Viajaba el Madrid a Mendizorroza como la mujer del César: no sólo tenía la necesidad de ser, sino también de parecer. Bettoni y Zidane prepararon su partido habitual. Mucho control del balón en mediocampo, con una circulación segura, y el firme propósito de no cometer errores atrás. Lo que pasase arriba podía depender tanto del Madrid como del Alavés.

Abelardo planteó una defensa en bloque medio que dejaba a su espalda mucho espacio. Este plan sólo se puede llevar a cabo si los jugadores presionan en mediocampo al jugador con el balón. Si permites que Kroos y Modric levanten la cabeza y oteen el horizonte, y lo hacen sin marca, estás comprando papeletas para perder el partido. Eso hizo el Alavés.

El Madrid jugó bastante bien los primeros 45 minutos; coincidió que el Alavés lo hizo muy mal en defensa, con muchos errores, regalando balones y espacio, sobre todo espacio. Lo agradeció el Madrid, un equipo que no sabe generar espacios por sí mismo. El resultado del buen juego blanco y los errores alavesistas fue un 0-3 al descanso.

ALINEACIÓN: (4-3-3) Courtois; Lucas Vázquez, Varane, Militao, Mendy; Casemiro, Kroos, Modric; Hazard, Benzema, Asensio.

EL PLAN: Los blancos no modificaron sustancialmente su idea de juego. Mucho control del balón en mediocampo, con Hazard y Asensio jugando mucho por dentro para ser siempre un apoyo en corto a los tres centrocampistas, y dejando el ataque por fuera a los laterales. 

LO MEJOR: A nivel individual, los 45 primeros minutos de un Modric muy lúcido y dinámico. A nivel coral, notable partido de la tripleta de centrocampistas, con capacidad, no solo de apoderarse del juego, sino de leer los errores muy repetidos del Alavés en defensa.

LO PEOR: El conformismo de la segunda parte y su exceso de control del juego, olvidándose de atacar a un rival que se suicidaba en defensa.

LA CLAVE: El gol de Casemiro tranquilizó a un equipo al que le cuesta un mundo marcar. En cuanto al juego, y sin restar un ápice de mérito al partido de los blancos, el Alavés hizo una pésima lectura de cómo defender en bloque medio.   

UNO POR UNO

Bettoni (Zidane): Plantearon el típico partido de fútbol posicional con mucha posesión de balón. Lo fundamental era mover el balón con la autoridad y velocidad suficientes como para que el Alavés se desorganizase. A partir de ahí había dañar la defensa. Con Hazard y Asensio jugando por dentro con continuos apoyos a los centrocampistas, Kroos y Modric (sobre todo él) supieron atacar con sus pases la espalda de la defensa y aprovechar los desmarques al espacio que ofrecieron el belga y Karim. 

Coutois: Poco exigido, el gol era imparable. Sólido en un par de disparos de los alaveses, estuvo muy vivo en el saque con la mano para facilitar contragolpes.

Lucas Vázquez: Ofreció una exhibición física con un desgaste tremendo subiendo y bajando la banda. Colgó muchos balones al área, pero algunos sin la calidad suficiente. Defensivamente se mostró autoritario. Se le nota cómodo jugando de lateral.

Militao: Si pensamos lo poco que ha jugado, su partido fue muy aceptable. Ante el Alavés vimos a un defensor de gran físico, rápido en el balance defensivo, sobre todo corriendo hacia atrás, y muy agresivo en la disputa. En sentido negativo, sigue siendo un futbolista errático tácticamente y con grandes problemas en su relación con el balón. 

Varane: Jugó de central zurdo por la ausencia de Ramos. Que los de Abelardo apenas presionasen le facilitó la vida donde es menos efectivo, en la salida limpia del balón desde atrás. Dominante en el juego aéreo y muy rápido en las pocas contras alavesas. Partido cómodo. 

Mendy: De nuevo el jugador blanco que más se atrevió en el 1×1. Potente en sus arrancadas y muy vertical. Le volvió a faltar sensibilidad con el balón para terminar esas jugadas. En defensa se mostró duro y agresivo. De momento, Hazard y él son aceite y agua.

Casemiro: Marcó el primer gol a los 14′ y evitó que los nervios pudieran hacer mella en un Madrid con urgencias de credibilidad. Sólido como siempre en defensa, se aprovechó de la nula presión del Alavés para jugar con cierta comodidad pese a algunos errores con el balón. 

Kroos: Junto a Modric, se apoderó del mediocampo dando un recital de pases a la espalda de los defensores del Alavés. Brilló en algunos robos, como el que dio origen al gol de Hazard, con asistencia incluida. Si el Madrid tiene la pelota y el contrario no presiona, Kroos se sale, eso es ya una evidencia.

Modric: Sus primeros 45 minutos fueron una masterclass de centrocampista superior. El croata dio una lección tanto con balón como sin balón, eso que muchas veces es tan difícil de ver. Como Kroos, la laxitud de la presión local le facilitó muchísimo el partido.  

Asensio: Su partido fue un vaso medio lleno o uno medio vacío, depende de la perspectiva. Participó mucho en toques cortos y de apoyo, lo que ayudó muchísimo al dominio en mediocampo, pero ni desbordó ni tiró ni una sola vez.

Hazard: Tan lejos está del Hazard del Chelsea, que apenas tres detalles no dan para ser optimistas. Continuos toques hacia atrás y poca verticalidad. Para hacer su gol aprovechó un error del Alavés, con robo de Kroos y pase al espacio. Bettoni (Zidane) le sustituyó en el 62′, primer cambio. Estamos a 24 de enero y apenas puede terminar un partido, esa es su realidad.

Benzema: Comenzó con dos ocasiones de gol que se fueron al limbo. Ayudó mucho en la circulación y terminó siendo decisivo con dos goles de mérito. No se le ve fresco, pero la defensa del Alavés le ayudó mucho.

LOS CAMBIOS:

Vinicius: Salió por Hazard dispuesto a aprovechar los espacios que dejaban atrás los defensas. Tuvo un par de acciones de mérito y perdió otro par de balones que nunca debe perder. Es decir, Vinicius en estado puro.

Odriozola: Jugó apenas 15′ y se le vio acelerado y perdido en defensa. Lleva demasiado tiempo sin jugar.

Isco: Otro cuarto de hora. Tocó bastante el balón e intentó asociarse en un momento que el partido estaba roto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here