El nuevo proyecto Williams para George Russell y Nicholas Latifi se ha puesto en marcha. El nuevo FW43B es una segunda versión del año pasado cuando fueron el farolillo rojo de la parrilla. Esta versión es una segunda reinvención del coche que plasmaron a partir de Silverstone en 2020, cuando algunas mejoras potenciaron algo su rendimiento. Mercedes seguirá siendo el suministrador de su unidad de potencia y les permitirá progresar si han reformado la aerodinámica y el chasis correctamente.

Los cambios de reglamento en suspensiones y en el recorte del fondo plano hacen que la zona media y la trasera sean las más modificadas. Williams ha decido emplear sus dos tokens —fichas de desarrollo— para mejor el monoplaza en la zona determinante de la temporada. El equipo de de Grove tiene unos nuevos pontones que recogen el motor con el estrechamiento del empaquetado de Mercedes. Los laterales del chasis caen de forma rápida hacia el motor y el suelo, para aprovechar el efecto ‘coanda’ a la hora de llevar aire pegado al chasis hacia el difusor.

En cuanto al alerón trasero sigue más o menos la estructura del 2020 con alguna modificación en las terminaciones de los laterales. La suspensión trasera también sigue la dinámica del resto, con un eje muy corto que se une por los costados a la zona del difusor.

Los bargeboards —elementos laterales de los monoplazas— y toda la zona baja del monoplaza presentan ciertos cambios, pero no tan bruscos como los realizados en otros equipos ya que Williams es un equipo que ha sufrido enormemente los problemas económicos de la pandemia.

La parte frontal del FW43B es la superficie que menos cambios se perciben. El equipo británico ha decidido no usar sus tokens y su estética sigue la del “morro grueso con nariz alargada”, similar a la de Alpha Tauri. Williams ha modificado por reglamento sus conductos de frenos, aunque su apariencia es muy similar a los usados la temporada pasada.

Dejar de ser últimos

La nueva directiva del equipo Williams tiene como objetivo primordial este año salir del pozo en el que llevan inmersos largos años por sus problemas financieros. Sus principales activos serán el gran potencial del joven George Russell, que ya brilló con Mercedes en la ausencia de Hamilton y del propio propulsor Mercedes. Latifi lo acampañará aunque el canadiense no ha tenido sus mejores versiones con la marca británica desde su llegada. Sus principales contrincantes serán los Haas y Alfa Romeo, aunque estos parecen tener perspectivas positivas con el nuevo motor Ferrari. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here