El Madrid vive en un eterno deja vu. Da igual quiénes sean los componentes del once y cuál sea el equipo rival. No importa si son los de siempre o los olvidados. El Atlethic o el Alcoyano. A este equipo le falta tanto talento y tanto trabajo que ganar un partido es una heroicidad. Sobran los argumentos para defender cualquier teoría. ¿Una plantilla sin talento? Sólo hay que ver a Militao con el balón. ¿Un equipo sin físico? Sólo hay que ver a Isco, Marcelo o Hazard. ¿Un equipo mal preparado? Sólo hay que ver cómo atacó a una defensa de 2ªB. ¿Un equipo mal dirigido? Basta con ver las variaciones tácticas y cuándo y cómo fueron los cambios de Zidane durante el partido.

ALINEACIÓN: (4-3-3) Lunin; Odriozola, Militao, Chust, Marcelo; Casemiro, Isco, Valverde; Vinicius, Mariano, Lucas Vázquez.

EL PLAN: Zidane hizo un once con los no habituales, debió pensar que la diferencia de calidad desnivelaría la balanza. Se le olvidó idear un plan. Un error más en su ya enorme lista de sinsentidos.

LO MEJOR: El fútbol todavía nos permite ver a un 2ªB ganar a un triple campeón de Europa. Se confirma una ley que muchos olvidan: un equipo bien organizado siempre es más fuerte que once talentos a su libre albedrío.

LO PEOR: La injustificable incapacidad del Madrid en tantas cuestiones del juego.

LA CLAVE: Decía Sacchi: “En un coche, da igual quién sea el piloto; si no tienes el motor a punto, ni siquiera lo arrancas”.

Uno por uno

Zidane: Si tuviésemos que definir el juego de este Madrid en una sola frase sería “cortita y al pie”. Justo cuando el fútbol evoluciona a un juego de ritmo altísimo, con jugadores que no paran de correr y de atacar el espacio, con circulaciones vertiginosas y continuos movimientos para crear espacios, el Madrid de Zidane practica un fútbol plano, sin agresividad, con once jugadores pidiéndola al pie. Lo de Alcoy no es más que la crónica de una muerte anunciada. Si hace cinco temporadas Zidane podía presumir de tener a toda la plantilla activada, hoy es rehén de sus propias decisiones. Al contar sólo con 13 jugadores día sí y día también, ha desactivado a futbolistas que parecen la mitad de lo que en verdad son. Que Jovic haga dos goles en su debut en Alemania, que Odegaard quiera salir cedido y que en Alcoy jugasen 90 minutos futbolistas sin un solo minuto en una Liga que comenzó en octubre, sólo habla de una dantesca gestión de una plantilla que vale más de lo que Zidane logra extraer.

Lunin: Apenas tuvo trabajo, pero pese a una buena parada inicial, se le vio nervioso y dubitativo. No dominó con autoridad el juego aéreo y aunque ningún gol fue culpa suya, en el segundo pudo hacer algo más. Se le notó muchísimo la falta de minutos. Mal debut.

Odriozola: No le costó defender su banda, ya que el Alcoyano apenas si se mostró ofensivo. En ataque, la falta de espacios y la ausencia de un plan que evitara que se solapase continuamente con Lucas Vázquez, hizo que apenas si tuviese peso en el partido. Llegó en varias ocasiones hasta la línea de fondo, pero sus centros carecieron de calidad y precisión.

Militao: Un jugador de 21 años, ahora 23, no puede estar año y medio sin jugar. En defensa y pese a varios errores posicionales que ante otro equipo habrían sido decisivos, se mantuvo más o menos firme, pero con el balón el brasileño es un jugador de grandes limitaciones. Estuvo nervioso y fallón en un campo en regulares condiciones. Su partido fue un canto a la incapacidad. A un futbolista en formación, aunque llegue con precio y ficha de futbolista hecho, no se le puede tener tanto tiempo parado.

Chust: Debutó por la ausencia de última hora de Nacho. El capitán del Castilla se mostró  serio y concentrado. Poco participativo con el balón, se limitó a pases de seguridad. Le tocó cubrir la espalda de Marcelo. En defensa se colocó mejor que Militao, actuando como corrector en varias jugadas.

Marcelo: El partido era el decorado perfecto para él. El Alcoyano no atacaba y eso le permitió jugar los 90 minutos más la prorroga al borde del área grande del rival. Lento y sin chispa, el brasileño no hizo gala de su capacidad para ser determinante en ataque. Tampoco pareció entenderse muy bien con Vinicius, con el que se solapó en muchas ocasiones.

Casemiro: Defensivamente fue un muro durante muchísimos momentos del partido. El hecho de que el Alcoyano esperase al Madrid con un bloque bajo, hizo que el brasileño jugase muchos minutos metido entre los centrales. Muy impreciso en el pase, le faltó jerarquía con el balón para ser el jefe del mediocampo blanco.

Valverde: El uruguayo fue víctima de la evidente ausencia de un sistema claro con el que atacar al rival. En su descarga decir que fue él único que intentó desmarques al espacio. Como siempre corrió mucho, dio equilibrio defensivo y robó arriba, pero se ahogó ante el sistema defensivo del Alcoyano y la falta de velocidad en la circulación del balón.

Isco: Fue el protagonista de los primeros minutos del Madrid. Se movió bien entre líneas dejando la posición de interior izquierdo a Marcelo. Sin opciones de pase claras, exageró sus conducciones, lo que ralentizó aun más el juego de los de Zidane. Falto de frescura física, se fue apagando poco a poco y con él las pocas opciones de que pasase algo diferente en el juego blanco.

Lucas Vázquez: Con diferencia el mejor del Madrid. Jugó, corrió, peleó e intentó hacer de todo ante la falta de juego de los de Zidane. Fue el único que verdaderamente pretendió darle la vuelta a lo que sucedía. Que Lucas sea el mejor del Madrid y hasta resulte insustituible, habla muy bien del gallego, pero pone en evidencia muchas cuestiones en la plantilla blanca.

Mariano: Él es un rematador, un hombre de área que necesita que le alimenten de balones. Luego se verá si su calidad le da para definir o no. Pero en este Madrid su papel es imposible porque la pelota no llega y, si lo hace, nunca es en ventaja. Al no entrar en juego, intentó participar en zonas donde no sumó y además dejó el área vacía, con lo cual se equivocó dos veces..

Vinicius: El brasileño pasó por Alcoy como lo que es, un jugador sin base. El extremo tiene unas cualidades evidentes, pero solo son útiles acompañadas de movimientos y de un sistema que le facilite ventajas. De otro modo, Vinicius se limita a hacer una cascada de jugadas de sí pero no, monedas al aire que pueden salir cara o cruz. Zidane no sabe crear contextos ofensivos o no lo ve necesario y en ese juego tácticamente “simplón” Vinicius es uno más y a veces uno menos.

CAMBIOS:

Benzema: Entró por Mariano en el 67’.  Hizo lo que lleva haciendo el último mes, dejar detalles, pero le faltó chispa, velocidad y precisión. 

Asensio: Entró por Vinicius al inicio de la prórroga. Salió muy conectado y se apropió del balón durante unos minutos, pero al salir Hazard, Zidane le movió de la izquierda a la derecha. Fue único de los cambios que sumó algo en ataque.

Kroos: Entró por Isco en el 98’. Su presencia inicialmente le dio pausa y sentido al juego blanco, pero el equipo ya se movía con mucha ansiedad, con el dibujo emborronado y con mucho jugador haciendo la guerra por su cuenta, lo que terminó arrastrándole.

Hazard: Entró por Odriozola en el 98’. Debió dejar su sello de crack con algún gesto de más calidad que simples pases de seguridad. Se mostró muy lento en la única jugada en la que pudo encarar al portero.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here