Max Verstappen es la gran sorpresa de la primera pole de la temporada. El holandés ha demostrado tanto en los test como en el fin de semana que el RB16B es un coche muy rápido con las nuevas reglas, incluso superior a Mercedes. Mad Max sacó casi cuatro décimas al actual campeón del mundo Lewis Hamilton y casi seis a Valteri Bottas, algo insólito en las últimas temporadas. Vertappen llevaba más de un año sin terminar en la pole, desde Brasil 2019. El nuevo propulsor Honda y una remodificación del coche pasado han hecho que todo haya dado la vuelta.

Detrás de los Mercedes terminó Charles Leclerc. El monegasco estuvo por debajo de Carlos Sainz en todo el fin de semana, pero en su única vuelta con el neumático blando firmó una estupenda posición para los de Maranello. Sainz pagó el nerviosismo de vestir de rojo en la última vuelta y terminó octavo. Es un resultado un tanto pobre: si no hubiese tenido esa mala vuelta, podría haberle robado la cartera a Leclerc y por qué no a Bottas. El madrileño no fue capaz de mejorar su vuelta de Q2 en la tercera manga de clasificación en la que terminó tercero. Incluso estuvo en el límite de caer en la Q1 con una parada de su motor en los últimos segundo de la tanda. Sin embargo, la mejoría de Ferrari es sobresaliente y, si los de arriba fallan, los de rojo van a tener opciones con una parrilla muy apretada.

La llegada de las nuevas reglas ha cambiado el panorama habitual de la Fórmula 1. Los Alpha Tauri parecen aviones como sus hermanos de Red Bull y son la gran sorpresa de la temporada. Pierre Gasly firmó un quinto puesto, pero en ciertos momentos de la clasificación rondó las posiciones de podio, incluso superando a Mercedes. Los de Frank Tost arriesgaron en la Q2 con el neumático medio; Gasly sí pasó pero el joven Tsunoda pagó la novatada del rookie.

Sexto y séptimo acabaron los McLaren con Ricciardo y Norris respectivamente. Los de Woking han mejorada mucho desde el final de la pasada temporada, pero parecían mucho más peligrosos en la parrilla. Son rápidos, pero parece que están sufriendo los problemas de potencia de Mercedes con respecto a otros propulsores como los de Honda y Ferrari que han dado un salto tremendo.

Tras el octavo puesto de Carlos, terminó un sobresaliente Fernando Alonso en su regreso a la Fórmula 1 tras dos años. El asturiano sacó las décimas escondidas en su Alpine y firmó un notable noveno para comenzar. Sin embargo, el Alpine parecía un coche más rápido en los test y en Bahrein ha dejado muchas dudas en el paddock. Veremos qué versión da Fernando en carrera tras dos años sin disputar una donde los tiempos van a ser muy similares en toda la zona media. Lance Stroll fue el décimo con un Aston Martin que en su versión Mercedes de 2020 ha notado que el resto de equipos están por encima de ellos con respecto al año pasado en esa ajustada zona media.

Por lo demás, la clasificación ha ofrecido sus primeras decepciones en cuanto a resultados. La primera de ellas fue el undécimo puesto de Checo Pérez. El mexicano ya ha tomado la primera nota de lo que le espera con el hueso duro de Verstappen en el equipo; ahora tendrá que remontar con su bólido desde atrás. El segundo fue Ocón que pudo tener mejor rendimiento con su Alpine, aunque bien es cierto que sufrió la bandera amarilla de Sainz en plena vuelta. Del mismo modo le pasó a Vettel, que terminó con un desastroso decimoctavo puesto con su Aston Martin con el impedimento de la bandera amarilla. Parece que Vettel necesita un poco más de adaptación para estar en zonas más altas por el momento.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here