Es curioso, pero quien ganó el derbi fue el Barça. Antes de que tal cosa sucediera, Zidane estuvo a punto de perder el partido con su once inicial. Asensio y Rodrygo penalizaron el juego del Real Madrid y el empate llegó gracias a los cambios y a ese conservadurismo crónico del Cholo. Con 1-0 y a falta de 70 minutos, Simeone echó atrás a su equipo (sustituyó a Lemar y Carrasco) e hizo buena la ley del fútbol: “Quien perdona lo paga”.

La primera parte fue la demostración de lo que está siendo el Atlético este año: un equipo ágil, de ritmo alto, ofensivo, con cara de ganador y que ataca con mucha fluidez, aunque no lo tradujese ni en muchos remates ni en demasiadas ocasiones. En la segunda mitad el Cholo le cortó las alas a su equipo. Dejó que apareciese la cara del Madrid de siempre, la del equipo que pese a no jugar bien, no se rinde.

Los rojiblancos fueron dando pasos atrás, pero ya no tienen la defensa infranqueable de otra época. Así llegó un empate que hace justicia a un partido en el que los errores y los miedos de los entrenadores tuvieron tanto peso o más que el acierto de los futbolistas.

ALINEACIÓN: (4-3-3): Courtois; Lucas Vázquez, Varane, Nacho, Mendy; Casemiro, Kroos, Modric; Rodrygo, Asensio y Benzema.

EL PLAN: Zidane dio entrada a Rodrygo en banda derecha y movió a Asensio a su banda natural con la intención de intentar manejar el balón y controlar el partido desde la posesión. No lo logró.

LO MEJOR: A nivel individual lo mejor fue el partidazo de Courtois, que con sus paradas mantuvo el resultado. En el plano colectivo lo mejor del Madrid fue la actitud, su resistencia a la rendición.

LO PEOR: Sorprendió ver a un Madrid tan reactivo, tan especulativo. En clave individual, lo peor fue el nivel anticompetitivo de Asensio y Rodrygo.

LA CLAVE: El Atleti fue muy superior a un Madrid que tiene que hacer muchas cosas bien para ganar y que no completó un buen partido. Pese a todo, el líder no logró trasladar esa superioridad al marcador.

Uno por uno

Zidane: Sabe que a su plantilla le faltan desborde, velocidad y gol. Sólo Hazard —se supone— reúne esas cualidades, pero las lesiones le borran de la ecuación. Benzema sigue creando desde la asociación, pero entre el gol y él hay una historia de amor-odio. Asensio simplemente no está. Vinicius y Rodrygo están verdes y son irregulares y no tapan ninguna de esas carencias. Resumiendo: esta delantera del Real Madrid es posiblemente la peor del siglo XXI. Dicho esto, algo ya repetido mil veces, Zidane dio ventaja al Atleti al no alinear a cuatro centrocampistas aprovechando la vuelta de Valverde o la recuperación de un Isco más participativo. Elegir a Rodrygo y Asensio es entregar muchas opciones al contrario. Cuesta comprender que el entrenador infrautilice a Valverde, que el año pasado era poco menos que la única certeza del equipo.

Courtois: Dos paradas salvadoras con 1-0 mantuvieron al Madrid en el partido. La realidad es que no tuvo mucho trabajo, pero esas dos paradas fueron valor gol. Volvió a ser un portero gana puntos.

Lucas Vázquez: En la primera parte mantuvo un duelo tremendo con un Carrasco de dulce. No podemos decir que saliese perdedor, aunque el belga generó peligro. Muy centrado en defender su banda, le costó sumarse al ataque, aunque terminó el partido llegando con peligro en una exhibición de facultades. Lástima que sus centros no estuvieran a la altura de su despliegue físico.

Varane: Volvió a ser el central dubitativo al que le cuesta dar jerarquía a su fútbol. Sin cometer grandes errores, no dominó nunca su zona. Le costó salir jugando y no conectó bien con sus centrocampistas.

Nacho: Cometió muchos errores posicionales y sobre todo uno muy grosero en el gol del Atleti: creyó más en su velocidad que en un principio básico, el último defensor no anticipa. Acelerado en muchas jugadas, bajó bastante su rendimiento comparado con los últimos partidos.

Mendy: Como viene siendo habitual, jugó a una altura incomprensible, donde no aporta y ensucia las jugadas de ataque. Algo habrá que analizar de su trabajo defensivo cuando Llorente dominó durante tantos minutos zonas donde ambos deberían coincidir. Que en la foto del gol del Atleti no aparezca nunca el francés habla de donde le pilla una jugada que se cuece por su banda.

Casemiro: Le costó mucho entrar en juego en la primera parte, en la que tuvo peso defensivo pero no participó con el balón. En la segunda, y según se fue retrasando el Atleti, su figura se fue agigantando, especialmente en ataque. Se ha vuelto una de las pocas opciones de gol de los blancos.  

Kroos: Su juego de toques para dar oxígeno apenas tuvo peso en el Madrid hasta casi el minuto 70. No encontró a su socio Modric, hasta que el partido se rompió con el Atleti reculando. Sus últimos veinte minutos dieron sentido al juego y a la posibilidad de remontar con un argumento futbolístico, no solo anímico.   

Modric: El ritmo del Atleti y de su mediocampo le pasaron por encima. Tanto él como Kroos sufrieron mucho al no encontrar en los jugadores de banda ayudas, líneas de pase y posibles asociaciones. Uno de sus peores partidos en mucho tiempo

Asensio: Su presencia en el once se hace cada vez más incomprensible. Dos detalles cada noventa minutos no le pueden mantener en un equipo que necesita muchas más cosas. Insustancial los 59 minutos que estuvo sobre el césped.

Benzema: Se le notó mucho la falta de ritmo tras la lesión. Acertado en algunas acciones fuera del área, volvió el Karim fallón de cara a puerta, aunque su gol valió un punto. Jugar con Asensio y Rodrygo complica mucho sus acciones de tocar y salir.

Rodrygo: Sólo Zidane sabe por qué fue titular tras jugar quince minutos ante la Real. El brasileño es un jugador al que le cuesta ganar duelos y si no está en forma la cosa es todavía más grave. En la primera parte llegó a perder casi cada balón que tocaba. Hermoso le superó sin esfuerzo.

Los cambios:

Valverde: Su dinamismo se dejó notar, y aunque no tuvo una gran presencia en el juego con balón, sí ayudó ocupando espacios y ofreciendo una opción de pase para Kroos. No parece lógico que no sea titular cuando los jugadores que juegan no rinden.

Vinicius: Agilizó su banda y buscó encarar con sus números habituales, más perdidas que aciertos. Aún así le dio un pase de gol a Karim en la ocasión más clara de los blancos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here