Después de la eliminación en Champions, empezaba otra Liga para el Atlético de Madrid. Y comenzó bien: victoria frente al Alavés que permite mantener las distancias con Real Madrid y Barcelona. Volvieron al once Correa y Lemar, ausentes en Stamford Bridge, y dieron otra cara al equipo. Los de Abelardo cerraron muy bien los espacios durante casi todo el partido y tuvieron ocasiones para marcar.

Durante la primera parte el conjunto de Simeone se pareció más al equipo carente de revoluciones y ritmo que fue eliminado por el Chelsea que al que llegó al liderato a base de subir el ritmo y ocupar campo contrario. En la segunda mitad el Atlético apretó y y metió al Alavés en su área con un Koke al que le sienta mejor marcar el ritmo que seguir el de los rivales. Fruto de una acción iniciada en los pies del capitán llegó el 1-0, un soberbio gol de Suárez en el 53′ tras un gran centro de Trippier. 

Pudo sentenciar minutos después el líder con otro pase de Trippier: el gran remate con la izquierda de Llorente fue desviado por Pacheco y la pelota chocó contra el larguero. Entonces llegó el penalti de Savic —no fue tan claro como lo vieron desde el VAR— y apareció Oblak para evitar el empate. Su parada puede valer una Liga. Por cierto, el último penalti que había parado el esloveno fue frente al Getafe en la temporada 17-18. 

El caso es que el Atleti se marcha al parón de selecciones como líder de la Liga y con más necesidad que ganas de descanso. Va a sufrir. Partido a partido, pero va a sufrir. Igual que el Alavés. Aunque la salvación pueda ser barata, la Liga será muy cara. Porque Madrid y Barça marchan en ascenso y el Atlético pelea por mantenerse en lo más alto de la clasificación en una racha de altibajos que en el penúltimo capítulo ha tenido como protagonistas a Suárez y Oblak. Veremos quién marca la diferencia durante las próximas semanas. El Atleti no será favorito, pero sigue siendo líder.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here