Pasó por el Alfredo Di Stéfano el peor Valencia en muchos años, el rival más flojo del Real Madrid en lo que va de temporada. Como ocurrió en el partido anterior ante el Getafe, se hace difícil calibrar la recuperación del vigente campeón de Liga, lo que deja muchas dudas si pensamos en su próximo compromiso europeo.

Los de Zidane salieron serios, con una notable circulación del balón. Destacaron Kroos y Modric, en asociación con Benzema. Con una defensa atenta y concentrada, el Real Madrid recordó al del último tramo de la pasada temporada. En ataque se repitieron los problemas conocidos: mucho balón al pie y falta de movilidad, sobre todo a la hora de atacar al espacio. El gol de Benzema a los once minutos y el desastre defensivo del Valencia permitieron a los blancos manejar el partido sin prisas, con mayor tranquilidad aún tras el gol de Kroos.

ALINEACIÓN: Comenzó con un (4-3-3) Courtois; Carvajal, Varane, Ramos, Mendy; Kroos, Casemiro, Modric; Asensio, Benzema, Vinicius.

EL PLAN: Zidane volvió a su equipo y a su sistema más clásico. El Madrid se pareció mucho al equipo campeón de Liga. Sólido atrás y poco hiriente arriba.

LO MEJOR: A nivel general, la solidez defensiva y una circulación de balón sobria y efectiva. A nivel individual el partido de Kroos.

LO PEOR: La nueva lesión de Carvajal y la falta de fluidez ofensiva.

LA CLAVE: El gol de Benzema a los once minutos, que dio tranquilidad al equipo. En cuanto al juego, la lucidez con el balón de un Kroos fantástico y su sociedad con Modric y Benzema.

Uno por uno

Zidane: Volvió a su dibujo y al once que le da confianza, esperando a Ramos y a Hazard. Así se jugará Liga y Champions. Apostó por un equipo sobrio, sereno, de fútbol reposado y que intenta tener orden y no perder el control. Es cierto que el Valencia dio muchas facilidades, pero el Madrid cuajó en la primera mitad un partido serio y eficaz, con la duda del rol de Vinicius cuando regrese Valverde. No es fácil descifrar cuánto hay de mejoría real y cuánto ha sido favorecido por rivales tan bajos en fútbol como Getafe y Valencia, que nunca amenazaron ni en el marcador ni en el juego.

Courtois: Un solo disparo entre los tres palos que le obligó a hacer la parada del partido. Su partido más cómodo de lo que va de temporada, algo que parecía imposible después de la inacción del Getafe.

Carvajal: Fue la novedad en la defensa. Reaparecía tras más de un mes lesionado, duró apenas 25 minutos y se volvió a lesionar. ¿Se precipitó su reaparición? ¿Estaba para jugar? ¿Había entrenado lo suficiente?  

Mendy: El Valencia apenas atacó, lo que le permitió jugar un partido muy ofensivo sin tener que mirar atrás. Apareció en posiciones adelantadísimas de remate, siempre por el carril central. Hizo un gol —anulado— y pudo marcar otro. Su anarquía posicional no restó esta vez.

Varane: El flojísimo ataque valencianista no le dio problemas. Que el Valencia no presionase la salida del balón se lo puso muy fácil y se le vio sobrado. Rápido en algún cruce y poderoso por alto.

Nacho: Formó una pareja seria y fiable con Varane ante un ataque inexistente. Rápido y concentrado, jugó siempre con mucho sentido de la anticipación.

Kroos: Reapareció tras su partido de sanción para dar un curso de cómo mover a un equipo. Excelso en el pase y brillando en sus primeros toques. La falta de agresividad en el mediocampo rival le permitió vivir con absoluta comodidad. Jugó instalado en el campo del Valencia y si dejas a Kroos tanta ventaja lo normal es que pierdas.

Casemiro: Sólido en su faceta defensiva, barrió con facilidad el mediocampo naranja ayudando a los dos centrales. La relajación de los de Gracia le permitió lucirse en varias conducciones poderosas. Sin presión, se mostró sólido  en la salida y en la asociación.

Modric: Uno de los máximos beneficiados por cómo se desarrolló el partido. Fantástico con el balón e intérprete del juego junto a Kroos. Como el Valencia no le atacó, no se vio exigido en carreras a su espalda, lo que suele castigar su físico.

Asensio: Fue el delantero que más buscó los desmarques, el que más se movió y el más afilado. Sin embargo, le faltó acierto para convertir las ganas en algo tangible. Se le nota crecido, pero sin acierto.

Vinícius: El dominio del Madrid en la primera mitad, las continuas caídas a banda izquierda de Benzema y la posición tan alta de Mendy, le dejaron sin espacio para moverse y, sobre todo, para correr. Le puso ganas como siempre, le negaron algún balón de forma descarada y terminó sustituido.

Benzema: A los once minutos se inventó un gol ante la pasividad de la defensa. Se movió mucho y bien en asociaciones en mediocampo, lo que, como siempre, vació el área de un posible rematador. Esa falta de presencia en el área evitó un marcador posiblemente más alto.

Los cambios

Lucas Vázquez: La lesión de Carvajal le hizo jugar de nuevo de lateral, posición donde cada día se le ve más cómodo. El incomprensible partido defensivo de Guedes, que no le siguió nunca, le permitió llegar libre al ataque.

Arribas: Poco a poco, Zidane le va dando minutos, otra vez por delante de Isco.

Isco: Sin tiempo, no tuvo peso en el juego, casi no tocó el balón.

Mariano: Como a Isco, le faltaron minutos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here