Tanto esta temporada como la anterior, el Real Madrid sigue arrastrando dos problemas que Zidane es incapaz de paliar con sus incomprensibles decisiones. Por un lado, falta gol. El motivo es una clarísima ausencia de talento ofensivo y remate dentro de la plantilla. Por otra parte, faltan recursos tácticos que corrijan la ausencia de goles. El entrenador no sabe crear un contexto ofensivo en el que sus delanteros se reconozcan. 

ALINEACIÓN: (4-3-3) Courtois; Lucas Vázquez, Varane, Ramos, Mendy; Casemiro, Kroos, Modric; Hazard, Benzema, Asensio.

EL PLAN: Orden defensivo, una correcta aunque lenta circulación de la pelota en mediocampo, y esperar a que el talento individual resuelva el partido.

LO MEJOR: Pese a su lentitud, el control del partido por parte del mediocampo blanco.

LO PEOR: La dirección de campo de Zidane, reflejada en sus cambios, es un lastre que empieza a penalizar mucho al equipo.

LA CLAVE: El gol no puede ser siempre producto de una acción brillante de un jugador. Tiene que haber un plan claro de cómo se quiere atacar y qué herramientas se van a utilizar para conseguirlo.

Uno por uno:

Zidane: A su equipo le falta muchísimo trabajo táctico ofensivo. Este Madrid de mínimos puede competir y ganar a cualquiera porque tiene buenos jugadores, pero necesita que su entrenador cree un sistema que potencie los recursos disponibles. Ante Osasuna se volvió a ver que no existe un sistema ofensivo que dé ventajas a los jugadores. Ni Kroos, ni Modric, ni Casemiro, ni este Hazard, ni Rodrygo, ni Asensio, ni Vinicius, ni Lucas, ni Valverde, ni Odegaard, ni Isco… ninguno de ellos produce 10, 15 o 20 goles al año. Ni siquiera Benzema lo ha logrado durante gran parte de su carrera. Que no hay un plan diseñado lo demuestran los cambios, tan surrealistas que nadie es capaz de comprenderlos. Isco de nuevo antes que Odegaard, Vinicius otra vez en el limbo y diez minutos con Ramos de 9 junto a Mariano y Karim. Eso sí, el balón al pie y ni un solo desmarque de ruptura.

Courtois: Osasuna no tiró apenas a puerta, pero Courtois hizo una gran parada a remate de Oier con marchamo de gol. Rápido en el saque con la mano buscando la contra.

Lucas Vázquez: Rubén le dio mucho trabajo. Se mostró firme en defensa y muy presente en ataque, aunque en algunos momentos exageró el gesto con balones colgados al área. No se supo entender con Asensio, con quien se solapó en demasiadas jugadas.

Varane: Corrigió con velocidad varios errores de Ramos, alguno que pintaba mal. Con el balón estuvo acertado, aunque varios de sus envíos en diagonal se quedasen cortos. Correcto como siempre en defensa, esta vez colaboró con acierto en la salida de la presión alta del Osasuna.

Ramos: Se las tuvo tiesas con Calleri, un delantero que no le perdió la cara nunca. Cometió un par de errores de peso en la salida del balón y se le vio lento y descolocado en algún contragolpe rojillo. En los últimos 10 minutos jugó prácticamente de delantero centro.

Mendy: Zidane le adelanta mucho su posición para crear un espacio a su espalda donde Kroos mueva los hilos, el problema es que jugando tan adelantado participa muchísimo en el juego y la realidad es que le sobra tanta fuerza como calidad le falta para entender las jugadas y sobre todo para finalizarlas con toques de calidad. En defensa, pese a ser tremendo físicamente, las pérdidas del Madrid pe pillan demasiadas veces fuera de su zona.

Casemiro: Está muy lejos en rendimiento del Casemiro indiscutible en el Real Madrid. Torpe con el balón y demasiadas veces fuera de su zona de confort por decisiones tácticas de Zidane. Ante Osasuna dejó tres acciones defensivas de mérito y poco más.

Modric: Sus partidos son brillantes porque los llena de acciones muy impactantes, pero a Luka le falta ese segundo, esa velocidad sobre todo en la circulación del balón que le hacía ser quien es. De momento brilla en este Madrid de mínimos, pero ya no es diferencial. Él y Kroos se volvieron a apoderar del juego, pero como delante no hay nada, empezando por un plan, al final el equipo se desangra en una circulación más o menos limpia del balón pero sin acciones de peligro.

Kroos: Toca, toca y toca, se asocia con todos —fundamentalmente con Modric— y limpia cada jugada. Como le pasa al croata, no encuentra por delante ni movimientos ni calidad para que su control se convierta en un alma.

Hazard: De momento no es el jugador diferencial que al Madrid le hace falta. En Pamplona, el belga jugó descaradamente por dentro, recibiendo de espaldas y enredado en la maraña defensiva de un Osasuna muy organizado. Las pocas veces que apareció por la izquierda se le notó desconectado, sin entenderse con Mendy —tampoco Kroos y Ramos se entienden con el francés— y falto de todo lo que era el Hazard del Chelsea. No hay rastro de su desborde, de su carácter, de su verticalidad y de sus goles. Con él por dentro, igual que Asensio, las bandas se quedan para Mendy y Lucas Vázquez… Un plan de ataque que suena muy pobre.

Benzema: Karim ha desaparecido. ¿La razón? Puede que esté exprimido por jugar todos los minutos de todos los partidos. La realidad es que ante Osasuna no apareció y cuando lo hizo nos recordó a aquel desesperante Benzema que siempre estaba en fuera de juego. Sus últimas actuaciones piden a gritos que Zidane tome decisiones, aunque parece que su decisión es no tomar ninguna con el ariete francés.

Asensio: Aunque le siguen faltando muchas cosas, de momento es útil. Jugó por la derecha, donde no se le vio tan cómodo como en sus últimos partidos, en los que se movió en su perfil natural, la izquierda. Intentó asociarse mucho por dentro buscando diagonales, lo que restó profundidad a esa banda, dejando esa función a un Lucas muy exigido en defensa.

CAMBIOS:

Valverde: Ha desaparecido del once inicial y como relevo para pocos minutos, no parece un jugador que pueda revolucionar nada. Al gran Valverde de hace un año, jugador que parecía imprescindible, Zidane lo tiene en barbecho. Entro en el 65 por Asensio en un cambio sorprendente. No aportó nada con su presencia y con el cambio de 4-3-3 a 4-4-2.

Isco: Zidane cambió el 4-3-3 a un 4-4-2 deslavazado al dar entrada a Valverde. Con el doble cambio Mariano e Isco por Hazard y Modric, no se apreció una idea clara de que buscaba y de lo que tenían que hacer sobre todo Isco y Valverde.

Mariano: Salió como siempre a correr, a pelear y a ver si sonaba la flauta.

1 Comentario

  1. Titular perfecto: Todo lo que se pueda decir será solo profundizar o perfilar esa idea. Bueno, quizá una cosa:¿Las declaraciones de Kroos tras el partido se deben a que algo se mueve en el vestuario o solo a que los responsables de comunicación no llegaron a tiempo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here