Supongo que será una broma. Hace poco leí un artículo en el que se decía que el Real Madrid sopesaba la posibilidad de juntar a Halaand, Mbappé y Hazard (ya al 100 por 100). Los tres jugadores más veloces del panorama futbolístico actual. Hace apenas unos días la Bundesliga monitorizó a Haaland en un partido oficial. En una carrera de área a área, 93 metros, hizo 30 km/hora de media, gol incluido. Lo asombroso no sólo fue la potencia de su arrancada y que mantuviera la velocidad, sino la frescura física para levantar la cabeza y poner el balón al palo opuesto al del portero. Es increíble que un jugador que mide 1,94 y pesa 87 kilos demuestre tan altísima fuerza relativa (potencia por kilo de peso corporal) y sea capaz de aunar en casi cien metros las tres velocidades que componen la prueba estrella de los Juegos Olímpicos, los 100 metros lisos: velocidad de reacción, velocidad aceleración y resistencia a la velocidad. Y todo ello sin apartar la mirada del balón, lo que aumenta la dificultad.

Mbappé no se queda atrás. Con registros de 38 km/hora anula cualquier tipo de marcaje, ya sea hombre a hombre o en zona. Y Hazard no les va a la zaga en prestaciones de velocidad (corre a 36 km/hora). Su potencia (fuerza x velocidad) es quizá algo superior a la del noruego y a la del francés, básicamente porque al tener más bajo su centro de gravedad tiene más ventaja en las frenadas, en las arrancadas y en los cambios de dirección. Los tres dominan los duelos 1×1, acción imprescindible en el fútbol para superar líneas y adquirir ventaja en el juego. Si a todo esto añadimos que dominan el golpeo, la conducción, el control básico y el orientado es fácil suponer que cualquier balón que llegue a sus pies en las inmediaciones del área contraria aumentará exponencialmente las posibilidades de hacer gol, la esencia de este deporte.

Desconozco si esta noticia se concretará. Si así fuera ilusionaría a la familia madridista y preocuparía al resto de aficiones. Yo sólo me he limitado a analizar su perfil fisiológico. Lo que sí tengo claro es que juntar a estos tres galácticos no será ningún impedimento para Florentino Pérez. Ya lo hizo una vez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here