipo de lo que llevamos de temporada regular.

Por otra parte, la llegada de Deck responde a la necesidad que parecen tener las nuevas caras del baloncesto argentino de asemejarse a la Generación Dorada. Una admiración que se traduce en intentar seguir los pasos de Scola, Nocioni, Delfino y, sobre todo, Manu Ginóbili. En el camino quedan los fallidos intentos de Laprovittola o Brussino de hacer carrera al otro lado del charco. Las aventuras de Campazzo y Deck marcarán el camino de las generaciones que les sucedan.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here