Fabio Cannavaro y su staff técnico en el Guangzhou Evergrande se vieron bloqueados el pasado diciembre en Qatar durante 12 días como consecuencia del enfrentamiento de la dirección del club con el entrenador, según ha publicado La Gazzetta Dello Sport. El incidente, del que no se ha tenido noticia hasta hoy, sucedió después de la eliminación del equipo chino de la Liga de Campeones Asiática.

Tras el partido, el entrenador, su personal y el resto del equipo fueron conminados a quedarse en el hotel, lo que entendieron en principio como un protocolo de seguridad vinculado al Covid-19. No obstante, según la Gazzetta, fue un castigo de la dirección del club hacia los técnicos italianos por la eliminación de la Liga de Campeones y también por la derrota en la final de la Superliga contra el archirrival del club, el Jiangsu Suning. La decisión también podría estar relacionada con la situación contractual de Cannavaro, que no se ha resuelto todavía.

La confinamiento obligatorio duró 12 días y terminó gracias a la intervención de la embajada italiana en Qatar, que, según la Gazzetta, se puso a disposición de Cannavaro y de sus ocho colaboradores, entre los que se encuentran su hermano Paolo y Enrico Castellacci, exmédico de la selección nacional.

El exganador del Balón de Oro no ha hecho aún ningún comentario oficial sobre el incidente. Sólo se ha manifestado al respecto en una charla en redes sociales con el actor Salvatore Espósito, al que le hizo este comentario: «Mi futuro está en Europa. En China la situación está muy difícil».

Cannavaro se encuentra actualmente en China para discutir los términos de su acuerdo con el club. No se descarta que este sea el epílogo de la relación del entrenador con el club, aunque le quedan dos años de contrato con un coste neto de 15 millones anuales para él y su staff.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here