Bromeaban en el excelente podcast de The Guardian sobre las semifinales de la Copa de Europa: el Madrid juega el papel de bueno de la película ante los equipos de los jeques y los oligarcas. ¿Cómo hemos llegado hasta aquí? Veamos. En el contexto global del fútbol cada vez va a ser más difícil que un Oporto o un Ajax se cuelen en las fases decisivas, aunque este juego siempre ofrece alguna esperanza. Referidos Real Madrid la explicación es mucho más compleja…

Quizá habría que buscarla en la literatura o el cine, en esos momentos en los que el protagonista necesita de un compañero y alguien le dice que conoce al sujeto perfecto, y lo encuentran en un bar, desaliñado y distraído, con falta de interés por todo. “¿Ese? ¿Me tomas el pelo?”. El personaje en cuestión es el que se sabe el mapa de las zona peligrosas, cómo derrotar a los rivales o dónde encontrar las pistas que lleven al tesoro. Lo mismo sucede en el fútbol. Da igual lo que haya pasado en el resto de la temporada: si alguien conoce la Copa de Europa de cabo a rabo es el Real Madrid. Y no se conforma con el papel de escudero. Suele hacerse con el premio, al estilo de Han Solo, que se quedó con la trilogía de verdad de La Guerras de las Galaxias y además se llevó a la Princesa.

Así es. De forma más o menos insospechada, el Madrid ya está en las semifinales de la Copa de Europa. El camino pudo ser más duro, es verdad, pero las páginas del torneo están llenas de favoritos que cayeron por el camino. Sea como fuere, ahora llega el Chelsea…

Hablamos de un equipo distinto al del comienzo de la temporada. La primera evidencia es el cambio de entrenador: Lampard dirigía a un grupo dinámico en ataque y vulnerable en defensa, muy entretenido para los neutrales y a ratos desesperante para los hinchas del equipo, a los que costaba criticar abiertamente a su jugador-leyenda. La directiva del club optó por hacerle la vida fácil al aficionado y retiró de la dirección del equipo a Lampard. Su relevo fue Tuchel.

Lo primero que Tuchel intentó hacer fue apuntalar la defensa, lo que no significa que el equipo sea defensivo. Sin pretemporada, el técnico ha ido rotando jugadores hasta encontrar un once ideal que aun creo que no es definitivo; Mason Mount, el jugador que era señalado como favorecido por Lampard, ha demostrado su utilidad e importancia en el equipo. Mendy se ha hecho con la portería por delante de Kepa, cuyos problemas en Londres son de sobra conocidos. En los laterales juegan con mas frecuencia Chilwell y James, pero Marcos Alonso y Azpilicueta también han contado con minutos, este último también como central. En el centro de la zaga alternan Rudiger, Christensen, Zouma y Thiago Silva. Fue precisamente la expulsión del brasileño ante el West Brom la causa de la única derrota de Tuchel en la Premier: fue en un partido totalmente inesperado, ya que el Chelsea se puso 1-0. La roja a Silva en el minuto 29 provocó un desmoronamiento inconcebible ante un equipo que tiene todas las papeletas para descender; el marcador acabó en 2-5.

No sé decir si esa derrota tiene origen en una mala lectura del partido por parte Tuchel; lo que tengo claro es que los partidos de Copa de Europa los ha gestionado con experiencia, sabedor del peso del marcador. También es cierto que hasta entonces todo había ido a favor de obra y ese ha sido el único encuentro en el que había que encontrar soluciones rápidas y no aparecieron.

En el centro del campo también se reparten minutos Jorginho, Kovacic y Kanté. Me gustaría haber visto algo más a Gilmour, que tiene pinta de jugador de elite para mucho tiempo. En ataque, además de Mount, Tuchel tiene mucho donde elegir: Pulisic, Ziyech, Werner, Havertz, Abraham, Hudson-Odoi y cuando hace falta, Giroud para los balones a la desesperada o para jugar de espaldas a la defensa.

Después de que el Madrid haya ganado el Clásico y eliminado al Liverpool, es fácil caer en la tentación de considerar al Chelsea un rival menor, más aún comparado con lo que queda en el otro lado del cuadro. Cuidado. Tuchel cuenta con una buena plantilla y con suficiente nivel para poder hacer cambios, lujo que el Real Madrid no puede permitirse. El técnico alemán cuenta con jugadores para plantear un partido a la contra con la velocidad de Werner, Pulisic o Ziyech; también dispone de futbolistas para jugar el balón y dominar la posesión, como Mount, Jorginho o Kanté. En definitiva: Tuchel cuenta con una plantilla completa y variada en la que todos los jugadores han tenido la oportunidad de aportar. Por supuesto tiene sus puntos débiles. Por ejemplo, Mendy. Este es un portero que aún no tiene nivel de semifinales de Copa de Europa. Sus centrales tampoco me ofrecen demasiada confianza. La sombra de Terry es demasiado alargada.

Arriba, Timo Werner ha entrado en una profunda crisis de confianza de cara al gol. En los partidos trabaja a destajo, pero a la hora de definir se bloquea. Havertz y Pulisic están aportando los goles que a él le faltan, añadan una apreciable contribución de sus defensas (Alonso, Zouma o Chilwell has macado en los últimos partidos)

La eliminatoria está equilibrada sobre el papel. El Madrid necesitaría recuperar a sus defensas para frenar el peligro del Chelsea en ataque. Ofensivamente, los problemas de los blancos han sido evidentes toda la temporada, por lo que sería necesario que Vinicius, Asensio o Hazard (si aún existe) tuvieran una eliminatoria estelar para inclinar una balanza que va a fluctuar muy poco de lado a lado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here