Tras los dos lujosos partidos ante Borussia y Atleti, el Real Madrid ha vuelto a ese perfil sólido pero sin brillo que le dio la Liga tras el confinamiento. Los de Zidane, con Modric y Kroos en estado de gracia, han vuelto a cambiar la seda por la pana. El Celta fue mejor en varias estadísticas. Se hizo con el balón (59% de posesión) y sacó más córners (cinco contra uno), pero sucumbió ante la gran efectividad del Madrid, que supo aprovechar la debilidad del rival con dos goles en dos disparos entre palos.

ALINEACIÓN: (4-3-3) Courtois; Carvajal, Varane, Nacho, Mendy; Casemiro, Kroos, Modric; Lucas Vázquez, Benzema, Asensio.

EL PLAN: Dominar desde la potencia del mediocampo con una circulación rápida del balón y siendo muy disciplinados en defensa. Volvió el Madrid post confinamiento.

LO MEJOR: La seriedad —sin brillo— con la que los blancos afrontaron el encuentro.

LO PEOR: El partido de Benzema y el pésimo uso de los cambios de Zidane.

LA CLAVE: El gol de Lucas que asentó al Madrid, justo tras una clarísima ocasión viguesa y en el momento en el que daba la sensación de que se estaba jugando a lo que el Celta quería.

Uno por uno

Zidane: Su once inicial no deja dudas y él ya no disimula con los cambios: el Madrid son poco más de 14 jugadores. Los demás solo están para imponderables. Las rotaciones —“cuento con todos” y “todos van a ser importantes”— pasaron a mejor vida. Tácticamente, Zidane leyó muy bien a un Celta que ataca mucho por dentro. Le cerró ese camino haciendo que sus dos extremos —Asensio y Lucas Vázquez— defendieran por los carriles interiores. Volvió el Madrid post confinamiento, el del trabajo y el orden por encima del brillo y la estética. Como dijo en su día Verón: “El que quiera espectáculo, que vaya al teatro. Nosotros venimos a ganar”. El Celta salió del Di Stéfano con más posesión, más pases dados, más saques de esquina y más duelos ganados… pero perdió el partido.

Courtois: Apenas tuvo trabajo y en las dos que estaba batido, Nacho salió al rescate.

Carvajal: Muy vivo en su juego. Nolito le ganó en alguna ocasión la espalda con demasiada facilidad, pero nunca pudo con él en los 1×1. Se mostró como siempre agresivo y dinámico. El trabajo defensivo de Lucas delante de él le facilita mucho la tarea, sobre todo al evitarle posibles dos contra uno.

Varane: Mejoró actuaciones pasadas en las que no estaba Ramos de pareja en el eje. Rápido al comienzo corrigiendo un par de despistes de Nacho. No se complicó con el balón, pero tampoco cometió errores. Hizo un partido notable, sobrio pero sin brillo.

Nacho: Volvió el futbolista cumplidor. Comenzó el partido con un par de despistes posicionales que tuvo que corregirle Varane. Salvó un gol en una acción del Celta que él propició con uno de esos despistes. Fue creciendo e imponiéndose a un Aspas muy mermado físicamente. Evitó al final del partido el que podría haber sido el 2-1 salvando un remate de Baeza dentro del área pequeña. Buen partido.

Mendy: Volvieron Jekyl y Hyde. Si Marcelo era grande en ataque pero pésimo en defensa, Mendy es justo lo contrario. Defensivamente volvió a mostrarse intratable y superó continuamente a todo el que pasó por allí, fundamentalmente a Brais Méndez. Pero con el balón es un jugador muy mejorable. Tosco y embarullado, en un fútbol donde los laterales tienen tanta presencia en el juego, que Mendy participe tanto penaliza muchas jugadas de ataque.

Casemiro: Ya fuera por la ausencia de Ramos o por el pésimo partido ante el Elche, el caso es que esta vez Zidane no le sacó de su posición en el inicio de la jugada. Aunque esto restó velocidad y calidad a algunas salidas, le posicionó correctamente para el trabajo defensivo, que hizo con su habitual poderío y sin el descomunal esfuerzo físico de otros partidos.

Modric: Está de dulce y desborda fútbol en cada acción, pero también sufre físicamente y los partidos se le hacen larguísimos. Durante muchos momentos su conexión con Kroos dominó el encuentro, pero también hubo muchos, demasiados, en los que su físico le penalizó y con ello al juego del equipo. Es discutible que jugara de inicio después de tantos partidos y teniendo a Valverde y Odegaard, pero es incomprensible que jugase 84 minutos.

Kroos: Al igual que el croata, el alemán pasa por un gran momento. Pese a que el Celta tuvo más el balón, Kroos manejó con calidad la circulación en ataque del juego blanco y sobre todo lideró con sus pases la transición en contragolpe que atemorizó al celta. Da la sensación de que Zidane le está exprimiendo demasiado pronto.

Lucas Vázquez: Un gol y una asistencia son números que suelen dar como mínimo un aprobado. Lucas volvió a firmar un partido lleno de trabajo y esfuerzo, además de entender perfectamente lo que pedía tácticamente el partido. Si Nacho es un ejemplo de jugador útil, el extremo no le va a la zaga. Terminó el partido en la posición de lateral.

Benzema: Desaparecido. Lo poco que apareció fue para fallar tres ocasiones, si no clarísimas, al menos que pedían otro tipo de finalización. El francés da la sensación de ser junto a Modric quien más está pagando físicamente esta sobreutilización a la que Zidane le está obligando.

Asensio: Jugó sus mejores minutos en la banda izquierda, esa que dicen que no es su banda. Esta vez los detalles de otros partidos tuvieron algo más de continuidad, posiblemente porque todo sucedía en su perfil natural. Hizo un gol y dio una asistencia, pero lo mejor fue ver que intentó cosas a lo largo del partido. Veremos a ver si es una golondrina o se confirma que empieza a recuperarse al menos en el rol de jugador útil. 

CAMBIOS:

Hazard: Jugó 15 minutos.  El partido estaba abierto y con espacios, pero quince minutos no dan ni para entrar en calor y además Hazard está muy fuera de foco.

Vinicius: Jugó cinco minutos. Salió con 2-0 sin calentar en una incomprensible decisión de Zidane que no parece profesional. Un disparate que no se debería ver ni en un equipo de barrio.

Valverde: Jugó cinco minutos. En una nueva muestra de confianza de Zidane a los jóvenes: Modric tieso jugó 85 minutos.

Odegaard: Jugó cinco minutos. Se suponía que era la gran incorporación de este verano. Tras superar sus problemas físicos, llevaba tres partidos sin disputar ni un minuto. Zidane entendió que no merecía más tiempo, aunque el equipo ganaba 2-0 desde el 53′, y Kroos y Modric lo han jugado todo últimamente.

Mariano: Apenas jugó 3 minutos. Muy difícil de interpretar este cambio desde cualquier punto de vista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here