Parece mentira que ya hayan transcurrido seis años desde que tuvimos las últimas noticias de Sackboy, el entrañable muñeco de trapo que se postulaba como la mascota de Sony. Se estrenó con aquel innovador Little Big Planet que debutaba en 2008, animándonos a compartir el diseño de nuestros niveles con otros usuarios, un aspecto muy poco explotado tanto en el género como en el mundo de las consolas por entonces.

Es cierto que las andanzas de Sackboy ya no son patrimonio exclusivo de los genios de Media Molecule; Sumo Digital fue el estudio que asumió esa gran responsabilidad desde la tercera entrega y es que ya tocaba volver a manejar a este simpático personaje. Procedemos a daros nuestras impresiones.

Hecho a mano

Gracias a la posibilidad de poder disfrutar del juego tanto en versión para PS4 como gratuitamente para PS5, podemos afirmar que la labor de Sumo Digital está a la altura de las circunstancias y que se merece un rotundo sobresaliente tanto por su imaginación a la hora de diseñar los niveles en tres dimensiones como por su fidelidad a la hora de recrear un mundo vivo que casi nos parece que está así, vivito y coleando, creado puntada a puntada.

La variedad de escenarios siempre ha sido uno de los puntos fuertes de la saga y se aplica por igual a Media Molecule y al citado estudio inglés que ha tomado las riendas de la franquicia. Es difícil explicar con palabras cómo se mueve el entrañable muñeco de trapo, más concretamente cuando se habla de las virtudes del Dualsense. Apreciamos diferentes sensaciones dependiendo del terreno en el que nos movemos o incluso las cosas que hacemos, lo que resulta un plus si lo comparamos con las versiones de PS4 y PS5.

En su conjunto, es una maravilla ver a Sackboy arrastrando un hilo de su traje con una asombrosa atención al detalle, o mientras culebrea por esos niveles plenos de belleza y mimo. En este proceso se integran muy bien tanto las capacidades que vamos adquiriendo a lo largo de nuestra aventura como un boomerang, un garfio, o cola con la que pegarse a las paredes, incluso un traje planeador. Esto nos lleva perfectamente a las 10 horas de juego, cifra que se puede doblar sin ningún tipo de dificultad cuando pretendamos conseguir todas las campanas posibles para canjearlas por trajes en el puesto de Zom Zom porque ese siempre es uno de los objetivos del juego, amén de lograr los tréboles que suponen pasarte las 60 fases de las que se compone el Mundo Artesano sin morir ni una sola vez.

Un prodigio visual y sonoro

A lo largo de los distintos mundos, cuya riqueza va in crescendo según avanzamos en la historia, esa curva de dificultad está bastante lograda aunque no se trata del plataformero más exigente del mercado ni tampoco lo pretende. Y es que atravesar niveles submarinos, junglas llenas de misterios y otros escenarios tan creativos resulta ser una gozada cuando lo realizamos en una resolución en 4K y a unos sólidos 60 fps en PS5, que ha sido la consola principal en la que hemos jugado.

Asimismo, resulta muy divertido avanzar por los niveles al ritmo de David Bowie, Madonna, A-Ha o Britney Spears con una implementación de lo que sucede en pantalla con la música de los respectivos temas muy graciosa. A todo se le ha prestado una atención que se nota en cualquier detalle.

Si se le puede poner alguna pega a este ‘Sackboy: Una aventura a lo grande’ es la ausencia del cooperativo online desde su propio lanzamiento. Y es que los plazos y la pandemia del coronavirus no han ayudado precisamente a la hora de desarrollar los juegos, más si cabe cuando se pretendía que coincidiera con el estreno estelar para PS5 aunque se pudiera jugar en la anterior.

No obstante, el estudio ha afirmado que esa función va a llegar en una próxima actualización antes de que acabe este 2020. No obstante, ya sabemos cómo se las gasta este año aciago cuando se trata de alterar los planes previstos. Mientras tanto nos conformaremos con el cooperativo local para hasta cuatro jugadores.

Conclusiones

Afortunadamente hay algo más en este mundo de los videojuegos que los clásicos shooters, juegos deportivos, acción y aventuras de cara a conformar una oferta sólida, especialmente cuando coincide con el estreno de una nueva máquina como es la Playstation 5.

En ese sentido, ‘Sackboy: Una aventura a lo grande’ cumple perfectamente esta función y complementa las opciones presentes en el mercado con un delicioso título de plataformas en tres dimensiones con cámaras fijas que luce espectacular a 60 fps y en resolución 4K, y que viene como anillo al dedo para los más pequeños y que garantiza horas y horas de entretenimiento junto al Astro’s Playroom.

Con un soberbio ejercicio de imaginación a cargo de Sumo Digital en términos de diseño artístico y atención hasta el más mínimo detalle, Sackboy regresa muy fuerte y se convierte en un imprescindible, no sólo para los críos sino hasta para aquellos adultos que todavía tienen un niño en su interior.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here