El Real Madrid jugó su mejor partido de lo que va de temporada contra el Borussia Moenchengladbach, por calidad y por continuidad. Lo hizo de la mano de unos fantásticos Modric y Kroos, sin olvidar el partidazo de Lucas Vázquez, que le ha puesto cara la titularidad a Carvajal. Esta vez los madridistas no renunciaron al balón, como habían hecho en Sevilla, y decidieron tiranizar el juego desde el mediocampo con algo tan simple como el balón. Los alemanes contribuyeron con un fútbol falto de agresividad, impropio quien se estaba jugando la clasificación, muy alejado del equipo que goleó al Shakhtar y ganó al Inter.

ALINEACIÓN: (4-3-3) Courtois; Lucas Vázquez, Varane, Ramos, Mendy; Casemiro, Kroos, Modric; Rodrygo, Benzema, Vinicius.

EL PLAN: El Madrid salió con una presión alta que ahogó la salida desde atrás de los alemanes. La posición más retrasada de Casemiro dio vuelo a un Modric exuberante. El equipo se mostró muy solidario tanto en la presión como en el repliegue tras pérdida, lo que evitó contragolpes. Con el balón, los blancos aceleraron mucho el juego con una circulación prácticamente a un toque, en la que destacó un Kroos imperial.

LO MEJOR: La velocísima circulación del balón sin apenas pérdidas (solo Casemiro no estuvo a la altura) en la que Kroos y Modric ofrecieron una masterclass.

LO PEOR: Al equipo le falta físico para soportar durante todo un partido la exigencia que supone la presión alta de la primera parte.

LA CLAVE: En el resultado, el acierto ante la puerta de Benzema. En el juego, el partidazo de la pareja Modric-Kroos.

Uno por uno

Zidane: Es evidente que le gustó lo que vio en Sevilla y siguió con esa idea, aunque esta vez corrigió la posición de Casemiro, al que mantuvo en la base de la jugada, posiblemente para asegurar el balance defensivo. Tal vez porque no las tenía todas consigo ante el estado físico de Ramos. Durante la primera media hora esto costó demasiados balones perdidos, pero permitió a Modric jugar más adelantado y con menos exigencias defensivas a su espalda. Que el equipo tuviese la pelota también le ayudó a defenderse con el balón y así, sobre todo en la segunda parte, evitar más desgaste físico. En el debe: creo que fue un error hacer jugar a Modric los 90 minutos.

Courtois: Otra puerta a cero. No tuvo mucho trabajo, un disparo lateral que paró con solvencia y algunos balones bombeados que dominó con autoridad. Se hizo muy grande en un cara a cara con Plea, que esquinó demasiado el remate.

Lucas Vázquez: El hombre del partido durante muchísimos minutos. Esta vez no solo defendió con autoridad, sino que estuvo acertadísimo en ataque. Sorprendentemente, Rose no pidió a Thuram que le siguiese en defensa, lo que permitió al gallego ser siempre una opción libre para dar una salida limpia al juego blanco. 

Varane: Volvió a ser el escudero fiable de Ramos. Que el capitán jugase a veces tan lateralizado les separó mucho, pero los alemanes no aceleraron su juego y no penalizaron esa situación táctica.

Ramos: Actuó con la jerarquía de lo que es, un veterano. La posición tan adelantada de Mendy le obligó a inclinarse al lateral izquierdo, posiblemente esa fue la razón por la que Casemiro jugó más retrasado en el inicio del juego. Ramos fue esencial en la salida del balón y con sus cambios de juego izquierda-derecha sobre Lucas Vázquez. Volvió a ser el jefe atrás.

Mendy: Su posición tan adelantada cuando el Madrid tiene la pelota deja un espacio a su espalda para que Kroos y Ramos salgan jugando. El problema es que, en ocasiones, exagera ese avance posicional solapándose casi en los terrenos del delantero, donde no aporta nada. Abarcar tanto campo le obliga a un gran desgaste físico en defensa, que de momento no le pasa factura. Con el balón apenas contribuye.

Modric: Su primera parte es para enmarcar. Actuó como unvolante ofensivo, pero sin obviar sus funciones defensivas. Dictó todo un curso de cómo ser dominante y diferencial desde el mediocampo, eso que hace años hacían Xavi e Iniesta, dominar el juego. A partir del minuto 60, se le notó un evidente bajón físico y no parece lógico que no fuera sustituido.

Casemiro: Muy pendiente del carril central y más cerca de la base de la jugada, en la primera mitad perdió demasiados balones en una nueva demostración de sus déficits técnicos. Muy sobrio en defensa, parece lejos de su mejor forma.

Kroos: Selló un partido de absoluto jerarca del mediocampo. Perfecto en la circulación del balón, dando calidad y sentido a cada pelota que pasó por sus pies. El alemán conectó todas las líneas del equipo entre sí con una sucesión de pases y primeros toques indefendibles.

Rodrygo: Dejó claro que posee un golpeo de balón de élite. Trabajó mucho en defensa, corrió, se desgastó en las ayudas y además estuvo acertado en algunos desbordes, si bien el duro marcaje al que fue sometido le sacó del partido en muchos momentos.

Benzema: Acertó con dos cabezazos de 9 cumpliendo con lo que se pide a un ariete, el gol. Como siempre, dejó toques de calidad en mediocampo, aunque en “su banda”, la izquierda, el lugar donde le gusta iniciar, no encontró socios que hablen su idioma; Mendy y Vinicius nada tienen que ver con Marcelo y Hazard a la hora de asociarse.

Vinicius: Si fuese rubio y su nombre tuviese siete consonantes y dos vocales, sería perfecto, porque el brasileño pareció más alemán que los propios alemanes. Jugó con un ritmo físico muy alto, se mostró muy implicado y trabajador en defensa, pero en ataque y, pese a intentarlo muchas veces, apenas tuvo éxito. 

CAMBIOS:

Asensio: (entró en el 74′ por Vinicius). Un par de buenos controles y poco más.

Arribas: (entró en el 74 por Rodrygo’). Lo más destacado con mucho de su presencia, 16 minutos sobre el campo, es que Zidane dejó a Isco en la grada para ponerle a él. Dejó tres detalles de jugador con una buena relación con la pelota.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here