En el primer partido sin Diego Costa como rojiblanco, Luis Suárez fue quien marcó el 1-0 que dio la victoria final al Atlético de Madrid en un partido con pocas ocasiones y en el que las bajas en ambos equipos dieron pie a correr pocos riesgos. En el Getafe, ausentes futbolistas como Damián Suárez o Nyom, soldados importantes del ejército de Bordalás, fue Ángel quien aportó mayor mordiente. En el Atleti, la marcha de Diego Costa obligará al club a encontrar un delantero que mantenga el nivel de competencia. Y el nivel está alto viendo los números de Suárez. Los motivos del hispanobrasileño parecen más personales que deportivos. Con él se marcha el delantero que marcó diferencias: 35 goles en aquella histórica liga de 2014. Solo por eso y por su carácter, protagonista precisamente de esa intensidad que definía en sus inicios al cholismo, merece muchos más agradecimientos que críticas, pese a que no haya marcado diferencias en su segunda etapa a las órdenes de Simeone.

Pero ahora son otros los problemas para el entrenador argentino, ya que en ataque parece que no le faltan soluciones. Carrasco asistió a Lemar en el 13′ en un lanzamiento que acabó en el palo derecho de Rubén y a Luis Suárez en el 19′ para el 1-0, en otra jugada a balón parado. Destaca la regularidad mostrada por el belga en su nueva demarcación como carrilero izquierdo. Generoso en las ayudas y vertical en la salida desde atrás, su actitud choca con la apatía mostrada en las últimas jornadas por Joao Félix, a pesar de la variedad y calidad de socios a su alrededor. Otra buena noticia es el partido de Lemar, que se asienta en el once y, a diferencia de otras ocasiones, con motivo.

En el Getafe la ocasión más clara la tuvo Etxeita tras un centro lateral que Jaime Mata desvió de forma magnífica de tacón: la mandó por encima del larguero de la portería de Oblak.

En ausencia de Trippier —otro de los beneficiados por el cambio de esquema del técnico con tres centrales—, en el carril derecho comenzó Vrsaljko, falto de ritmo de competición pero al fin y al cabo la solución natural; continuó Llorente, nuevo multiusos del Cholo mientras recupera para la causa a Saúl; y terminó Giménez, que salió en los últimos minutos y bastante tiene con pelear por un puesto entre los centrales como para tener que hacer de parche en la derecha. Hace falta que al lateral croata le dé por jugar al notable nivel que demostró a su llegada al equipo rojiblanco.

Correa, otro de las soluciones habituales en ataque, pudo sentenciar en el descuento tras una gran jugada dentro del área, pero el marcador ya no se movió. El Atlético sigue líder, de nuevo sin uno de sus delanteros, y el Getafe sigue buscando su esencia, la victoria que le aleje del descenso y el gol. El año que viene todos tendrán mejores noticias. Seguro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here