El Boeing 767 es una aeronave comercial a reacción para vuelos de media/larga distancia del fabricante aeronáutico estadounidense Boeing Commercial Airplanes. Fue el primer aparato bimotor de fuselaje ancho y su versión VIP, el modelo 300, pese a que entró en funcionamiento en 1987, sigue siendo referencia en el segmento del mercado ejecutivo. Muchos años y muchas millas pero aún con poderosas razones: rapidez de vuelo, largo alcance y la comodidad que ofrece a sus pasajeros. Hablamos de un avión pero podríamos hacerlo también de Leo Messi: un modelo VIP de 1987, duelo 767 para igualar la marca de Xavi Hernández como el jugador con más partidos con el Barcelona y, si el equipo aún sueña con un vuelo de medio/largo alcance (doblete) esta temporada es por la comodidad que da jugar con el 10 de tu lado aunque el equipo no esté fino.

Porque pese a salir con el mismo 11 que hace unos días en París, el juego y la intensidad no se parecieron en lo más mínimo. Ante una tupida defensa oscense, tan solo se intentaba entrar por el centro. Y caminando. Así que antes de que el partido cambiese de deporte y se asemejase a uno de balonmano, el capitán Messi siguió con las analogías aeronáuticas y convirtió la pelota en un dron que dibujó una curva antes de entrar por la escuadra. Para un jugador cualquiera, este sería el mejor gol de su vida. Para él solo un día más en la oficina.

El golazo de D10S solo sirvió para que el equipo pusiese el piloto automático: es cierto que ya no se acumularán más partidos entre semana pero aún hay que recuperarse del tremendo esfuerzo de estos dos meses que permitieron al equipo volver a tomar altura. Y en esas situaciones, donde no pasa nada, en los que un partido está en encefalograma plano parece moverse mejor ese personaje que parece no tener nervio, que cuando va a donar sangre le regalan medio litro. El Hombre Gris trató de imitar al capitán de la nave y clavó el balón en la misma escuadra que él. Sí, ya es el segundo máximo goleador del equipo. Aunque sea marcándole al Ibiza, al Granada y al Huesca. Si algún día lo hace frente a un rival de cierto nivel a lo mejor se le pueden perdonar sus (one more time) deplorables celebraciones.

Con 2 a 0 ya todo parecía cuestión de reclinar las butacas y dejarse llevar hasta un tranquilo aterrizaje. Pero la realidad es que el partido estaba a tan solo un balón largo a la zona de Lenglet para que recobrase emoción. Las turbulencias no corrieron esta vez a cargo del defensa francés sino del árbitro Adrián Cordero. Señaló un penalti que, a esa hora y entre semana, debió pillar al VAR cerrado, por aquello del toque de queda. Ahora que no hay público en los estadios, la megafonía del club podría poner risas enlatadas de sitcom en situaciones como esta: tomárselo con humor ya parece ser la única manera de entender ciertas decisiones arbitrales.

Agradeció el regalo Rafa Mir para que la segunda parte tuviese algo de atractivo para el espectador, al menos para esos millones de chinos que (tal vez) madrugaron para no ver un gran juego pero sí un partido histórico: a la efeméride de Messi se sumó la de Oscar Mingueza, el Chigrinsky de Santa Perpetua, que inauguró su cuenta goleadora con el Barça con un perfecto remate de cabeza a centro de Messi. No menos histórico fue que dicho gol llegase a la salida de un córner.

Y si un fallo garrafal permitió al Huesca meterse en el partido, otro no menos clamoroso terminó por dejarle fuera: el no remate de pecho-hombro de Rafa Mir sería digno de entrar en la mítica rueda de prensa de Mourinho ¿Pur qué?

El Huesca, ahora sí, arrojó la toalla y tras el carrusel de cambios en ambos equipos, llegó una nueva activación del piloto automático, ya de manera definitiva. Aunque antes de aterrizar, el capitán decidió enviar un mensaje diáfano a su tripulación: “quiero la 11ª”. Era el minuto 90, pero nunca es tarde para que él haga su clásica jugada en la que, de rosca, deposita el balón en la esquina inferior de la portería rival. Y a la llegada al aeropuerto una pancarta lo recibía: “Bienvenidos a Hayliga”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here