Se da por hecho que el Real Madrid y Modric han llegado a un acuerdo para renovar el contrato del croata por una temporada más, hasta junio de 2022. El club —se supone que con el visto bueno del entrenador— han entendido que Luka se ha ganado la renovación en el campo: en lo que va de temporada es, junto con Benzema y Kroos, lo mejor del equipo, aunque la gasolina casi nunca le dé para más de 60 minutos.

Con 35 años, Modric sigue siendo básico en el esquema de Zidane, que no ha sido capaz de encontrar a nadie capaz de asumir el papel protagonista del croata. Si Kroos es quien marca el ritmo al que se juega, Luka corre, presiona, distribuye, organiza y actúa como motor del juego blanco.

Esta merecida renovación choca frontalmente con las opciones de Odegaard de asentarse en el mediocampo. Al arrancar la temporada pareció que el noruego iba a ser el sustituto natural de Modric. No obstante, las lesiones, una cierta timidez y el altísimo nivel del croata le han restado protagonismo.

Odegaard destacó el año pasado en la Real Sociedad como el mejor volante derecho de la Liga, posición en la que apenas sí ha sido utilizado por Zidane. El entrenador le ve más en la posición de mediapunta por delante de su mediocampo, la inalterable línea formada por Casemiro, Kroos y Modric. Es extraño. Hasta donde sabemos, la vuelta del noruego había sido una petición expresa de Zidane en un verano sin fichajes, lo que provocó la ruptura del pacto con la Real, pues la cesión del jugador era de dos años.

La vuelta de Valverde a un nivel aceptable —lejos de su infame final de la temporada pasada— ha complicado aún más si cabe sus opciones: en los dos últimos partidos —Éibar y Granada— no jugó ni un solo minuto pese a estar restablecido de sus problemas musculares. Hasta Isco le adelantó en la rotación, lo que no sabemos si deja señalado a Odegaard o vuelve a señalar la cabezonería de Zidane a la hora de contar con unos y arrinconar a otros.

Algo es evidente: para Zidane, Modric es titular indiscutible y Valverde está más cerca de ser sustituto que Odegaard.

No se vislumbra un futuro muy optimista a corto plazo para Odegaard si tenemos en cuenta la renovación de Modric y los antecedentes. No hay más que observar la evolución de futbolistas como Vinicius, Rodrygo, Asensio y hasta el propio Valverde, o el uso que Zidane le está dando a jugadores como Militao, Jovic, Odriozola o Mariano, o el que les dio en su día a Llorente, Theo, Ceballos, Mayoral o Vallejo. Por no mencionar las ventas con su beneplácito de Achraf y Reguilón.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here